jueves, 15 de noviembre de 2018

TEMA 12. CARACTERÍSTICAS DEL TEXTO PUBLICITARIO 


En el cine, la radio, la televisión, la prensa, el Internet, la calle... recibimos continuamente mensajes publicitarios. Muchos nos incitan al consumo; otros, en cambio, no invitan a adoptar determinadas actitudes, como cuidar el medio ambiente o conducir con prudencia. La publicidad es una forma de comunicación persuasiva que pretende informar y, sobre todo, convencer a los destinatarios para que actúen de una forma determinada. En definitiva, podemos decir que la publicidad pretende conseguir una serie de objetivos: Convencer. ♣ Desarrollar o modificar actitudes. ♣ Provocar ♣ necesidades. Inducir ♣ a realizar acciones de compra. 


CARACTERÍSTICAS GENERALES: el lenguaje publicitario se caracteriza, como es lógico, por el predominio de la función conativa o apelativa sobre todas las demás, ya que su finalidad última y casi exclusiva es atraer la atención del receptor hacia el producto que se anuncia. Pero también tiene una gran importancia la función fática, ya que el anuncio debe mantener la atención del consumidor potencial. También puede darse la función estética (o función poética) en el sentido de crear mensajes que produzcan extrañeza y sorpresa en el lector a través de recursos estilísticos. Son mensajes unidireccionales emitidos sin que el receptor pueda responder en el acto. 

La publicidad crea estereotipos sociales basados en valores que los publicistas consideran atractivos para los compradores. La publicidad contemporánea se basa en la sugestión emocional más que en la racional; es cada vez más connotativa. Los mensajes publicitarios combinan códigos acústicos, icónicos y verbales perfectamente cohesionados hacia un mismo objetivo. El lenguaje publicitario tiende a la innovación constante. Tiende también a la economía informativa, lo que explica la brevedad de los mensajes y su estilo condensado y nominal. 


ALGUNOS RASGOS LINGÜÍSTICOS: los rasgos que caracterizan el lenguaje utilizado por los anuncios podemos clasificarlos en tres grupos: rasgos morfosintácticos, semánticos y retóricos. Rasgos morfosintácticos: uso del eslogan o frase simple e impactante asociada al producto que pretende ser fácil de memorizar por parte de los compradores. Estructuras sintácticas simples (yuxtaposición, coordinación) o bien comparativas. Rasgos léxico-semánticos: Connotación. Normalmente de prestigio, bienestar, éxito, belleza, elegancia, moda, clase social y, sobre todo, sexo. Dependiendo del tipo de receptor buscado así será la connotación empleada: "¡Qué bien se queda invitando con CARLOS III!". Los tiempos verbales más corrientes son el imperativo, el presente y el futuro: "Ponga un SONY en su vida". - Uso de palabras latinas, griegas o en lenguas extranjeras para la denominación de marcas por sus connotaciones de calidad: LOEWE, ARIEL, MARIE BRIZARD, etc. Uso de tecnicismo y términos científicos o pseudocientíficos: Detergente biodegradable, cosmético con oligoelementos, bacilo L-Caseei Inmunitas... Creación de neologismos mediante la composición, la derivación o la acronimia. Recursos retóricos: implicación del receptor, lo que conlleva el uso del imperativo, de los deícticos y de reiteraciones así como el uso de la gradación de los adjetivos en grado superlativo: "GILLETTE, la mejor hoja del mundo", "Blancura sorprendente, detergente superrevolucionario". Juegos de palabras basados en los valores polisémicos de las mismas: "La radio es COPEración", "Fanta, fantástico refresco", “Estilo. ESTOLA". - Uso de onomatopeyas: "psss...glu, glu, glu, glu...aaah" (anuncio de un refresco) - Fórmulas imperativas: "No lea este anuncio", "Invierta en música". -. Metáforas: "La nueva gasolina de BP enciende el corazón de su motor", "El último diseño de TITO BLUNI se lleva en la piel". -. Paradojas: "MÁLAGA VIRGEN, un vino de años que no tiene horas". - Empleo de anáforas, reduplicaciones, redundancias: “Este es un anuncio pro-tegido...profesional...pro-bado...pro-gramado...pro-ximo" (PROSESA, empresa de seguridad privada), "Dos veces al día. Dos veces al año" (pasta de dientes). - Rasgos fonéticos y fonológicos: uso de rimas: “REXONA, no te abandona”. Uso de aliteraciones y paranomasias: “Solo algo tan noble podía ser tan bello”. 

