domingo, 7 de mayo de 2017

"No lo conozco. Del iscariotismo a la apostasía"
 
 
 
"De la verdadera Iglesia surgirá una falsa iglesia liderada por un falso papa". Arzobispo John Fulton Sheen (1895-1979), venerable siervo de Dios.

"Adherirse a un falso obispo de Roma es estar fuera de la comunión con la Iglesia". San Cipriano de Cartago (200-258).


"Papa Francisco, ¡santo súbito!" Elton John, cantante y compositor, activista gay.


"Nos gusta el papa Francisco porque no condena la homosexualidad". Angelina Jolie y Brad Pitt, actores, expareja.


"Es una gracia para la Iglesia contar con un papa como Francisco". Sor Lucía Caram, monja dominica argentina radicada en Barcelona: feminista, partidaria del aborto, la ideología de género, la homosexualidad, el separatismo catalán y la permanente comparecencia delante de un micrófono.


"¿Jorge Mario Bergoglio, devenido en papa Francisco, es la cabeza de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, o el cabecilla de la Iglesia Traicionada?" Antonio Caponnetto: No lo conozco. Del Iscariotismo a la Apostasía. Según el historiador, apologeta católico, filósofo, profesor y poeta Antonio Caponnetto, esta es la pregunta esencial que los cardenales, obispos y el Pueblo de Dios en peso deberían formular a Jorge Mario Bergoglio, devenido en papa Francisco. Y es vital y dramáticamente urgente que se haga ya.



Para mí está clarísimo, como el agua más cristalina, lo que denuncia y anuncia el escritor, vaticanólogo y apologeta de la fe católica Antonio Socci (autor de Non è Francesco, ensayo en que se cuestiona la legitimidad de la elección como Romano Pontífice del argentino Jorge Mario Bergoglio), italiano, salta a la vista por su apellido. Como también está muy claro lo que anuncia y denuncia sobre la actual crisis de la Iglesia el Dr. Antonio Caponnetto, argentino de antecedentes transalpinos, como buen argentino y según reza su primer apellido. Sin embargo, a mi modo de ver las cosas, son abrumadora mayoría los pastores de la Iglesia (cardenales, obispos, presbíteros…) que defienden la “grandeza” del pontificado de Jorge Mario Bergoglio, esto es o lo que viene a ser lo mismo, su plena ortodoxia católica. Entonces, así las cosas, no pueden ser sino también abrumadora mayoría los seglares que, siguiendo la guía de esos pastores “fieles al magisterio de Bergoglio”, nos acusan de protestantes y de enemigos de la Iglesia a los que tenemos, cada uno desde su cuerda o tecla eclesial y desde sus particularismos biográficos (esto es, en mayor o menor medida, con más fundamentos, razones y argumentos o con menos), dudas, perplejidades y toda clase de asombros ante este pontificado que nos atrevemos a juzgar, luego de 4 largos años salpicados de toda clase de “sorpresas”, como “heterodoxo, ambiguo, líquido, relativista, antropocéntrico y no cristocéntrico, irenista, humanista, laicista, mundano, complaciente con la masonería y con la Sinagoga judía…” Desde la libertad de hijos de Dios lo hacemos, procurando -al menos en mi caso- no creernos mejores que nadie, sin despreciar por todo el morro al prójimo, sin atacar, sin condenar, y siempre dispuestos a reconocer el bien, la justicia, la verdad vengan de donde vengan.Image result for antonio socci
 
 
 
Solo que -toquemos asimismo madera-, si en verdad estamos equivocados en nuestras apreciaciones y críticas eclesiales y viene a resultar que, como dicen de nosotros tantos “piadosos” católicos que cierran filas en torno al papa Francisco, criticamos a este porque no amamos a la Iglesia lo suficiente y somos por tanto como protestantes y ni respetamos como todo buen católico debiera al Vicario de Cristo (o en palabras del propio padre Jorge, somos “pelagianos, hipócritas, rigoristas, con cara de pepinillos en vinagre, rezadores de Rosarios”…), Dios sabrá perdonarnos, porque al menos, aunque en verdad errados, hemos procurado no ser tibios, a los que Dios, por cierto, suele vomitar de su boca.Image result for antonio caponnetto


