lunes, 24 de septiembre de 2018

"Si de lo que se trata es de romper una lanza a favor de..."




Lo que sigue es lo que piensa actualmente de VOX un señor extremeño llamado Carlos Aurelio Caldito Aunión. Me tomo la libertad de transcribir casi la mitad de un artículo-entrevista que la bitácora Alerta Digital le dedica. Este Carlos Caldito ha militado en el Partido Popular, luego en VOX, ahora parece desencantado de ambos, o  igual está próximo a Soluciona, el partido que preside Armando Robles, director de Alerta Digital y exjefe del gabinete de prensa de (agárrense los machos) ¡Jesús Gil, empresario y dueño que fuera del Athletico de Madrid! Estas son sus amargas palabras (en cursiva adrede):

Las primeras noticias que tuve de VOX fueron cuando en octubre de 2013, Ignacio Camuñas, exministro con la UCD, abogado y presidente del Foro de la Sociedad Civil, acudió a Badajoz, a conferenciar acerca del “estado de las autonomías” y sobre la necesidad de regeneración de la democracia en el conjunto de España. No mencionó a VOX, pero sí anticipó que se estaba gestando.
Su discurso fue un calco del libro de Joaquín Costa, “Oligarquía y caciquismo como la actual forma de gobierno en España: urgencia y modo de cambiarla”; aunque, me llamó la atención enormemente que en ningún momento lo nombrara.
Transcurrido el tiempo supe que Ignacio Camuñas y otros habían creado VOX y de que tenían intención de presentarse a las elecciones para el Parlamento Europeo, a las que concurrieron y consiguieron un estruendoso fracaso.
Pasaron meses y Francisco Serrano Castro, ex juez de Familia de Sevilla, con el que tengo una amistad de años, me invitó a acercarme a VOX. Me convenció de que VOX es el único partido político que está a favor de la custodia compartida de los hijos menores tras el divorcio, y que considera innegociables valores tales como el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, la libertad de educación de los hijos, la promoción del bien común en todas sus formas, el mantenimiento de la paz social, y la defensa de la unidad nacional y un largo etc. de cuestiones que yo considero irrenunciables.
Recuerdo que cuando decidí acercarme a VOX fueron muchos los que me recomendaron que no lo hiciera, unos me hablaron de que eran gente de PP que pretendían refundar el partido o hacer un “PP-bis”; otros me hablaron de que frecuentaban compañías y amistades peligrosas, también me dijeron que su financiación no estaba clara… hasta que eran los representantes del sionismo en España. A todos los comentarios les concedí escasa importancia. De lo cual ahora me arrepiento profundamente.


Como decía, por indicación de Paco Serrano, que fue candidato por VOX en las últimas elecciones autonómicas en Andalucía, me puse en contacto con Rocío Monasterio (aquella mujer que interrumpió un acto de Puigdemont mostrándole unas esposas y el Código Penal Español), tuve una entrevista con ella, con cafelito incluido, y me dijo que tenía buenas referencias de mí, y me derivó al que por entonces era el “representante” de la franquicia en Badajoz, provincia donde yo resido.
A mi vuelta a Badajoz, me entrevisté con Marcelo Amarilla Pérez, el perfecto funcionario mediocre, que para evitar problemas, no da un solo paso sin pedir permiso al Comité Ejecutivo Nacional, o sea Santiago Abascal, Javier Ortega Smith, y compañía. Cuando trabé contacto con él estaba absolutamente sólo. Me dijo que en Badajoz es poco lo que se puede hacer, y se manifestó profundamente pesimista (más tarde he sabido que estaba más solo que la una, porque quienes se afiliaron cuando se creó el partido, fueron yéndose debido a su inacción, pasividad y actitud del perro del hortelano, que ni come, ni deja comer. Esto condujo a que Santiago Abascal se desplazara a Badajoz, durante el primer año de existencia de VOX y diera un golpe sobre la mesa y ratificara a Marcelo Amarilla, contra la voluntad de los afiliados de entonces.
Con mi larga experiencia de organización y lucha, logré que VOX renaciera en la provincia, siguiendo un esquema tan simple como “propaganda y acción, propaganda y acción… y vuelta a empezar”.
Así pasamos de no tener nadie a más de cincuenta personas en poco tiempo. Y presencia en múltiples lugares de la provincia, aparte de la capital, como Mérida, Almendralejo, Zafra, Don Benito… y logramos contactar con multitud de gente dispuesta a integrarse a no mucho tardar.
Durante casi tres años, de estancia en VOX, he tenido la oportunidad de asistir a varias “asambleas nacionales”, en las que Santiago Abascal y su grupo de amigos han ido renovando sus cargos por unanimidad, o casi por aclamación. Aunque en la primera asamblea a la que asistí hubo un altercado que acabó a golpes y zarandeos, por cuestiones de finanzas y dineros, que guardaban relación con la gente de VOX-Galicia. No le di demasiada importancia, aunque transcurrido el tiempo he sabido que no era cosa insignificante.
En aquella ocasión, como en las siguientes en que he sido convocado, sí algo me llamó la atención especialmente era que cuando se hablaba de ingresos, la mayoría eran por donaciones de particulares y que las cuotas no superaban ni la tercera parte de los ingresos.
Siempre se hablaba de gente anónima que, donaba por ser especialmente generosa, y afín al partido, pero no podía revelarse su nombre, pues corrían el riesgo serio de recibir represalias por parte de los gobernantes, y perder la oportunidad de acceder a contratos, para proveer de bienes y servicios a las administraciones públicas, o cosas por el estilo.
También me sorprendió que en todas las ocasiones hubo una sola candidatura en las elecciones para renovar el Comité Ejecutivo Nacional, y que el margen de maniobras del que podía disponer cualquier afiliado o grupo de afiliados para poder presentar una candidatura alternativa era absolutamente ninguno, pues las trabas que se le ponían más el poco tiempo disponible, hacían de facto imposible tal cosa. Algo así como lo que los comunistas denominan sarcásticamente “centralismo democrático”.
Fueron muchas las situaciones que me hicieron sospechar que, VOX no es lo que parece.