Como vemos, la publicidad recurre a todo tipo de recursos lingüísticos y gráficos para conseguir su propósito: vender el producto.
TEMA 11. CARACTERÍSTICAS DEL TEXTO PERIODÍSTICO I.INTRODUCCIÓN (IMPORTANCIA, OBJETIVOS): 


Existe la prensa de carácter general y las publicaciones especializadas dirigidas a sectores concretos de la sociedad: prensa económica, deportiva, del corazón, infantil, adolescente… Aquí nos centraremos en la prensa escrita de carácter general. Dada la difusión de estos medios, la influencia que ejercen sobre la lengua es trascendental: el hablante medio tiende a imitar los usos lingüísticos de la prensa, la radio y la televisión. Por esta razón, los periodistas tienen la obligación moral de utilizar la lengua con la mayor corrección y propiedad, aunque no siempre es así. En general, todo medio de difusión persigue tres objetivos: informar, orientar y entretener. El uso de la lengua varía según el objetivo que prevalezca en un determinado programa o en un artículo periodístico. Tras estos objetivos teóricos se esconde con demasiada frecuencia la voluntad de influir sobre la opinión pública e, incluso, en el caso de algunos medios, de manipularla. 

II.CARACTERÍSTICAS DEL LENGUAJE DE LOS TEXTOS PERIODÍSTICOS. El ideal del estilo periodístico se basa en la corrección lingüística, es decir, en el uso del lenguaje ajustado a la norma. Teniendo en cuenta la variedad de subgéneros periodísticos, es inevitable que hablemos de rasgos generales, no aplicables en su conjunto a todos ellos. No obstante, en todo escrito periodístico se podrán rastrear en mayor o menor medida las siguientes características: concisión: el volumen de hechos informativos es tan grande que la concisión es un rasgo imprescindible cuando se quiere transmitir en un espacio o en un tiempo fijos la mayor cantidad de información posible. Especial disposición de los contenidos: la subordinación a un espacio o a un tiempo determinados y el deseo de captar el interés del lector u oyente hacen necesaria una especial disposición de los contenidos en los artículos periodísticos. Tendencia al cliché: la propia urgencia con que se redactan los textos periodísticos, junto con la búsqueda de la concisión, fomenta la creación de un lenguaje con cierta tendencia al cliché, el uso de frases hechas, metáforas manidas y tópicos. Sintaxis sencilla: orden lógico. El empleo de oraciones cortas y de un léxico sencillo facilita la comprensión de los textos periodísticos. Objetividad: toda información debe ser tratada con la mayor objetividad. Con todo, muchos autores afirman que la objetividad pura no existe, ni podrá existir nunca en los medios de comunicación. Presencia de algunos usos incorrectos o vicios idiomáticos: entre ellos nombraremos el sensacionalismo en los recursos literarios para llamar la atención del lector; la abundancia de extranjerismos, el uso galicista del condicional de rumor (Pedro Sánchez convocaría elecciones en breve pero...), abuso del eufemismo, empleos incorrectos del gerundio, etc. 

