martes, 9 de abril de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis muchos pecados y tentaciones, pese a los de la propia Iglesia (LXVI)"



Muy cierto el "fondo" de lo que afirmas: entre tanto técnico o técnica de Cáritas, entre tanto educador de la escuela católica, entre tanto docente de Teología en facultades católicas, entre tanto docente de Religión católica en la escuela pública, entre tanto joven voluntario católico de organizaciones civiles, confesionales o "militares", encontrar a uno que se plantee con radicalidad las exigencias de la fe cristiana en fidelidal al Evangelio y al Magisterio...

No hay más que ver el "jaez" de las familias jóvenes formadas por bautizados católicos. ¿Cuántas las hay en verdad militantes? ¿Cuántas han estado abiertas generosamente a la vida, según exhorta la propia doctrina de la Iglesia?

Yo me imagino que los pastores de la Iglesia todo esto lo ven. Pero ¿y qué hacen entonces, aparte de "putear" a ilusos como yo que fueron en su momento idealistas e ingenuos hasta el extremo de renunciar a una chica amada, a un trabajo y a un estupendo puesto en las listas de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, todo para ingresar al Seminario Diocesano de Canarias?

A mí lo que me extraña, "bloger", no solo es el comprobar cómo está la cosa en la sociedad española actual, sino también el tomar conciencia de que a pesar de todo el derrumbe de la Iglesia católica, aún hay jóvenes que perseveran en la fe cristiana.

Todo un misterio, desde luego.



Publicar un comentario