Luego, más tarde, cuando ya me hube marchado, comprobé que yo no era el único que había llegado a tales conclusiones, y también que somos legión los que nos aproximamos a VOX ilusionados, pensando que tal cual dice la propaganda del partido, VOX es “de extrema necesidad”. Pero, la realidad es muy otra, VOX es una estafa piramidal, controlada por un grupo reducido de oligarcas: Santiago Abascal, Javier Ortega Smith, Rocío Monasterio y su esposo, Iván Espinosa de los Monteros, Enrique Cabanas… y también por la última incorporación, Rafael Bardají (máximo representante del lobby judío en España). Por supuesto, esta gente controla absolutamente todo, y en las provincias en las que VOX tiene presencia –no más de 35 provincias- imponen a “hombres y mujeres de confianza”, saltándose a la torera lo que dicen sus propios estatutos, no hay democracia interna, ni participación de clase alguna, los procesos que ellos llaman –burlona y sarcásticamente- “electorales”, están amañados, y cuando hay riesgo de que no salga para delante la lista oficialista, recurren al pucherazo, de manera descarada.

Desde luego yo, que nunca me he considerado propiamente de derechas, hasta el extremo de haber votado siempre por partidos de izquierdas o en blanco justamente por voluntad mía de solidaridad con los pobres, los humildes, la clase trabajadora, los desheredados de la sociedad y de la historia, contemplo con estupor esto mismo que contesta un forista que opina en el hilo de esta noticia: Leemos:



Madrileño

Seguid echando leña a un partido patriota, que al final seguirá gobernando PSOE, PP y Podemos.
Podemos reúne a confluencias, mareas, plataformas, IU… ,partidos que tienen sus diferencias, pero en lo importante están unidos.
Aquí la derecha desunida en 100 partidos, que encima se echan pestes los unos a los otros. Así no conseguiremos NADA.

Poco sé del señor Armando Robles, salvo que cuando yo me movilizaba con las organizaciones de izquierdas y los movimientos sociales porque consideraba que esa era la mejor manera de construir una sociedad más justa y solidaria, él asesoraba a Jesús Gil. Mas ni siquiera esto me parece mal, ni bien, no me interesa, ni fu ni fa, ni es asunto mío. Pero sí que me parece mal esto: desde su bitácora -que puede que sea todo lo benemérita del mundo, y bien, bendito sea Dios: todo esfuerzo identitario, patriota y católico es poco contra ese monstruo, contra esa hidra degenerada que es hoy por hoy el Nuevo Orden Mundial, al que sirven comunistas, socialistas, feministas, podemitas, animalistas, nacionalistas canarios...-, siempre ponen a parir a VOX, un día sí y otro también, no le reconocen nada bueno, incluso al precio de lavar la cara al Partido Popular de Pablo Casado.  ¡Prefieren a todo trapo tratar de hundir a VOX, que mal que les pese a algunos es derecha real (no sé si más liberal o más falangista, más conservadora, más sionista, más neofranquista o menos, más lo que sea, qué sé yo), al precio de intentar reflotar como sea a ese Partido Podrido que es hoy por hoy el Partido Popular. Y esta jugada, desde luego, es intolerable, es demasiado cantosa para que uno se cruce de brazos dejándola pasar. 

  



viernes, 14 de septiembre de 2018

"Europa será identitaria o no será"





Ante el Himalaya de canalladas y mentiras de los socialistas y comunistas más cutres y radicales de Europa, y los separatistas enemigos de España, sin que los cobardes del PP y Ciudadanos, que van a perder mas de 500.000 votos a manos de VOX, sean capaces de proclamar la verdad, ante quienes fueron los verdaderos culpables de la Guerra Civil, que la buscaron ardientemente porque pensaban ganarla con facilidad y así aplastar definitivamente a la media España que no pensaba como ellos, imponiendo a los españoles una férrea dictadura estalinista, es imprescindible explicar con hechos y cifras indiscutibles, quién fue en realidad el General Franco, el mejor Jefe de Gobierno que ha tenido esta nación en 400 años, porque fue quien más la modernizo y la enriqueció de todos los Reyes y Jefes de Gobierno anteriores y con una diferencia abisal. Al final de su vida había convertido un país tercermundista en la octava potencia económica del mundo y creado una poderosa y dinámica clase media.

Roberto Centeno, catedrático de Economía (artículo publicado en Rambla Libre)
  



Mientras los demagogos, oportunistas, carreristas y globalistas de las organizaciones de izquierda (PSOE, Podemos, Nueva Canarias, los restos del naufragio comunista e incluso Coalición Canaria, el Partido Popular y...), al servicio del Nuevo Orden Mundial impulsado por ese cojón del Anticristo que es el malvado George Soros, y por ende contra el Reinado Social de Cristo, se ponen de acuerdo entre sí para pactar y requetepactar al objeto de mantener la mamancia partidista e individualista en las instituciones (en algunos casos mantenida durante 20, 30, 40 años...), la Europa identitaria despega, casi como "a viento en popa y a toda vela".Resultado de imagen de europa identitaria


Nos lo recuerda Virginia Montes en su artículo "Las naciones gobernadas por identitarios van viento en popa", publicado en Rambla Libre este pasado 13 se septiembre del corriente 2018, y del que me permito reproducir algunos párrafos, los dos iniciales:



El sistema de los partidos tradicionales y la tiranía mediática de la corrección política agitan con frecuencia fantasmas del pasado y montan campañas de histeria apocalíptica ante los continuos avances de los partidos identitarios. Se amenaza a las poblaciones con que si optan por lo que denominan de extrema derecha irán a la ruina, reinará el caos, se vendrá abajo la estabilidad.

Esos no son los datos objetivos. Las naciones gobernadas por partidos identitarios van viento en popa. Es el caso de las cuatro naciones que conforman el llamado Grupo de Visegrado: Polonia, Eslovaquia, República Checa y Hungría. Austria, gobernada por la coalición de conservadores e identitarios, también está mejorando. Italia empieza a ver un futuro tras el desastre de gestión del Partido Demócrata (socialista)".Resultado de imagen de europa identitaria


Datos como los que aporta la periodista Virginia Montes son tratados con total ruindad, sectarismo, guerracivilismo, necedad y desprecio a la verdad por los últimos comunistas recalcitrantes que van quedando, también en Canarias. Solo que a mí nada me extraña: estos individuos e individuas, completamente alejados de Dios, completamente apóstatas, están ya posesos y posesas como sin remedio: ganados por el Maligno, se limitan a chapotear en las ciénagas de lo mundano, sin poder ver más allá, ciegos que se erigen en guías de otros ciegos, tan hechos a la mentira y a la manipulación que ya es que mienten y falsean compulsivamente, se creen sus propias mentiras, destilando en el existencial intento odio y resentimiento...