III. LOS GÉNEROS PERIODÍSTICOS A.GÉNEROS INFORMATIVOS (noticia, reportaje y crónica, entrevista) La noticia: en líneas generales, la noticia es un artículo en el que se informa de un hecho de interés ocurrido recientemente. Constituye el elemento primordial de la información periodística y el género básico del periodismo. Dos características permiten diferenciar la noticia de otros géneros periodísticos cuya finalidad es también informar: la brevedad y la objetividad. El fin de la noticia no es otro que informar de un suceso sin añadir ningún tipo de análisis o de comentario. Por eso la brevedad y, por tanto, la concisión son imprescindibles a la hora de redactar una noticia. La redacción de una noticia ha de ajustarse con la mayor exactitud a los hechos ocurridos. El autor debe limitarse a informar con objetividad, sin dejar traslucir su opinión o su actitud ante lo que narra. Al redactar una noticia hay que evitar el uso de adjetivos que denoten subjetividad, especialmente los antepuestos, y los pronombres personales o verbos en primera persona. En general hay que utilizar oraciones breves, claras y sencillas. La estructura habitual de la noticia suele ser de pirámide invertida, técnica de relato periodístico que compone el texto partiendo de lo más importante y concluyendo en lo de menos importancia. Así, en caso de exceso de original, la información puede cortarse empezando por abajo. Suele incluir los siguientes elementos: Titular. Con tipografía relevante con respecto al resto de la noticia. Predomina en él el estilo nominal y la elipsis verbal Entradilla. El primer párrafo de una noticia suele llamarse entradilla y contiene lo principal del cuerpo informativo, pero no necesariamente un resumen de todo el artículo. Ha de ser lo suficientemente completa y autónoma como para que el lector conozca lo fundamental de la noticia sólo con leer el primer párrafo. De él se desprenderá el título de la información. Según el Libro de estilo de El País, su extensión ideal son unas 60 palabras. La entradilla suele contener las clásicas respuestas a las preguntas qué, quién, cómo, dónde, cuándo, y por qué. El cuerpo de la noticia desarrolla la información con todo tipo de elementos complementarios; incluye los datos que no figuran en la entradilla, explica los antecedentes y apunta las posibles consecuencias. Esto no significa que se puedan incluir opiniones partidistas o juicios de valor sobre lo que se narra. A2. El reportaje y la crónica: son noticias ampliadas que ofrecen información detallada de un hecho, analizan sus circunstancias, antecedentes y consecuencias, recogen opiniones de los protagonistas y testigos y pueden incluir opiniones o valoraciones del reportero, lo que da a la información un carácter algo más subjetivo. La entrevista: en este género se reproduce textualmente una conversación del reportero con un personaje destacado. Sus modalidades más frecuentes son: la entrevista pura. En esta se reproducen textualmente las preguntas y respuestas sin más comentarios. La entrevista-reportaje: en esta se presenta al personaje, su ambiente, su comportamiento, se añaden datos biográficos y las preguntas y respuestas se elaboran literariamente con las observaciones y puntualizaciones del entrevistador. 

B. GÉNEROS DE OPINIÓN: constituyen las reflexiones de columnistas, editorialistas y colaboradores sobre hechos de actualidad. Sus características lingüísticas se acercan a las del discurso humanístico o ensayo. Pueden darse los siguientes rasgos generales: la presencia del emisor en el texto utilizando la primera persona. Utilización de recursos expresivos que embellecen el estilo. Aportación de anécdotas, ejemplos y citas. Presencia de la argumentación. 

Podemos destacar los siguientes géneros: B1. El editorial: que se publica a diario en un lugar fijo sin firma y expone el punto de vista del periódico sobre temas de gran actualidad. En lo mayoría de los casos los escribe el propio director. El artículo de opinión o la columna, siempre firmados. Se trata de reflexiones críticas sobre temas de actualidad que el articulista enjuicia y valora con subjetividad sin perder de vista la voluntad de estilo.
TEMA 10. CARACTERÍSTICAS DEL TEXTO JURÍDICOADMINISTRATIVO I. 



INTRODUCCIÓN: toda sociedad necesita de unos principios y de unas leyes que determinen las relaciones de los individuos que la integran y garanticen su convivencia. Este conjunto de leyes constituye lo que conocemos como Derecho y el lenguaje empleado es el jurídico. A la vez, las relaciones entre la Administración y los ciudadanos se establecen por medio de unos sistemas de comunicación muy convencionales en los que se emplea el llamado lenguaje administrativo. 

II. CARACTERÍSTICAS: arcaísmo y conservadurismo del léxico, manifestado en el uso de términos de procedencia griega y latina: otorgar, apremiar, etc. Fórmulas fraseológicas en la sintaxis: "Yo, el notario, doy fe; ante mí, Pedro López, comparecen… .Tratamientos protocolarios, por ejemplo: Ilmo, Excma. Uso de los verbos en presente de indicativo: Exponen, solicitan. Empleo frecuente del gerundio: Considerando, resultando. 

Los textos administrativos y jurídicos han de caracterizarse por la precisión y la claridad, puesto que su fin es regular las relaciones entre los ciudadanos, pero, sin embargo, su lenguaje tiene, frecuentemente, un carácter arcaizante, críptico y ambiguo, difícil de entender, en suma, para los ciudadanos normales. Presentan una prosa de carácter monótona y lenta. Sus párrafos suelen ser extensos y con una estructura sintáctica de gran complejidad. Son constantes las citas y referencias a otras leyes o casos. 

