miércoles, 24 de abril de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis muchos pecados y tentaciones, pese a los de la propia Iglesia (CXIV)"




En la gestión de los gravísimos casos de pederastia que han salpicado a la Iglesia católica que peregrina por Bélgica, igual se puede discutir algún aspecto de la actuación del arzobispo André-Joseph Léonard, presidente de la Conferencia Episcopal Belga. Sin embargo, doctrinalmente hablando parece un obispo no solo buen teólogo (he leído algunas obras suyas), sino que parece un pastor celoso de la transmisión integral de la doctrina del Magisterio.

Cosa que no es nada ocioso que se recuerde, y mucho menos el darla por hecha o consabida, pues la impresión que transmiten no pocos obispos es que de episcopos tienen poco, si consideramos que etimológicamente episcopo significa "el que supervisa". Se sobreentiende que la fe, la vida de la Iglesia, la fidelidad al Magisterio.

Desde luego, dado el altísimo nivel de trepas, arribistas, figurones, mediocres, feministas de mentalidad antivida, mundanizantes, burócratas y meros enchufados en la Iglesia, uno no puede sino preguntar esto: ¿Dónde están los episcopos?

Publicar un comentario