A decir verdad, ningún partido político alcanza a reproducir en su totalidad o en plenitud el Evangelio del Señor, ni desde la derecha ni desde la izquierda. Sin embargo, frente a la derecha tradicional católica o de antaño, llena de compasión por la vida y de sed de justicia social -pues no en balde tenía como fuente de inspiración a Dios, la Iglesia, la familia, la patria y el orden social y moral basado en la ley natural-, la izquierda de hogaño es el caos de la maldad, el materialismo, el relativismo, el marxismo cultural, el desafío al orden social y moral creado por Dios, el imperio del feminismo radical o de la tercera ola, la imposición de la ideología de género, la desvergüenza de mentir y manipular por sistema (como hacen Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, por ejemplo, este infausto dúo sacapuntas que, en la mejor estela leninista, consideran que bueno y verdadero es lo que redunda en beneficio del Partido, de la Revolución), la defensa de intereses solo partidistas, individualistas o de clase; en definitiva, izquierda significa odio a Cristo y a su Iglesia, odio a la raíces judeocristianas de Occidente.


Por tanto, hoy día casi todo es socialdemocracia, esto es, laicismo; ergo, negación, en mayor o menor medida, del Reinado Social de Cristo. Negación que se practica desde el PSOE (fundado por el siniestro Pablo Iglesias, y sin duda, la organización política más corrupta, dañina, golpista, guerracivilista, ladrona y criminal de cuantas ha habido en la historia de España, que ya es decir) a Podemos, pasando por Equo y resto de grupúsculos comunistas (la CUP y la Ezquerra Republicana Catalana, partidos de ultraprogres sectarios, demagogos, falsos solidarios y enemigos declarados de España, etcétera), hasta alcanzar a Izquierda Unida y Nueva Canarias y Ciudadanos... y en grandísima medida también al Partido Popular, que sigue siendo derecha líquida o maricomplejines. Sin olvidar a PACMA, a Coalición Canaria... De manera que con todos los respetos a las personas miembros de tales organizaciones o simpatizantes de las mismas, entre las cuales puede haber gente estupenda, quién lo iba a negar, la hora actual de España, de Europa, de todo Occidente, es tan dramática que ya no cabe andarse con paños calientes.


O lo que es lo mismo: ninguna de las citadas plataformas políticas sirve a la consecución del Reinado Social de Cristo, con independencia de que cierta cantidad de sus miembros o simpatizantes siga siendo lo que se dice buena gente. E incluso una organización como PACMA (Partido Animalista contra el Maltrato Animal) es directamente disgregador o conculcador de la centralidad del humanismo en el orden civilizatorio, en aras de un deletéreo, absurdo e infundado paradigma de supuestos derechos de los animales, en pie de igualdad con los derechos inalienables de la especie humana (la única "amada por Dios por sí misma", "la única creada a imagen y semejanza de Dios", "la única creada por Dios para la eternidad..."), sin que importe lo más mínimo al parecer que la consecución de tales derechos acarree toda clase de perjuicios para los lícitos, connaturales y sí muy legítimamente humanos intereses y derechos de varios miles de millones de personas a escala planetaria. Y no sirven porque las de izquierdas, per se, por naturaleza, odian a Cristo y a su Iglesia, odian a Dios; las de la derecha descafeinada del Partido Popular y su entorno, porque ya hace tiempo que dejaron de ser derecha militante, es decir, identitaria y católica, o lo que es lo mismo,  derecha empeñada en hacer realidad en la tierra el Reinado Social de Cristo: según el deseo de ese papa fuera de serie que fue san Pío X, "hacer que todas las cosas, toda la realidad, sean iluminadas por la luz de Cristo, recapituladas en Cristo".


En La Moncloa tenemos desde hace alrededor de 100 días a un nuevo inquilino; mejor dicho, a un okupa que tiene de socialista militante y solidario lo que yo de chinoparlante, o sea, nada. Ávido de poltrona y de pisar moqueta, y maquiavélico, indocumentado, sectario y guerracivilista a más no poder, como él solo, que todo esto y mucho más es el ínclito señor Pedro Sánchez, de su mano muy ambiciosa aunque insegura España se dirige irremisiblemente, según el diagnóstico de analistas tan prestigiosos como el economista y profesor universitario Roberto Centeno, al caos en todos los aspectos, menos en el consistente en practicar el nepotismo con todos los suyos (empezando por su señora consorte), por supuesto, que es casi para lo único que sirven hoy día los demagogos de una izquierda que hace siglos que dejó de luchar por la justicia social: ambicionar poder y riquezas, esto sí, dado ciertamente además el desfonde moral que trae consigo una concepción de la vida estrictamente materialista, como corresponde a todos los hijos más o menos putativos y apasionados del marxismo.


El siempre combativo Enrique de Diego suele endulzar en sus escritos los oídos del señor presidente Pedro Sánchez con estos piropos: "Pedro Sánchez, eres un macarra y un chulo puta al frente de una panda de gubernamentales impresentables que mienten siempre y como por sistema cuando hablan de la más reciente historia de España, desde la Segunda República hasta nuestros aciagos días, con especial saña, calentura y manipulación en todo lo tocante a la guerra civil y el franquismo, nunca jamás capaces de pedir perdón por el holocausto católico (alrededor de 10.000 víctimas mortales) que el Frente Popular ocasionó, casi siempre con un sadismo diabólico, con una crueldad sin límites; conformado ese frente por socialistas, comunistas estalinistas y del POUM, separatistas, azañistas, anarquistas y resto de republicanos izquierdistas...".


Creo entender a Enrique de Diego, más allá de que en efecto sus calificativos  a Pedro Sánchez nos suenen muy duros: porque es que la bajeza moral de este gobierno pinza entre el PSOE, Podemos y los separatistas vascos y catalanes, es ciertamente una bajeza de cloaca, de pocilga, cuyo muy pestilente tufo produce arcadas.