III. TIPOLOGÍA DE LOS TEXTOS JURÍDICO-ADMINISTRATIVOS A. DE LOS TEXTOS ADMINISTRATIVOS. Nombramos aquí solo algunos de los textos administrativos más comunes: 1. Certificados: mediante este documento, una autoridad confirma y asegura la validez de un determinado asunto. 2. Instancias: son documentos en los que se formula una petición a un organismo de la Administración. Constan de introducción (datos del solicitante), cuerpo (expone y solicita) y cierre (lugar, fecha, firma y autoridad a quien se le envía). 3. Contratos: en estos se refleja un acuerdo, generalmente de compraventa, entre dos o más partes. Los pormenores concernientes a los derechos y obligaciones de las partes suelen especificarse en cláusulas. 4. Autorizaciones: una persona autoriza a otra a realizar una gestión en su nombre. Deben aparecer en el documento los datos de los dos. 

PRESENTACIÓN DE LOS TEXTOS JURÍDICOS: la mayoría de los textos jurídicos, para facilitar el uso y asegurar su eficacia, presentan una disposición particular: a. Introducción (con los datos del ciudadano, el procurador que lo representa y persona a quien se dirige el escrito; b. Exposición clara y ordenada de los hechos motivo del escrito; c. Fundamentos jurídicos o leyes en las que se basa el escrito; d. Petición final. 

Vamos a citar algunos de los textos jurídicos más comunes: 1. Ley: Las cortes promulgan las leyes, sancionadas por el Rey y publicadas en el BOE. Afectan a todos los ciudadanos. 2. Decreto-Ley: Son resoluciones del Consejo de Ministros. Son vigentes hasta que aparece la Ley. Son también de obligado cumplimiento. 3. Orden ministerial: Preceptos de los ministros en forma de comunicación. Sólo afectan a determinados grupos o instituciones. 4. Demanda: Se dirige a la Administración. Suele derivarse del incumplimiento de un contrato. 5. La sentencia: Escrito de los jueces con el fallo de un juicio. Presenta unas partes fijas con la presentación de los imputados, el relato de los hechos, considerandos y resultandos, además del fallo mismo. 6. EL recurso: Es un recurso que se interpone contra determinada sentencia y que expone la disconformidad sobre su contenido. Entre los textos legales destaca la Constitución, ley fundamental que regula la organización del Estado y que constituye el marco general dentro del que deben redactarse las restantes leyes. 

IV. ALGUNAS CONCLUSIONES (tomado del artículo de Espéculo de Elena de Miguel, “El lenguaje jurídicoadministrativo) Bajo la etiqueta de texto jurídico-administrativo caben clases muy diferentes de texto, por su extensión, estructura, por la dirección de la relación Administración/administrado, etc. Pero, en general, el resultado suele ser un texto complejo y opaco, de difícil comprensión, que produce sensación de inseguridad en el usuario no especializado. Si se examina desde la perspectiva tradicional, este tipo de texto constituye un fracaso comunicativo, puesto que busca precisión, claridad, solemnidad y objetividad, y lo que consigue muchas veces es ambigüedad e imprecisión, oscuridad, redundancia, monotonía, prolijidad y máxima subjetividad. El texto resulta a veces más complejo, impreciso y opaco cuando se trata de regular o legislar el derecho del administrado y parece volverse más explícito y prolijo en los detalles cuando busca la protección del administrador – aunque también con resultados complejos y confusos–. Tanto si esta impresión se corresponde con una intención consciente por parte del redactor del texto jurídico-administrativo como si no, lo cierto es que el lector sufre restricciones en su comunicación, se siente muchas veces indefenso y, al menos, ve complicada su actuación. Parece, pues, evidente que existe un elemento de control del discurso ejercido a través de recursos lingüísticos cuyo objetivo (o cuyo resultado no pretendido) es mantener al ciudadano al margen del discurso. Parece también evidente que convendría desactivar ese instrumento de control o al menos dominarlo en igualdad de condiciones. El lingüista, investigador y docente, tiene la obligación de luchar porque el texto jurídico-administrativo se simplifique y actualice, es decir, se acerque al uso común. Mientras eso ocurre, debe intentar proporcionar a los ciudadanos (a los estudiantes en particular) los instrumentos necesarios para convertirse en interlocutores capaces de enfrentarse a ese tipo de texto en condiciones de igualdad.

domingo, 11 de noviembre de 2018

TEMA 9. CARACTERÍSTICAS DEL TEXTO CIENTÍFICO-TÉCNICO 


A.INTRODUCCIÓN: 

Es común englobar ambos tipos en textos y referirse a ellos como texto científico-técnico aunque pueden establecerse algunas diferencias. Los textos científicos son aquellos que pertenecen a las ciencias experimentales puras, las cuales estudian los principios y leyes universales de la naturaleza. Por otro lado, los textos técnicos se refieren a las ciencias en sus vertientes tecnológicas e industrial. Estas ciencias tecnológicas son las que estudian las posibles aplicaciones y derivaciones prácticas de las ciencias experimentales. Tienen como objetivo informar sobre la actividad y los avances de la ciencia. 