 
Con todo, casi lo que me causa más disgusto es que se me acuse a mí mismo de protestante por poner de manifiesto las heterodoxias, ambigüedades, imprudencias y traiciones a Cristo y a su Iglesia del papa Bergoglio, ¡cuando es Francisco el que está protestantizando y demoliendo la Iglesia a pasos agigantados! Y que tales acusaciones procedan de personas que se tienen a sí mismas por excelentes católicas y que, empero, a mi juicio, demuestran que no tienen ni pajolera idea de lo que está dramáticamente aconteciendo en esta Iglesia, con independencia de los valores y talentos y temor de Dios y amor a la Iglesia que tales personas atesoren, los cuales tampoco niego ni quiero conculcar; como si ocultaran la cabeza bajo el ala, cual el avestruz, como si miraran para otro lado, como si no fuera con ellos la cosa, ¡como si parecieran tibios!...
 
 
 
Que se me diga que tengo muchos defectos y pecados, vamos, toda clase de imperfecciones, lo acepto, ¡qué remedio!, salta a la vista, pero que se me acuse de protestante justamente por querer ser católico… Manda peras a la plaza, es el mundo al revés, el colmo de los colmos, ¡como una subversión de los valores!, ¡por mil pares de demonios!, son todos los engaños de Satanás, el príncipe de este mundo y de la mentira, Satán, el acusador, el mentiroso...
 
 
 

En definitiva, considerando la luz sobre la actualidad de la Iglesia en general y sobre el pontificado de Jorge Mario Bergoglio en particular que arrojan vaticanistas de la talla de Antonio Socci, Roberto de Mattei o Sandro Magister, y asimismo considerando la aportación de bitácoras como esta tan oportunamente llamada Como vara de almendro, y otras que me vienen ahora a la mente (Wanderer, In Exspectatione, Adelante la Fe, Denzinger-Bergoglio, Enraizados en Cristo, Nacionalismo Católico San Juan Bautista, e incluso Infovaticana sobre todo a través de algunos de sus más activos foristas siempre atentos a comentar en las frecuentes entradas publicadas en la citada bitácora; y de paso aprovecho para pedir que me perdonen, el no citarlas, otras bitácoras que conozco y que incluso leo, siempre muy críticas con este pontificado bergogliano), es sencillamente imposible ponderar que el pontificado de Jorge Mario Bergoglio está siendo positivo para la Iglesia. A este respecto, empero, no se me esconde que algunos dizque teólogos diletantes y heréticos sí que aplauden a Bergoglio, pero en mi opinión las tesis y opiniones de tales teólogos progreeclesiales palidecen sin remedio ante las tesis de alguien como el filósofo, historiador, profesor, apologeta católico y excelente poeta Antonio Caponnetto, quien ya en su libro publicado en 2009 La Iglesia traicionada daba cuenta de la deriva heterodoxa y anticrística del entonces cardenal arzobispo de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio. Dramáticamente, ocho años transcurridos desde esa publicación hasta su nuevo libro titulado No lo conozco. Del Iscariotismo a la Apostasía, dan la razón plenamente al Dr. Caponneto: el papa Francisco, que debería ser el testigo número uno del Crucificado y Resucitado en su calidad de sucesor de Pedro ("Pedro, apacienta a mis ovejas, confirma en la fe a tus hermanos, yo oraré por ti para que tu fe no decaiga, sobre ti, Pedro, edificaré mi Iglesia..."), da muestras, un día sí y otro también, de desconocer la doctrina católica sobre Cristo, nadando siempre en la ambigüedad, la heterodoxia y hasta en lo grotesco-blasfemo, o incluso de negarlo ante el mundo, que sin embargo sigue aplaudiendo a Bergoglio, al que poco menos que considera “su” Papa. Para el Dr. Antonio Caponnetto, no hay duda al respecto: el papa Francisco ha dado ya suficientes muestras de que, al igual que el apóstol Pedro en la tarde en que apresaron a Jesús el Señor, responde a quienes le preguntan por el Nazareno: "Yo no lo conozco".



