viernes, 5 de abril de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis muchos pecados y tentaciones, pese a los de la propia Iglesia (LV)"


Javier Renobales:
 
1) O el papa Francisco cree en verdad en Jesucristo según la doctrina de la fe de la Iglesia, o es un mentiroso.
 
2) No es cierto que la escatología de la Iglesia condene a las personas ateas, por el mero hecho de ser ateas. Cierto que durante siglos se puso el acento, manipuladoramente, en advertir del peligro que conllevaba el ateísmo para la condenación eterna de las personas. En este sentido, se cometieron excesos y barbaridades sin número, en lo referente a sembrar el miedo a la muerte, a la condenación eterna, a la libertad de las conciencias, etcétera. Y puede que incluso en la actualidad persistan resabios, en la conciencia colectiva, de todo ello. De hecho, una de las oraciones de exequias reza “por el eterno descanso de Fulanito de Tal, cuya fe solo Tú conociste”. Así que me parece que no es exactamente así como dices, aunque ciertamente las comunidades cristianas de la Cristiandad toda han acentuado una cierta “amenaza”, digámoslo así, hacia los ateos, hacia el fenómeno del ateísmo.
 
c) Conozco la interpretación que dan otros exégetas a ese verso que pronuncia Jesús en la cruz: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” En realidad, argumentan tales exegetas que Jesús lo que está es citando es un verso de un salmo; como cito de memoria y ahora no puedo contrastar el dato, no recuerdo qué salmo es, pero con pinchar en Google, se sale de duda. De modo que ese verso sería una suerte de oración petitoria de Jesús en la cruz, más que una confesión de haber perdido la fe en la misericordia de Dios. Claro que en esta explicación exegética más “ortodoxa” por cristológica, puede creerse o no.
 
Saludos.

Publicar un comentario