B.CARACTERIZACIÓN: 

Las cualidades de los textos científicos son: claridad. Esta se consigue a través de oraciones bien construidas, ordenadas y sin sobreentendidos. En general los textos científicos mantienen una sencillez sintáctica. Precisión: se deben evitar la terminología ambigua y la subjetividad, y en su lugar emplear términos unívocos o monosémicos (términos con un solo significante y significado). Verificabilidad, que implica que se debe poder comprobar en todo momento y lugar la veracidad de los enunciados del texto. Esto puede comprobarse tanto mediante leyes científicas como mediante hipótesis. Universalidad: la posibilidad de que los hechos tratados puedan ser comprendidos en cualquier parte del mundo por cualquier miembro del grupo al que va dirigido. Para ello se recurre a una terminología específica que se puede traducir con mucha facilidad de una lengua a otra. Objetividad: se les da primacía a los hechos y datos sobre las opiniones y valoraciones subjetivas del autor. 

Utilización de códigos no lingüísticos: fórmulas, símbolos o recursos gráficos (cuadros, dibujos, fotografías, diagramas, esquemas…) suelen alternarse con el lenguaje verbal normal. Por otra parte, las formas de discurso empleadas suelen ser la exposición y la argumentación. Presencia de préstamos de otras lenguas y neologismos: el lenguaje científico es muy permeable a la incorporación de vocablos de oras lenguas, especialmente de aquellas más universales en su tiempo o en las que la ciencia se desarrolla más. 


C. CARACTERÍSTICAS LINGÜÍSTICAS: desde el punto de vista morfológico, podemos señalar las siguientes: uso de la tercera persona, del indicativo y del presente atemporal. Presencia de perífrasis verbales de obligación (tener que más infinitivo. Y deber más infinitivo). Uso de la primera persona del plural como plural de modestia. Desde el punto de vista sintáctico: predominio de oraciones enunciativas y también de interrogativas con un afán didáctico. Uso de estructuras adjetivas. Uso de aposiciones con valor explicativo. Uso de pasivas e impersonales desde el punto de vista léxico: inclusión de tecnicismos, creados mediante diversos procedimientos de creación de palabras (préstamos, composición, derivación, parasíntesis, acrónimos, siglas). En la actualidad la mayoría de los préstamos vienen del inglés. Presencia de hipónimos e hiperónimos. 


D. TIPOS DE TEXTOS CIENTÍFICOS: Los tipos de textos científicos están determinados por la materia que tratan (Física, Química, Geología, etc.) o por la especialización del receptor (artículos, tesis, monografías, reseñas, manuales, entrevistas).
TEMA 8. CARACTERÍSTICAS DEL TEXTO LITERARIO 


La lengua literaria consiste en un empleo especial del lenguaje que se desvía de la lengua estándar para crear belleza, sorpresa y para captar y fijar la atención del receptor no solo en qué se cuenta sino también en cómo se cuenta. Lo consigue mediante el argumento, la estructura, la musicalidad y los recursos literarios, entre otros. Al concepto de lengua literaria por oposición a la lengua común llegaron por primera vez los formalistas rusos a comienzos del siglo XX. En este tema desarrollaremos tres cuestiones relacionadas. Por un lado, concretaremos las características del lenguaje literario (A); por otro, estudiaremos brevemente cómo se produce la comunicación literaria atendiendo a los factores de la comunicación (B); por último, añadiremos algunas consideraciones sobre formas, géneros y recursos de la lengua literaria (C). 


A. RASGOS QUE CARACTERIZAN A LA LENGUA LITERARIA 

La ficcionalidad: el lenguaje literario crea géneros de ficción en contraste con la historia o los géneros periodísticos. La ficción es la creación de mundos virtuales basados en la realidad, pero no reales. No son verdaderos ni falsos, son ficcionales. Desautomatización y desvío: frente al uso automatizado del lenguaje normal, el lenguaje literario se caracteriza por su variación, novedad y desvío del uso habitual del lenguaje para producir sorpresa y extrañeza. -

La función poética: todas las funciones del lenguaje pueden aparecer en un texto literario, pero siempre predominará la función poética, basada en el cultivo de la forma cuya finalidad es producir placer estético

Plurisignificación y connotación: la mayoría de los mensajes (científicos, jurídicos, conversacionales) son denotativos. En el lenguaje literario, en cambio, el autor fuerza el código para que las palabras tengan significados asociados, connotaciones, referencias veladas, sugerencias, segundas lecturas, etc. que enriquecen semánticamente el texto. 