Sí: no lo conoce, lo niega, lo tergiversa, lo desdiviniza, lo desontologiza y lo vacía de su fondo salvífico. Para el Dr. Antonio Caponnetto, es trágica y meridianamente claro que esto está siendo así con este pontificado bergogliano. Hasta el punto de formular en alguna que otra de sus homilías, en contra de la enseñanza de San Pablo y de toda la bimilenaria Tradición de la Iglesia, que Cristo Jesús "se hizo pecado y serpiente" para alcanzar de Dios la salvación para el hombre, esto es, Jesús "habría quedado manchado por el pecado", exégesis bergogliana cargada de un irredento antropocentrismo y en verdad herejía que es propia de las exégesis de estirpe luterana y calvinista, pero no de la católica, que siempre ha afirmado que Jesucristo fue en todo hombre verdadero menos en el pecado. Entendido a la luz de la exégesis del  apóstol Pablo: "Jesús tomó la apariencia del pecado, pero no quedó de ninguna manera contaminado por el pecado". Puesto que Jesús el Señor no vino el mundo a "aprender a ser hombre", como también ha pretendido enseñar el papa Francisco en alguna que otra de sus homilías, siempre fiel a su visión antropocentrista y hasta sociológica de la cristología; Jesús el Señor vino al mundo a cumplir la voluntad del Padre, y la cumplió hasta la muerte en Cruz. En definitiva, muestras de una exégesis pontificia tan alejada del sentir católico que el propio Antonio Socci no duda en afirmar que la exégesis del papa Bergoglio está teñida de gnosticismo y de cabalismo judío.  
 
 
 

Ciertamente, el drama de esta Iglesia sumida y despellejada por la Gran Apostasía, empezando por su cúspide. De manera que siendo así las cosas, a mí al menos no me extraña que no pocos pastores sean lo que yo llamo pastores HAB: hipócritas, apóstatas, burócratas; o también llamados pastores BAH (con hache aspirada): burócratas, apóstatas, jodidamente hipócritas. Y que justamente también por esta Gran Apostasía que demuele y desolla viva a la Iglesia, una mayoría de seglares sean igualmente apóstatas, burócratas antimilitantes, trepas, antinatalistas, mediocres políticamente correctos, tibios (a los que Dios suele vomitar de su boca), progres, laicistas mundanos y carreristas a los que ni Cristo ni la Iglesia interesan lo más mínimo toda vez que lo que les interesa es mantener el bisnes eclesial correspondiente. Y qué vergüenza es esta situación, qué desvergonzados los que la han ido propiciando. 
 
 
 
Por último, como broche o guinda para este breve artículo casi ni que añadir habría que recomiendo vivamente la lectura de los sitios de Internet citados, los artículos de los vaticanistas citados, y por supuesto las obras y los vídeos subidos a Internet del argentino Dr. Antonio Caponnetto. Sé que es nadar contracorriente recomendar los contenidos de los sitios y autores citados, en pleno imperio social, cultural y mediático del neopaganismo, la descristianización, el abisal vacío de valores y la proclama de las propuestas y corrientes literarias más amigas del hedonismo y la decadencia, pero nobleza obliga -con el permiso del escritor colombiano nacionalizado mexicano Fernando Vallejo, ateo, homosexual, anticatólico visceral y anticrístico incluso, y asimismo animalista y sobre todo escritor genial, ergo cuyos desmesurados talentos literarios no niego-: “¡Ay de mí si no evangelizara…!” “¿De qué le vale al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?”



Postdata: el alucine de todo esto es que, a falta de pastores decididos a dar un paso al frente hasta coger el toro por los cuernos, sean seglares como el por otra parte muy cualificado Antonio Caponnetto los que estén dando la cara en esta hora dramática y crucial, la cara por Cristo y por su Esposa. De manera que en vista de lo que hay u ocurre, al menos a mí me asalta siempre la misma duda o perplejidad: si el silencio de los pastores de la Iglesia es el que es sobre un asunto tan axial como el de la heterodoxia y defección de Jorge Mario Bergoglio, a la sazón devenido en papa Francisco, ¿no será que igual las posturas críticas de seglares como el argentino Caponnetto son bien exageradas, toda vez además, repito, que no es una voz secundada por la llamada Iglesia dicente, esto es, los pastores, los jerarcas? A decir verdad, más de una vez me asalta esta duda, insisto, mas yo creo aprehender casi todo lo que señala el católico Caponnetto; esto es, si me sereno y voy considerando punto por punto lo que el historiador y poeta argentino pone en solfa del magisterio bergogliano, estoy en efecto más con sus puntos de vista que con los de los teólogos progres o paraeeclesiales, quienes tan injustamente trataron a papas como Juan Pablo II y Benedicto XVI y que sin embargo tantas loas lanzan a Francisco, ¡como para tener amigos y valedores como los tales, padre Jorge! Comoquiera que sea, sin poder traer a capítulo o estudio, porque me faltan conocimientos para ello y también tiempo, el magisterio bergogliano como lo hace Antonio Caponnetto o como lo hace ese equipo de sacerdotes que lleva el Denzinger-Bergoglio, para mí salta a la vista que la Gran Apostasía no en vano profetizada hace presa de la Iglesia y la despelleja viva. Porque asimismo no en balde me he leído de quilla a perilla los más de 100 trabajos, algunos muy extensos, auténticos tratados de teología casi, incluidos en esta interesantísima bitácora última citada, y ciertamente es para echarse las manos a la cabeza o para llorar amargamente: el magisterio bergogliano supone una escandalosa fractura con respecto al bimilenario Magisterio de la Iglesia, incluido el del Concilio Vaticano II. De modo que no hay peor ciego que el que no quiere ver, pero en fin, continuará, continuaremos...  