Pobre España, pobre patria nuestra. Pero estábamos con que es llegado el tiempo de lo identitario: Vox, la Coalición Patriótica..., por más que, acaso lamentablemente, es un hecho a voces que no hay desde luego las mejores relaciones posibles entre las organizaciones identitarias, lo cual no puede sino traducirse en éxitos para PSOE, Podemos, Izquierda Unida, separatistas y resto de izquierdistas más o menos comunistas, piezas todas del Nuevo Orden Mundial en contra del Reinado Social de Cristo. 


Pero aun así, lo urgente no puede ser sino esto: hay que sacar cuanto antes al chulo puta de La Moncloa; es intolerable que un falsario sociata como el eurodiputado Juan Fernando López Aguilar siga viviendo a cuerpo de rey del erario público, justamente por no ejercer de socialista solidario y militante (yo mismo, que solo he entrado un par de veces al Club Náutico de Las Palmas de Gran Canaria como invitado por amigos, nunca como socio de tan distinguida institución -yo soy hijo del pueblo y no un burgués, como sí son los falsarios estos, que tienen la poca vergüenza de encima pregonar que son socialistas-, fui testigo una vez de la prepotente chulería del falso socialista y vividor este, que entraba al Náutico, al parecer listo para practicar deporte en sus instalaciones, con escolta y dándose aires de grandeza y dando órdenes y voces y exigencias y ya ni recuerdo qué más, todo muy socialista, ciertamente, ante el asombro de propios y extraños, sin ir más lejos el de quienes me habían invitado a mí a entrar, los cuales, por cierto, socios del Náutico, son sobre todo personas normales, trabajadoras, sencillas, buena gente); es intolerable que el golfo corrupto de José Bono (este sí que viene del franquismo y al parecer su padre fue un hombre honesto, un prohombre del régimen de Franco, solo que Bono, muy avispado, para pegarse la gran trepada politiquera y monetaria abjuró de las doctrinas del Movimiento y...), una de las mayores fortunas de España, siga blandiendo su ruin blasón de socialista; es intolerable que los gerifaltes del PSOE en Canarias, desplegando toda la demagogia y sectaria falsedad de que son capaces, del todo insensibles según parece a la vergüenza sigan pregonado que ellos son hijos e hijas de un partido sensible a la solidaridad, la justicia social y las políticas progresistas (y ni que añadir que sobre todo radicalmente anticristiano por masón, laicista, abortista, homosexualista, globalista o multiculturalista, proeutanasia, favorable a las movidas LGTBIQ y al feminismo radical o de la tercera ola...); es intolerable que la actual alcaldesa de San Bartolomé de Lanzarote, en el colmo de la necedad más sectaria y falsaria, haya dicho recientemente que Zapatero, o sea, Zetaparo, es el mejor embajador posible con que puede contar la isla del viento y los volcanes (por cierto, tan querida por mí, con el permiso de Gran Canaria...); en definitiva, es incomprensible que la ciudadanía en bloque no bote fuera de la política partidista a toda esta panda sociata de sinvergüenzas, demagogos, falsarios, vividores, enemigos de Cristo y de su Iglesia, guerracivilistas miembros del partido del siniestro Zetaparo, a quien debemos en muy altas dosis lo que sigue: incremento de los abortos, cifra de parados hasta los 5.000.000, pacto con ETA, desprecio a las víctimas del terrorismo, cesiones al separatismo catalán, entendimiento con la tiranía de Maduro en Venezuela, contubernios con los podemitas, impulso obsceno y sectario a la ideología de género, espectacular aumento de la deuda pública, feminismo radical, desmantelamiento del tejido productivo español, sectaria y fraudulenta Ley de Memoria Histórica...


Como que va a tener razón una vez más, y ya van no sé cuántas,  el muy combativo Enrique de Diego: "A mis 62 años para 63, Pedro Sánchez, macarra y chulo puta, habiendo vivido cantidad de experiencias vitales y profesionales que ni habría imaginado siquiera alcanzar a vivir, y que tú ni imaginar puedes, me ha tocado conocer a muchísimos socialistas; de todos esos tantos, me parece que ninguno era especialmente amigo de proclamar y defender la verdad". 


Pero bueno, por muchas que sean nuestras quejas ya se conoce que la progresía, globalista y bien pensante, secularista y por ende enemiga del Reinado Social de Cristo, y sobre todo acostumbrada a mentir y a manipular los hechos de la historia, a lo identitario se lo despacha con el despectivo "eso es facha, es de extrema derecha, es franquista, Franco asesino y genocida, es fascista" (tan idiotas y descerebrados sus análisis, que aún no se han enterado de que el fascismo es hijo rebelde del socialismo, vamos, que han mamado ambos de la misma teta, o que el mismísimo Adolfo Hitler siempre se consideró de izquierdas, no en vano también el führer del Partido Nacional Socialista Alemán).


Solo que a palabras necias...



Postdata: "Franco era una monja clarisa comparado con Stalin."


Al objeto de refrescar la memoria de los que siguen, desde las filas del comunismo más recalcitrante y la cantinela (fraudulenta) del sueño en pro de la verdadera sociedad socialista sin clases (devenido siempre en horror y pesadilla cuando los comunistas han accedido al poder), acusando a Francisco Franco de "asesino genocida", sin correspondencia alguna esas injurias con la verdad de los hechos históricos, vayamos en esta postdata con el testimonio del genial  hijo de Rusia Aleksandr Isáyevich Solzhenitsyn (Kislovodsk, 11 de diciembre de 1918, Moscú, 3 de agosto de 2008), noticia que he conocido gracias al buen y entusiasta hacer en Facebook de un destacado militante de VOX en Gran Canaria llamado Carlos. Escritor e historiador, Premio Nobel de Literatura en 1970, crítico del totalitarismo soviético, ayudó a crear conciencia global del gulag, el sistema de campos de trabajos forzados de la Unión Soviética, que él sufrió en carne propia: estuvo preso en esos campos de trabajos forzados desde 1945 hasta 1956.


Gran parte de sus escritos fueron censurados por el aparato estatal soviético, pero su obra alcanzó un volumen notable, sobre todo Archipiélago Gulag, Un día en la vida de Iván Denísovich, Agosto de 1914 y Pabellón del cáncer.