Perdurabilidad: los textos literarios se crean desde el principio con una intención de ser perdurables en el tiempo. 

Inmutabilidad: un mensaje puede ser expresado de muchas maneras. El texto literario, al ser producto de una selección minuciosa e intencionada, tanto en el contenido como en la forma, perderá su esencia si algo en él se altera. De ahí que sean tan complicadas las traducciones, pues el contenido puede traducirse con más o menos éxito, pero la forma (que también significa) es muy difícil de verter a otro idioma. 


B. FACTORES DE LA COMUNICACIÓN LITERARIA 

Siguiendo el esquema comunicativo propuesto por Roman Jackobson, analizaremos cómo se comportan los factores de la comunicación en la comunicación literaria. El emisor es, ante todo, un creador. El receptor es, por lo general, desconocido para el autor; su grado de conocimiento de las técnicas y de los géneros facilitarán la descodificación del mensaje. El mensaje llama la atención sobre sí mismo. El contexto o situación comunicativa es unidireccional, de emisor a receptor sin posibilidad de intercambio de mensajes, aunque esto está cambiando en algunos productos literarios de Internet. En cuanto al código, la literatura utiliza una serie de subcódigos (rimas, estrofas, géneros, etc.) que cohesionan el mensaje formalmente. El canal más habitual es el escrito, aunque la transmisión original se hizo oralmente. 


C. FORMAS, GÉNEROS. RECURSOS DE LA LENGUA LITERARIA C1. 

FORMAS: Prosa y verso. El texto literario se presenta bajo dos formas esenciales: prosa y verso. El verso es una unidad limitada en el número de sílabas con posibilidad de presentar rima (asonante o consonante) o con una distribución intencionada en los acentos. Prosa y verso no se asocian a ningún género determinado. Narrativa, lírica y teatro pueden disponerse en cualquiera de las dos formas. 


C2. GÉNEROS: los textos literarios se agrupan en géneros estos se dividen en subgéneros. Desde Aristóteles, que los distinguió en su Poética (épica o narrativa, lírica y dramática), han evolucionado tanto que lo único que puede constatarse es que ya no hay géneros puros, sobre todo a partir del Romanticismo. De todos modos, aún resulta operativa para muchos aspectos esa división. Los géneros narrativos admiten diversas formas (prosa, verso); algunos de sus extensiones o subgéneros son la novela, el cuento, la épica, los romances, las leyendas. Su denominador común es su finalidad: narrar, es decir, exponer unos acontecimientos de ficción que se suceden en el tiempo. El género lírico se caracteriza por el predominio de la función expresiva. Se asocia al yo, a la subjetividad. No es necesario que hable de uno mismo, pero sí hablar del mundo desde sí mismo. Algunos de sus subgéneros son la canción, la égloga, la elegía. El género dramático tiene dos formas de recepción: la lectura y la representación. Representa hechos a través de los diálogos directos de unos personajes. La clasificación de los subgéneros dramáticos suele ser la siguiente: tragedia, comedia y drama. 
  


C3. RECURSOS LITERARIOS: la lengua literaria exige una expresión más elaborada para producir sorpresa y extrañeza en el receptor. Todo ello se consigue a menudo acudiendo a los recursos estilísticos, los cuales no son exclusivos de la literatura, aunque suelen ofrecer mayor variación y original en este contexto. Los recursos literarios suelen agruparse dependiendo de si afectan al plano fónico, sintáctico o semántico del lenguaje. Dentro de los fónicos destacamos la aliteración (repetición intencionada de los mismos fonemas) y la paranomasia (repetición de palabras semejantes). El paralelismo (repetición de idénticas estructuras sintácticas), la anáfora (repetición de sintagmas al comienzo de cada verso) y el hipérbaton (ruptura del orden sintáctico lógico) son recursos sintácticos. Dentro de los semánticos encontramos la hipérbole (exageraciones), la ironía (expresar lo contrario de lo que se quiere), la personificación (atribuir cualidades humanas a otros seres u objetos) y quizá los dos más importantes, que son la metáfora (identificar un término real con uno imaginario, semejantes) y la metonimia (identificar un elemento con otro con el que guarda una relación de contigüidad, es decir, la parte por el todo, la causa por el efecto, etcétera).

miércoles, 31 de octubre de 2018

"He poblado tu vientre de amor y sementera"



He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
de cierva concebida.

Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te me rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.

Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.

Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.

Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.

Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.

Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano,
y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.

Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.

Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.

‘Ayer te besé en los labios’, de Pedro Salinas


Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más.
El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada
ya, para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.
Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no
-¿adónde se me ha escapado?-.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.


  • Muchos lectores nos han pedido con insistencia poemas de Pedro Salinas (1891 – 1951). Ayer te besé en los labios pertenece a La voz a ti debida (1933), obra que junto a Razón de amor y Largo lamento, constituye una trilogía poética dedicada a Katherine R. Whitmore, el gran amor de su vida.
  • Fue allá por 1932 cuando se conocieron. Ella, hispanista estadounidense, viajó a España y asistió a unas clases de Salinas en la Residencia de Estudiantes. Se enamoraron. La relación se mantuvo hasta 1934-1935, cuando la esposa del poeta, Margarita Bonmatí,descubre el idilio e intenta suicidarse.
  • Pedro y Margarita continuaron casados hasta el final, pero al menos hasta 1947 él siguió escribiendo cartas a Katherine.
  • Sus poemas de amor han sido calificados como “los más bellos del siglo XX”. Aunque al leerlos todas nos sentimos Katherine de alguna manera, yo no puedo evitar que una parte de mi pensamiento sea siempre para Margarita.
  • Seleccionado y comentado por Virginia P. Alonso

domingo, 28 de octubre de 2018

"Izquierda: vacuidad, laicismo, perroflautismo..."




Lo siguiente que se afirma en un reciente artículo publicado en Rambla Libre ("La izquierda, principal enemiga de la civilización", 28 de octubre, 2018) es precisamente lo que es la izquierda, o en lo que se ha convertido. Veamos: 

La izquierda bracea y denuncia el ascenso creciente e imparable de lo que denomina la extremaderecha en toda Europa. Ese ascenso corre en paralelo con el hundimiento de la socialdemocracia, en proceso de extinción en Alemania y extinguida en Italia.
La opinión pública de las naciones europeas es cada vez más consciente de que la izquierda es enemiga de la civilización, que bajo su retórica vacua lo que se esconde es un proceso de demolición de nuestras sociedad y un proceso de sustitución demográfico, que es preciso parar para lograr la supervivencia de los autóctonos y de la civilización de la libertad. Para ello, la izquierda debe desaparecer.
La izquierda no es más que una colección de tópicos y un manojo de mentiras para que unos pocos se enriquezcan, como vemos en el caso de Podemos con Pablo Iglesias y Pablo Echenique, dos auténticas lacras políticas. Pedro Sánchez ha vendido a España al separatismo y también al globalismo. Es un claro enemigo de la libertad y de la civilización.
Los líderes de la izquierda viven tras muros, en urbanizaciones privadas, con escolta pagada por el contribuyente, adonde no llegan los problemas que ellos generan. Pablo Iglesias ha pedido y obtenido escolta para él y para su mansión durante las veinticuatro horas del día. Pedro Sánchez es partidario de abrir las fronteras pero vive detrás de los muros bien guardados de La Moncloa. Es todo un ejercicio de hipocresía.Resultado de imagen de perroflautas

La misma historia de siempre, sí. Entonces (así las cosas), consideremos el destino del voto católico: votar por PSOE, Izquierda Unida, Equo, Podemos (y resto de marcas izquierdistas y del naufragio comunista) es votar aborto sí, eutanasia sí, homosexualismo y movidas LGTBIQ sí, laicismo sí, feminismo radical o de la tercera ola sí, globalismo sí, ideología de género sí... Y es asimismo votar paro, precariedad laboral, subida de impuestos, desigualdad social, corrupción politiquera... De manera que así las cosas, ¿qué sentido, razón de ser, utilidad, prudencia o coherencia moral tiene que un católico vote por cualquiera de estas formaciones políticas antedichas?