 
 
 
7 de mayo, 2017. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.

sábado, 22 de abril de 2017

"La escuela excatólica"



En Infovaticana, este pasado jueves 20 de abril publican una entrada con el contenido de una carta pastoral del cardenal Antonio Cañizares centrada en la realidad actual de la escuela católica. El cardenal español la concibe pensando directamente en la diócesis de Valencia, pero cabe perfectamente hacerla común, extensiva o válida para el resto de diócesis españolas y para la actualidad de la escuela católica en España.Image result for escuela catolica
 
 
Para el cardenal, del que el multimillonario político socialista manchego José Bono presume de ser amigo, hoy día en medio del vendaval de una sociedad secularizada, descristianizada y pagana a tope que ha vuelto la espalda a Dios, siendo una verdad como un templo de grande que los cristianos viven una suerte de exilio cultural, la escuela católica debe ser ese faro espiritual que este mundo descristianizado demanda, siempre sediento de Dios aunque de mil maneras lo rechace. La escuela católica siempre fiel al Evangelio y al Magisterio, continúa el prelado en su carta pastoral, por tanto, plataforma de educación de calidad integralmente evangelizadora, en permanente diálogo y encuentro con la cultura secular de nuestro tiempo y en permanente actitud de servicio solidario y misericordioso con los pobres, excluidos, marginados, enfermos, emigrantes, refugiados y resto de vulnerables sociales. Porque es a los más necesitados a los que la escuela católica debe ofrecer principalmente su visión cristiana del hombre, labor que debe, por ende, ser prioritaria en el quehacer educativo del educador de la escuela católica, que ha de descollar por el luminoso testimonio de su compromiso de fe.Image result for escuela catolica


Lo anterior expuesto es, en esencia, lo que pide en su carta pastoral el cardenal Antonio Cañizares para la escuela católica. Ya, muy bien: el cardenal se ha preocupado de exponer lo que sería deseable que así fuese, esto es, la verdad de la Iglesia, pero me temo que la realidad actual de la escuela católica -siempre, honrosas excepciones de rigor aparte que confirmen la regla- se parece al contenido de la carta pastoral lo que un huevo a una castaña.Image result for escuela catolica
 
 
Como que se parece mucho más a lo que expresan cuatro foristas que comentan esta entrada. Veamos: 
 
 
 
     Juan dice
 
  
Pues si no evangeliza, que no lo hace, de católica tiene lo que un servidor de jupiteriano. De primera mano constato que de los colegios “católicos” de mi zona (Lérida), no he visto más ateos y agnósticos por metro cuadrado que salgan de ellos.
 
Máximo. dice:
 
Un buen número de los profesores de los colegios “católicos” son rojos, comunistas, masones, anticristo, antireligión católica. Y si hablo de curas anticristos, apóstatas ni os cuento lo que tenemos que sufrir los católicos.
 
Echenique dice:
 
 
La escuela católica es prácticamente inexistente y algo de culpa tendrán los obispos. No se puede pedir peras al olmo.
 
Bergantinproalcielo dice:
 
 
La escuela católica es, salvo honrosas excepciones que confirman la regla, un nido de nepotismo, tráfico de influencias, fábrica de agnósticos y de ateos, y en todo caso promotora de un espíritu mundano y de un falso catolicismo light.
 
Teniendo en cuenta que esto es así y solo así por la implacable evidencia de los hechos, las palabras del cardenal Cañizares, al respecto del ya casi inexistente ideario católico de la escuela católica, provocan risa, pena, rabia, desconsuelo, consternación, indignación. ¿Sigo con la lista de adjetivos?
 