Solzhenitsyn fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1970, "por la fuerza ética con la que ha continuado las tradiciones indispensables de la literatura rusa". Fue expulsado de la Unión Soviética en 1974, pero regresó a Rusia en 1994, tras la disolución de la Unión Soviética.


Pues bien, Solzhenitsyn vino a España en 1976, tras la muerte de Franco el 20 de diciembre de 1975, cuando aún no se había desmontado su régimen y estas son las declaraciones que Solzhenitsyn, superviviente de los campos de concentración comunistas, hizo el 20 de marzo de 1976 en TVE, cuando aún no se había desmontado el régimen de Franco, y que le valieron ser vituperado en España por los izquierdistas acomodados. Leamos:


Vuestros círculos progresistas se complacen en llamar al régimen existente dictadura. Yo, en cambio, llevo diez días viajando por España, desplazándome de riguroso incógnito. Observo cómo vive la gente,  miro todo con mis propios ojos asombrados y pregunto: ¿saben ustedes lo que quiere decir esta palabra, conocen ustedes lo que se esconde tras este término?


Voy a proponerles algunos ejemplos:


Un español cualquiera no está vinculado a un lugar determinado, a una ciudad o a un pueblo donde tiene forzosamente que residir. Puede desplazarse de un lugar a otro según le plazca. Nuestro ciudadano soviético, en cambio, no lo puede hacer: estamos encadenados a nuestro lugar de residencia por la famosa propiska, el visado de la policía. Las autoridades locales deciden si puedo cambiar de residencia o no. Estoy totalmente en sus manos, pueden hacer conmigo lo que quieran.


Luego me entero de que los españoles pueden salir libremente de su país. En la Unión Soviética esto no existe. Desde hace poco, bajo la presión de la opinión pública mundial, y especialmente de los Estados Unidos, se está dejando salir a una pequeña parte de los judíos. Pero la otra parte y todos los demás pueblos que habitan la URSS están privados de este derecho. Nos encontramos en nuestro propio país como en una cárcel.


Paseo por Madrid, o por otras ciudades españolas, de las cuales he visitado doce, y veo que en los quioscos se venden los principales periódicos europeos. En cambio, si en mi país apareciera un periódico extranjero a la venta, se alargarían diez manos para agarrarlo.



Veo, otro ejemplo, que aquí funcionan libremente las fotocopiadoras, cualquiera por cinco pesetas puede sacar libremente una fotocopia. En nuestro país tal cosa no solo está prohibida, sino que es delito: toda persona que utilice una copiadora para fines particulares y no para el Estado, para la Administración, será condenado por actividades contrarrevolucionarias.



Ciertamente, el gallego Francisco Franco Bahamonde perpetraría o protagonizaría, en su paso por este mundo, por este valle de lágrimas, por esta vida que es una mala noche en una mala posada, en palabras de la santa Teresa de Ávila, innúmeros errores, pecados, tropelías e injusticias. Pero en ningún caso fue un asesino y mucho menos un genocida, como de él se empeña en seguir vociferando la sectaria y destiladora de odio imbecilidad de la progresía: desde la cateta proteica Elisa Beni en La Sexta hasta ciertas emisoras de radio pasando por... hasta llegar a un tipo tan despreciable como Gabriel Rufián: necio, maleducado, encarado, de actitudes retadoras, chulescas y matoniles, sectario como él solo, repugnante y grosero, proferidor de disparates en su condición de diputado, vomitivo... Como que causa asco, estupor y vergüenza ajena escuchar a un tipo de la baja estofa de este Rufián -nunca un apellido retrató mejor a un susodicho- espetar los típicos argumentos de la progresía, a falta de cualesquiera otros argumentos: "que si fascista, que si franquista, que si de extrema derecha, que si Franco dictador, asesino y genocida..." 


Miserables que trepan en la política no para servir al bien común, y por supuesto en modo alguno a la justicia social que tanto pregonan. La política partidista está repleta de ellos, de ellas, son legión. En Canarias misma, sin ir más lejos, escucha uno cada parida sobre estos asuntos provenientes de políticos "de izquierdas", que es o para echarse a reír o a llorar. Hombres y mujeres que incluso viven de la política, instalados en las instituciones, cuando lo cierto es que no pasan sino por sectarios, demagogos, falsarios y manipuladores de la verdad histórica que repiten como papagayos las consignas de la progresía y de lo políticamente correcto, y a los que no les temblaría el pulso a la hora de calificar de "facha, fascista, franquista" un artículo tan bueno como uno de Javier García Isac, director de Radio Ya, titulado "La izquierda miente y tergiversa frente a la derecha cobarde" (Rambla Libre, 21 de septiembre, 2018), del que me permito entresacar estos fragmentos:




En el año 1969 se dicta el decreto ley 10/1969 por el cual prescriben todos los delitos cometidos antes del 1 de abril de 1939, es decir, todos los delitos cometidos durante la guerra y justo hasta el día de la Victoria.

Se cumplían 30 años de la finalización de la contienda. En el 2007, el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero reabre heridas, 68 años después de finalizada la guerra, con una ley que desea reescribir la historia ajustándola a los intereses del bando perdedor y encubriendo de esta forma los crímenes más atroces y la persecución y exterminio de católicos más numerosa de la historia moderna.
Nace la ley de memoria historia actual, que solo reconoce víctimas de un bando y que pretende presentar como víctimas del franquismo a todo aquel que fuera condenado o ejecutado por gravísimos delitos de sangre, sin tener en cuenta la motivación que llevó a la condena del criminal, ahora presentado como inocente.
Para mayor escarnio de todos, se olvida de los asesinados por el bando del Frente Popular, a los que quita toda legitimidad y reconocimiento, borrando calles, estatuas, placas o recuerdos, que pasan a los asesinos. Las víctimas provocadas por el Frente Popular, son nuevamente asesinadas. Se quita por ejemplo la calle “mártires de Paracuellos”, por el grave delito de haberse dejarse matar y se homenajea al asesino, blanqueando su pasado y denominándolo luchador antifranquista y, por ende, luchador por la democracia, en una obscena manipulación y falseamiento de la realidad y del lenguaje.  