 
 
Reproduzco los adjetivos empleados por el forista que firma como Bergantinproalcielo: "risa, pena, rabia, desconsuelo, consternación, indignación". Porque ciertamente tus palabras, tu prédica toda, eminente cardenal Cañizares, provocan todo eso que dice Bergantinproalcielo y todavía más. Y de todo ello son ustedes los pastores los máximos responsables, los máximos culpables, ¡la Gran Apostasía eclesial!Image result for escuela catolica
 
 
Veamos, cardenal. Si la Iglesia, precisamente por causa de la Gran Apostasía que la asola y demuele, está atestada de trepas, carreristas, tibios ("A los tibios vomito de mi boca", afirma el Señor), mediocres políticamente correctos, progres (amigos del mundialismo, el feminismo, la ideología de género, las reivindicaciones de los colectivos LGTBI...), antinatalistas, laicistas mundanos, burócratas antimilitantes y apóstatas, ¿el panorama de la Iglesia católica es que es diferente? Es el mismo, dramáticamente el mismo, no puede ser otro, loables excepciones al margen que ni niego ni no deseo.Image result for escuela catolica
 
 
Por último, cardenal Cañizares, príncipe de la Iglesia, sucesor de los Apóstoles, etcétera, cuando me ocupo de estos asuntos no puedo evitar traer una vez más -y las que fueren necesarias, me supongo o me reafirmo- los casos que conozco de varios militantes católicos que en su momento hicieron una apuesta generosa por el Reino y por la Iglesia. Luego, arriesgada esa apuesta y por las mil vueltas que da la vida, se vieron todos con el curo al aire o con la vida como a dos manos, esto es, se vieron sin trabajo, sin dinero, sin recursos... Y entonces llamaron a las puertas de la escuela católica, años tras año, curso tras curso, cientos, miles de veces. Para siempre obtener la misma respuesta negativa, el mismo portazo en todas las narices. Ellos todos militantes, apologetas de la fe católica incluso, intelectual o culturalmente formados, llenas sus vidas de inquietudes culturales, pero solo recibían negativas, durante años, lustros. Y es como si con grande decepción hubieran ido comprendiendo que sus vidas no importaban nada a los eclesiásticos a cuyas puertas tocaban una y otra y otra vez... En tanto asimismo iban tomando conciencia de cómo es la escuela católica en la actualidad, que viene a ser como comentan los foristas  Juan, Máximo, Echenique y Bergantinproalcielo. Entonces, eminencia, así las cosas ¿te puedes parar siquiera a tratar de suponer cómo pueden sentirse ante las palabras de tu carta pastoral de marras los militantes católicos a los que los responsables de la escuela excatólica solo han dado nones, negativas, indiferencia, desprecio, ninguneo...?


Sí, no exagero, fíjate bien: tales responsables decretan como por sistema el desprecio a la militancia católica y se conforman con promocionar la tibieza, la mediocridad políticamente correcta, la apostasía, el mero nepotismo, el burocratismo antimilitante, la mentalidad antinatalista, el laicismo mundano... Y todo esto es tan patético por no decir ignominioso y vergonzoso, eminencia reverendísima. Y es todo tan desolador y abominante ya que es como para sospechar que ni muchos de ustedes pastores tienen en verdad fe en Cristo ni en  su Iglesia. ¿Porque Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo? a   Image result for escuela catolica
 
 

Fíjate, eminencia reverendísima: yo me atrevo a formular estas críticas, doy la cara, conozco la realidad eclesial actual, trato de poner en práctica de vida mi condición bautismal de "sacerdote, profeta y rey", y empero considero con inevitable pesadumbre la suerte de esos militantes católicos que conozco, quienes preferentemente el desprecio, el ninguneo y la indiferencia han merecido de una Iglesia pastoreada por pastores que, como tú, luego hasta quedan bien escribiendo cartas pastorales como la de marras que aquí nos ocupa, pero que no quedan nada bien o encajadas con la realidad de los hechos, toda vez que estos desmienten de quilla a perilla lo que en documentos como tu carta pastoral, eminencia reverendísima, se afirma y propone.