Mientras que en el año 1969 se aprobaban leyes encaminadas al perdón y la reconciliación, en el 2018, se aprueban leyes para profanar cadáveres, para rehabilitar a criminales y para ningunear a las víctimas. No sé que me produce más asco o repulsión, si “los valientes” de la izquierda española que han tardado 43 años en darse cuenta que Franco estaba muerto, o la cobardía de los del “centro reformista” que se piensan que esto es suficiente para que la izquierda les perdone por existir.

Algún día la Historia pondrá a cada uno en su sitio y yo no tengo la menor duda de dónde quedará la actual generación de políticos españoles. La izquierda miente, tergiversa y ajusta cuentas y la cobarde derecha renuncia a cualquier debate ideológico sea este del calado que sea. La Conferencia Episcopal calla ante la profanación de aquel que les salvó del exterminio y el Jefe del Estado, el actual y el emérito, mantiene un silencio cómplice, sin darse cuenta de que después de Franco y la Cruz, vendrán ellos y la institución que representan.


Mentirosos compulsivos que no le hacen ningún asco al terror revolucionario bolchevique (no en balde, la única manera con que los comunistas han llegado al poder: propaganda, manipulación, mentira sistemática, terror...) y que ya en España controlan todo el aparato mediático: los bolivarianos de Podemos ya están al frente de la RTVE, gracias a las concesiones del monigote de Pedro Falconetti Sánchez, también llamado Pedro cum fraude (fraudulenta su tesis doctoral), quien también ha manifestado sobradamente que por mantenerse en el poder está dispuesto a cargarse la legalidad, al precio de seguir hundiendo al país. Encumbrado a la presidencia de la nación con trampas, marrullerías y mentiras (lo propio de la mayoría de los gerifaltes del PSOE durante los casi ya 150 años de fundado el partido por el siniestro Pablo Iglesias), podemitas, separatistas catalanes y proetarras, enemigos jurados de España, mantienen a este indignísimo sujeto en el poder. 


A decir verdad y por más que les pese a sociatas, podemitas, separatistas, comunistas y demás familia (son tan malvados en su mayoría, que siempre y siempre defenestran a Franco altiempo que justifican y legitiman a siniestros dictadores como Hugo Chávez y Maduro, que llevan matando de hambre a los venezolanos desde hace varios lustros en el poder del país que es para los canarios la octava isla), Franco fue un gobernador católico, amén de un heroico militar de los más eximios que ha habido en la moderna historia de España, y un estadista fuera de serie. Creyó en el Reinado Social de Cristo, y a la consecución del mismo orientó la jefatura del Estado durante su régimen. Que esa búsqueda de realización o concreción del Reinado Social de Cristo durante el franquismo tuvo muchas sombras, muchos lunares negros, es un dato indudable, incuestionable, toda vez que los hombres (varones y mujeres) al ser imperfectos, al ser falibles, construyen sus obras, las llamadas realizaciones humanas, de manera inevitablemente imperfecta, falible. Pero no se puede ni comparar siquiera: entre la desgracia de sufrir el actual desgobierno de Pedro Sánchez y cía al servicio del Nuevo Orden Mundial masónico, laicista, globalista, neomarxista, iluminati (como ya sabemos, personaje este Sánchez piropeado como "macarra y chulo puta" por Enrique de Diego) y la memoria agradecida por los logros del franquismo -sin tener por ello que negar sus desaciertos e injusticias-, no hay color, por más que este posicionamiento le acerque a uno la estrepitosa jauría de los progres que no creen en Cristo ni en su Iglesia, ni en la patria, ni en las raíces judeocristianas de Europa, ni en la familia tradicional, ni en la defensa de la vida, ni en el orden moral inspirado por Dios, ni en la verdadera justicia social, ni en el Reinado Social de Cristo.  



15 de septiembre, 2018. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social. 








miércoles, 18 de julio de 2018


"La muy alargada sombra del comunismo"





Llevo hora y media larga escuchando en una emisora de radio llevada por comunistas y similares correligionarios progres, un programa en cuya primera parte llegaron a calificar a Francisco Franco de “golpista asesino, conspirador contra la legalidad republicana, facha enemigo del pueblo, fascista genocida que asesinó a más de un 1.000.000 de personas inocentes y que acabó con la España ideal, democrática, reformista y de las libertades de la Segunda República, criminal que sembró España de 200.000 cadáveres en las cunetas...”. 


¡A quién se le ocurre, afirmar que Franco asesinó a un 1.000.000  de personas por causa de la Guerra Civil Española y su ulterior represión, cuando se sabe que fueron 2.000.000 las víctimas causadas por el bando franquista en el conflicto fratricida!*


(Desde luego, hay que ser muy ruin, muy malvado, muy sectario y muy enemigo de la verdad para seguir propalando tamañas mentiras y tergiversaciones, tamaños odios, pero como la ocasión la pintan calva, mejor seguir escuchando... Se le revuelven a uno las tripas, desde luego, escuchando a adeptos al comunismo, la ideología más perversa, genocida y criminal de cuantas ha habido en la historia de la humanidad, sentenciar que "el franquismo fue el período histórico más oscuro, criminal y genocida de la historia de España", entre otras majaderías, pero repito: como la ocasión la pintan calva...)



De manera que ahora mientras escribo esta nota sigo escuchando, en lo que parece ser la segunda parte del mismo programa, una entrevista que se le hiciera en su momento al comunista Marcos Ana (condenado en la España de Franco por delitos de sangre, vamos, por haber matado a varias personas, entre ellas a un cura), fallecido hace algunos años, acompañado de algunos viejos y recalcitrantes comunistas. Marcos Ana ha acabado alabando, cómo no, al Che Guevara, al Santiago Carrillo de aquella época republicana y guerracivilista (está fuera de toda duda razonable que Carrillo fue conocedor, debido al cargo que ocupaba en la Junta de Defensa en Madrid, de las matanzas en Paracuellos del Jarama), a la Pasionaria, a Largo Caballero, al PCE de aquella época al que él se afilió muy joven luego de su militancia católica y brevemente socialista; ha criticado al general Casado, al que califica de traidor a los intereses del Frente Popular… 



Y lo de siempre repetido por Marcos Ana y el resto de viejos comunistas incombustibles y recalcitrantes: Franco asesino, fascista, capitalista, criminal genocida… España amenazada por la herencia del franquismo, el peligro de la ultraderecha que avanza por Europa… Pero de momento no dicen nada de los crímenes del Frente Popular: no dicen ni media palabra sobre Paracuellos del Jarama, sobre las checas, sobre la persecución religiosa, sobre el pucherazo de la coalición de izquierdas llamada Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936 (sí: frentepopulista ilegitimidad de origen y de ejercicio), sobre la Revolución de Asturias del 34 impulsada por el PSOE de Largo Caballero contra la legalidad republicana, sobre el robo del oro del Banco de España perpetrado por Juan Negrín, Indalecio Prieto y compañía… De modo que sigo escuchando... 