Me da mucha pena en estos casos, todo sea dicho: denunciando estas verdades del barquero y como puños o catedrales de cantosas, el aparato eclesial diocesano canariense en peso más va a seguir maquinando contra todos los que se atrevan a poner el dedo en la llaga de las heridas que desangran a la Iglesia, en tanto toda esa suerte ya aquí aludida de trepas, carreristas, progres, laicistas mundanos, burócratas antimilitantes, antinatalistas, tibios (a los que Dios tiene tendencia a vomitar de su boca, según palabras suyas), mediocres políticamente correctos y apóstatas viven de la Iglesia, mantienen su negocio eclesial, su bisnes, sin decir ni pío, sin decir esta boca es mía, por miedo a perder su estatus, su privilegio, su parcela de poder, su puesto de trabajo. Y porque ni Cristo ni la Iglesia les importan un comino, les importa lo que les importa.


Desde luego, la filtración de doctrinas masónicas en la Iglesia, el espíritu mundano que amordaza la fe de grandes mayorías de creyentes... En definitiva, eminencia reverendísima, ante la Gran Apostasía que demuele y desolla viva a la Iglesia, ¿basta con orar?, ¿a uno le es permitido echarse a llorar ante tanta desolación?, y total, casi como una reacción de defensa frente a tanta maldad y tanta ignominia y tanto nepotismo y tanto apego al espíritu mundano como hay en la Iglesia, sobre todo en Occidente (en Oriente Medio y en África, la Iglesia católica sí es muy testimonial, incluso martirial), ¿uno también se puede permitir reírse a mandíbula batiente ante tanta inmisericorde hipocresía clerical completamente insensible al dolor ajeno?  


Y es que entre pastores que en un gran porcentaje son burócratas, hipócritas y apóstatas (adviértase que el orden de los factores no altera el producto, ni hay que ser Fernando Vallejo, de Colombia a México, para lanzar esta afirmación) anda el juego en la Iglesia hoy día.
 
 
22 de abril, 2017. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.    

martes, 18 de abril de 2017

"Como vara de almendro"



Sin embargo, estimada bloguera de este muy benemérito sitio tan atinadamente llamado Como vara de almendro, no está en modo alguno de más sino todo lo contrario el añadir que sigue habiendo voces entre los llamados católicos de base, con su cada vez más escasa cohorte de teólogos e intelectuales progresistas valedores (digo Juan Masiá, José María Castillo, José Ignacio González Faus, Hans Küng, Leonardo Boff…), que afirman que Francisco es un gran Papa, un enamorado de Cristo y de su Evangelio, un fiel servidor del Señor como su vicario en la tierra, un “siervo de los siervos de Dios” que está encarnando una forma de ministerio que huye del boato, el protocolo y el hieratismo secularmente propios del Papado; en su lugar, Francisco habría adoptado desde el principio de su pontificado un estilo más humilde, desposeído, evangélico, cercano y cordial, capaz de “abajarse” hasta el abrazo y el saludo de “tú a tú” con las personas.Image result for como vara de almendro

Según tal forma de ejercer el ministerio de Pedro es como debemos aprehender todos los gestos misericordiosos del papa Francisco: va a Lampedusa a lamentar las pésimas condiciones en que llegan a esa zona fronteriza miles de migrantes, en su mayoría de religión islámica, deseosos de alcanzar el Dorado que es para ellos pisar suelo europeo; va Francisco (esto es, padre Jorge, tratamiento en perfecta sintonía con la propuesta de desprenderse de títulos y honores de tratamiento que hicieron una cincuentena de obispos católicos, el irrepetible Dom Hélder Cámara entre ellos, recién clausurado el Concilio Vaticano II, en lo que pasó a la posteridad como Pacto de las Catacumbas, por haber tenido lugar en la celebrada catacumba de Domitila, una de las más impresionantes que se conservan, esa reunión de obispos sensibles con los nuevos aires de la que ya comenzaba a llamarse Iglesia de los pobres surgida a la luz del citado Concilio ) a las cárceles o a los centros de asistencia para pobres, personas sin hogar y marginados, y come como uno más con los presos; recibe a activistas sociales que no tienen por qué ser católicos y que en verdad por lo general son laicistas y hasta ateos, y se deja Francisco abrazar por ellos, cuando lo normal es que siendo el Papa uno suponga que haya que arrodillarse ante él y besarle el anillo; se permite salir de su residencia en Santa Marta si tiene que ir a comprarse unas gafas nuevas... En definitiva, toda una suerte pródiga en gestos que en principio en efecto remitirían a una forma de ejercer el ministerio petrino que es exactamente así como aplauden los progreeclesiales.Image result for como vara de almendro