En lo que insisten es en que debemos seguir apostando por los procesos revolucionarios de Cuba, Venezuela, Bolivia (curiosamente, los tres países que están en el pelotón de cola de toda Hispanoamérica en desarrollo social, los tres paraísos comunistas tan alabados por estos voceros, frente a Chile, mire usted por dónde, el país iberoamericano con mayor desarrollo social, justamente alcanzado por su liberalismo económico, que estos indigentes intelectuales no hacen más que defenestrar en nombre del socialismo) que son procesos anticapitalistas y de dignidad frente al imperialismo yanki, ¡fuera el fascista de Trump!… Más vivas al socialismo, Franco enemigo de las libertades, enemigo del pueblo, la Guerra Civil española fue la lucha del pueblo contra el facherío, el último intento desesperado de mantener la legalidad republicana contra el peligro del fascismo impulsado por la CEDA: militares, terratenientes, curas, monjas, falangistas y resto de derechistas… El Che Guevara fue un hombre genial, un idealista, claro que no mató a nadie en la retaguardia, no fue ningún asesino, como de él afirma la prensa reaccionaria capitaneada por traidores a la causa socialista como Pío Moa. ¿Santiago Carrillo culpable de las Matanzas de Paracuellos? No, claro que no, esta es otra mentira propalada por la prensa reaccionaria comandada por el traidor fascista Pío Moa. Hay que combatir la reacción, que es el "franquista" Partido Popular, en nombre del socialismo y la justicia por un mundo más justo… 



Ni un voto al Partido Popular (califican de derechas y aun de extrema derecha al PP, manda peras a la plaza esto, cuando lo cierto es que el PP ha asumido, con ligeros matices, casi toda la ingeniería social progre: aborto, homosexualismo, feminismo radical, ideología de género, movidas LGTBIQ, Ley de Memoria Histórica...), ni a Vox, ni a Ciudadanos, ni a ninguna de las organizaciones identitarias y de extrema derecha, ¡todos a apoyar a Podemos para que el PSOE haga una política de izquierdas -aunque la misma conlleve el enriquecimiento de sus gerifaltes parejo al empobrecimiento general de la ciudadanía-! Hay que relanzar la Ley de Memoria Histórica porque aún quedan casi 200.000 (algunos elevan la cifra hacia los 300.000) asesinados por Franco en las cunetas y hay que apoyar a Izquierda Unida en su propuesta de exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, que seguro que vamos a contar para esto con el apoyo del inefable Jorge Mario Bergoglio. De suerte que hay que arrancar de las calles y de la cosa pública cualquier referencia al franquismo, ¡y hay que abolir el Concordato! De nuevo injurias a Franco: golpista, asesino, hipócrita, Iglesia cómplice del franquismo… Los versos de Marcos Ana… Ahora suena La Internacional… Y seguidamente versos de canciones con que se insta a llamar a Franco y a otras personalidades franquistas y falangistas “ratas inmundas, animales rastreros, adefesios malditos”… Ahora suena “El pueblo unido jamás será vencido”, de Quilapayún...


Así que ya puestos en el folklore, canciones de Labordeta, Raimon, Serrat… Las agradezco: en una muy subjetiva y emotiva manera, también forman parte de la partitura sentimental de mi vida. Mas me parece que más allá de la belleza sonora de estas canciones, destilan odio los promotores de estas emisoras y de este tipo de programas radiofónicos, y resentimiento, sectarismo, revanchismo, falseamiento y grosera manipulación de la historia hasta niveles o límites irrisorios si no causaran sobre todo pena. En definitiva, como si los moviera el mismo odio a Cristo y a su Iglesia, el mismo desprecio a España, el mismo desprecio a la civilización cristiana que movieron los ánimos de los Largo Caballero y compañía…



¡Ni un voto a la derecha, a la derecha ni agua, muerte a la derecha, parecen proclamar, dignos herederos del jacobino terror y el totalitarismo criminal del Frente Popular, completamente fagocitado entonces por esa maquinaria del exterminio genocida que fue la URSS de Stalin! ¡Aborto libre y gratuito!, ¡vivas al feminismo radical e inhumano destilador de odio contra el hombre! ¡Ni un voto a las derechas, todos con Podemos y sus marcas blancas! 




Hasta el extremo de que ante esto que uno escucha radiofónicamente, discurre o concluye: "Ganó Franco contra todo pronóstico, y con su victoria evitó que la Iglesia católica fuera exterminada, y evitó que España acabara convertida en país satélite orbitando alrededor de la muy comunista URSS, y evitó que España entrara en la Segunda Guerra Mundial, y evitó lo que habría sido un auténtico genocidio contra la España católica, nacional o de derechas, pues si ya las izquierdas se mataban entre sí (comunistas estalinistas contra comunistas del POUM, comunistas contra anarquistas, cenetistas contra ugetistas: docenas y docenas de sindicalistas de la UGT acabaron asesinados por las balas del pistolerismo anarcosindicalista...) y sobre todo desde febrero del 36 se dedicaban a matar al más puro estilo pistolero o gansteril a falangistas, militares, derechistas, al tiempo que ensayaban la atroz e inminente persecución religiosa quemando iglesias, conventos, bibliotecas, etcétera, de haber ganado la guerra civil el Frente Popular...