De manera que la anterior pasa por ser una tesis muy repetida y creída entre los círculos de los progreeclesiales. Y a decir verdad, a mí al menos me hace reflexionar todo esto, puesto que de ser cierto… De ser cierto, es justo lo contrario a lo que afirman otros autores y analistas de la realidad de la Iglesia: “Jorge Mario Bergoglio antes de su ascenso a la Cátedra de Pedro se comportó siempre como un prelado permanentemente fronterizo con la heterodoxia y hombre ávido de poder, implacable en su ascensión meteórica, despótico en sus decisiones de gobierno…” Image result for como vara de almendro


Comoquiera que sea, empero, sería en todo caso la primera señalada una certeza que habría de simultanearse con esta otra: en efecto el pontificado de Jorge Mario Bergoglio es muy confuso, ambiguo, heterodoxo, líquido… Y desde luego en una bitácora como esta bautizada Como vara de almendro, ya hace tiempo que se han encendido todas las alarmas. Y si además consideramos con la atención y gravedad debidas los análisis críticos sobre este pontificado bergogliano que nos encontramos en bitácoras como Adelante la Fe, Wanderer, En Cristo y María, Infocaótica, In exspectatione, Denzinger-Bergoglio, Nacionalismo Católico San Juan Bautista, y no digamos en otras publicaciones alojadas en Internet de más radical impronta lefebvriana o hasta sedevacantista. O si seguimos con asiduidad los comentarios sobre la actualidad eclesial de la mano de vaticanistas del prestigio de Sandro Magister, Antonio Socci, Roberto de Mattei...Image result for como vara de almendro


Entonces, a la luz que arrojan todas las fuentes anteriores, más allá incluso de considerar cuál sea el verdadero alcance de esa opinión que tienen los progreeclesiales sobre la "franciscana-francisquita humildad" con que Jorge Mario Bergoglio ejerce su ministerio como sucesor de Pedro, lo cierto es que la crisis radical que atraviesa la Iglesia en la actualidad es, ¿cómo es?


Cabría que afirmáramos que es una vergüenza: por causa de la Gran Apostasía que sufre y la demuele, la Iglesia en la actualidad está saturada de trepas, carreristas, tibios ("A los tibios vomito de mi boca", dice el Señor), mediocres políticamente correctos, progres, laicistas mundanos, burócratas antimilitantes, antinatalistas y apóstatas a los que importa un pepino la vida de la Iglesia, lo que opinen o dejen de opinar Sandro Magister, Antonio Socci o el mismísimo Concilio Vaticano II, al que algunos sin embargo no dudarían en citar para quedar bien, por si conviene. 


Sí, es un drama, un escándalo solo comprensible considerando la realidad de la Gran Apostasía no obstante profetizada, mas comoquiera que sea hay que dejar constancia del mismo: a toda esta peña (honrosas excepciones aparte) lo que interesa es su bisnes eclesial, esto es, generalmente su puesto de trabajo; les trae al pairo Cristo y su Iglesia. Solo que si están ahí es porque los pastores (a menudo lobos disfrazados con piel de cordero) les ríen las gracias, los promocionan, los consienten. O sea, que los propios pastores en vez de poner máximo empeño en promocionar militantes o evangelizadores entusiasmados con Cristo y con su Iglesia (fieles a la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio), consienten el desastre eclesial y aun vendrían a ser sus máximos causantes.


De modo que con una Iglesia así... Con una Iglesia así sobre todo en Europa, en la que imperan la apostasía, la mediocridad, el espíritu mundano, la tibieza, el relativismo, el irenismo, ¿de qué me valen las opiniones de los progreeclesiales sobre esa supuesta o real y en todo caso muy franciscana humildad de Francisco (nótese o no se olvide que por lo general los progreeclesiales están a favor del aborto, la homosexualidad, el divorcio, el laicismo, el feminismo, la ideología de género...), toda vez además que los progreeclesiales se dedicaron en su momento a despreciar, difamar y atacar a papas a mi juicio tan grandes como Juan Pablo II y Benedicto XVI, propalando asimismo la estupidez de que tales papas frenaban el Concilio Vaticano II, en tanto ellos lo enarbolaban, promocionaban, aplicaban, mimaban y defendían?  


18 de abril, 2017. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.