Mas ¿qué hacer ante esto? A mí me gustan las canciones de Serrat, las de Labordeta, la llamada canción de autor, las del muy ideologizado Ismael Serrano y las del no menos progresista Pedro Guerra, y sigo asumiendo ciertas liturgias propias de la izquierda, yo he crecido militantemente en organizaciones de izquierdas, en las que por cierto no he ganado ni un céntimo nunca, me costaron siempre tiempo, esfuerzo y dinero… Sin embargo, me parece que mi vocación de fidelidad a Cristo y a su Iglesia me ha ido llevando a descubrir que las “verdades históricas” pregonadas por las izquierdas ni son tan verdades ni son tan históricas.



Así por ejemplo: si José Antonio Primo de Rivera fue sin duda un católico no poco ejemplar y un patriota fuera de toda duda, y si tuvo tanta o más pasión por la justicia social que un socialista estalinista y guerracivilista tan siniestro como Largo Caballero, ¿por qué en nombre de una supuesta fidelidad a los valores de la izquierda, que así es como si pasara a ser genética, propia de un ADN izquierdista o algo así, debiera seguir alineándome con el aplauso a alguien tan siniestro como Largo Caballero, el Lenin español? Largo Caballero fue más totalitario y menos demócrata que el propio José Antonio, que sin duda tampoco fue demócrata propiamente y que además también osciló hacia un autoritarismo de índole fascista, bien que corregido o amenguado por su catolicismo.



Otro ejemplo: el trabajo de los cantautores me gusta, me interesa (los de ayer, hoy y los de mañana: confiemos...); sin embargo, si las ideas políticas y las convicciones religiosas de los cantautores por lo común oscilan entre el progresismo, el ateísmo, el agnosticismo, el relativismo, el irenismo, la aceptación del aborto, el homosexualismo, la ideología de género, el feminismo radical y resto de iniciativas progres propias de la ingeniería social izquierdista con que la izquierda trata de suplir el fracaso de su ideario económico, ¿también debo alinearme con ellos en esa ingeniería social que precisamente rechazo por mi condición de católico que se reconoce fiel a la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio?



Llegados a este punto, demos la palabra a Pío Moa:




“Hoy nos han quemado Yecla: 7 iglesias, 6 casas, todos los centros políticos de derecha y el Registro de la Propiedad. A media tarde, incendios en Albacete, en Almansa. Ayer, motín y asesinatos en Jumilla. El sábado, Logroño, el viernes, Madrid, tres iglesias. El jueves y el miércoles, Vallecas… Han apaleado a un comandante, vestido de uniforme, que no hacía nada. En Ferrol a dos oficiales de artillería; en Logroño acorralaron y encerraron a un general y cuatro oficiales. Creo que van más de doscientos muertos y heridos desde que se formó Gobierno (menos de un mes antes), y he perdido la cuenta de las poblaciones en que se han quemado iglesias y conventos. Con «La Nación» (periódico de derechas) han hecho la tontería de quemarla.”

Y era solo el comienzo de una escalada que culminaría con el asesinato de Calvo Sotelo. Azaña calificó en varias ocasiones de «tonterías» la quema de iglesias, bastantes de ellas de un alto valor artístico, o de periódicos derechistas. Y lejos de moderarse como había insinuado al principio, anunció muy pronto que el poder no saldría ya de manos de la izquierda, presidió la orgía de desmanes de aquellos cinco meses entre febrero y julio, y orquestó la destitución de Alcalá-Zamora, a quien quería sustituir como presidente de la república.

De nuevo, quienes consideran normal y democrático aquel proceso demuestran con ello no ser demócratas. Por tanto el Frente Popular (al principio no se le llamaba así, sino coalición de izquierdas) careció radicalmente de legitimidad de origen y de legitimidad de ejercicio. El programa de los republicanos de izquierda consistía en anular políticamente a las derechas, al modo de Méjico (con cuyo régimen simpatizaban); y los mucho más potentes revolucionarios obreristas aspiraban a aplastar a lo que llamaban “la burguesía” para imponer un régimen de estilo soviético. Los “¡Viva Rusia!” se extendieron como réplica a los “¡Viva España!”. Para aumentar la confusión, no había solo un designio revolucionario obrerista, pues anarquistas y socialistas rivalizaban y a veces se asesinaban entre sí, aparte de los asesinatos a derechistas, respondidos a veces por estos.

A su vez, los separatistas catalanes, que no se habían integrado formalmente en el Frente Popular, llevaban adelante una política a un tiempo de colaboración con las izquierdas y secesionista. Y el PNV constataba “la descomposición del Estado español”, “Estrago inmenso de su organización social, batida por la inmoralidad y la anarquía”, “convulsiones epilépticas de un pueblo moribundo”, un panorama prometedor, siguiendo la orientación de Sabino Arana: “Tanto nosotros podemos esperar más de cerca nuestro triunfo, cuanto España se encuentre más postrada y arruinada”.

Los separatismos no resultaban tan amenazadores como los impulsos revolucionarios, pero formaban parte del problema de la época y ya en la guerra se unirían todos.

Repito por enésima vez la evidencia: el Frente Popular se compuso, de hecho o de derecho, de estalinistas, socialistas exacerbados, anarquistas, golpistas republicanos y separatistas catalanes, más el ultrarracista PNV. Y no por casualidad todos estos “demócratas” terminaron bajo la protección de Stalin. En la guerra, la cuestión de la democracia no representó ningún papel. Se trató de la lucha entre quienes querían implantar un régimen revolucionario y destruir la cultura cristiana y la integridad nacional, y quienes defendían la continuidad de la nación y de su ancestral cultura católica. Ese fue el contenido esencial de aquella contienda.

Por terminar: he sostenido que la rebelión del 18 de julio del 36 es la más justificada desde la rebelión contra Napoleón en 1808. Cuando los useños se rebelaron contra el yugo inglés, necesitaron justificar tan grave resolución con argumentos sólidos: Inglaterra les sometía a un yugo tiránico imponiéndoles impuestos y negándoles la correspondiente representación. Su guerra de independencia lo fue también, en parte, civil, pues muchos colonos preferían seguir sujetos a Inglaterra. Me parece claro que la rebelión cívico-militar (pues así fue, como admite Viñas y señaló abundantemente Ricardo de la Cierva) de 1936 en España, estuvo más justificada todavía.(En Alerta Digital. Pío  Moa: "¿Fue justificada la rebelión del 18 de julio contra el Frente Popular?", 18/07/2018.)





24 de julio, 2018. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.