O dicho con otras palabras: si votar por partidos de izquierda ni siquiera significa garantizar notables cotas de justicia social, solidaridad y reparto de la tarta de la riqueza -más bien, ya sabemos, suele significar justo lo contrario-, y considerando que en lo estrictamente moral y axiológico la izquierda representa la conculcación de los valores antropológicos y teológicos propios del Reinado Social de Cristo, ¿por qué y para qué dejarse convencer por las promesas, cantos de sirena y planes de revolución social urdidos por podemitas, sociatas y demás familia?Resultado de imagen de perroflautas


Con todo, pese a palmarias evidencias como las anteriores presentes y perfectamente rastreables en los cuatro  párrafos reproducidos, sigue habiendo izquierdistas, yo diría sin pestañear que muy sectarios y guerracivilistas, que siguen hablando de Francisco Franco como "dictador criminal y asesino, genocida y represor que perpetró un golpe de Estado contra las libertades democráticas de la Segunda República y el Frente Popular y bla bla bla..." 

Recuerdo que en uno de mis primeros relatos (como tantos otros míos, el citado duerme el sueño de los justos, a la espera de tiempos más oportunos y propicios para la labor de poda, pulido y corrección), rememoro un tiempo nebuloso y mítico de mi infancia en que la figura de Franco era para los niños como la de un semidiós: a Franco lo percibíamos desde nuestro imaginario de niños y en la recta final de su régimen autoritario o dictadura (a la muerte del aclamado como el Generalísimo iba a cumplir yo 9 años), como el dueño de las vidas de todos y el propietario de todas las cosas.


Sí: percibíamos que el solo nombrarlo era motivo de miedo, y a mí ya a esa edad me parecía que Franco y comunismo eran conceptos completamente antagónicos y hasta es posible que llegara a mis oídos infantes y escolares la noticia de que algún maestro algo "comunista" andaba por el colegio. Luego, con el correr de los años, lustros y décadas, tras militancias de índole izquierdista, tras algunas lecturas y otras tantas experiencias vitales, y desde luego desde la toma de conciencia de mi identidad católica, he alcanzado una comprensión bien distinta de la figura de Francisco Franco Bahamonde.


Pero a lo que íbamos o en lo que estábamos: hoy día me parece que es del todo inútil pretender un diálogo con una mayoría de izquierdistas, tampoco afirmo que sean todos, toda vez que la verdad les importa un bledo; lo que sí parece importarles es el servilismo a la propaganda comunista, amparada siempre por la demagogia (Lenin dixit: "Los conceptos de verdad o mentira dependen de cuánto los citados convengan a los intereses del Partido, de la Revolución"). Lo que les importa es simular pasión por la justicia social, la solidaridad y el amor a los pobres, al tiempo que con la más descarada de las desvergüenzas van engordando sus cuentas corrientes y, con el correr del tiempo, más pronto que tarde, acaban mudándose a vivir a zonas residenciales propias de las clases más pudientes de la sociedad, de las clases "burguesas" a las que se supone que odian (el marxista odio de clases).

La izquierda de inspiración marxista es especialista en crear sociedades que más pronto que tarde acaban empantanadas en la miseria, la precariedad laboral, la falta de oportunidades de progreso e iniciativa personal, la falta de libertades, la opresión, la represión, el crimen... Pero les da igual, toda vez que siempre parecen dispuestos a echar mano del consabido chivo expiatorio: "Franco, la derecha, el fascismo, responsables de todos los males de la sociedad actual... y de la venidera en España, Europa, todo Occidente...".

A decir verdad, si estos farsantes no vivieran a menudo a cuerpo de rey del erario público en las instituciones, a uno deberían importarle muy poco o nada los nombres de Pedro Sánchez, Pablo Echenique, Juan Carlos Monedero, Ada Colau, Manuela Carmena, Gerardo Pisarello o la mismísima monja cojonera argentina Lucía Caram, que es el perejil de todas las salsas progres... Pero es que están ahí, destrozando todo lo que tocan, esto es, pauperizando al país en tanto ellos se enriquecen. Y esto, desde luego, no y no y mil veces no.


No y mil veces no. Dicho con fuerza reproduciendo una vez más dos párrafos de un muy brillante artículo de Enrique de Diego, uno más y ya ni se sabe el número de tantos o de cuántos van salidos de la mente y de las luengas barbas de este controvertido periodista español que se permite llamar en sus escritos chulo puta al presidente Pedro Sánchez, quien si es chulo puta para el impulsor de Rambla Libre para mí es una plaga bíblica, un cáncer de Estado, un marrullero sin escrúpulos, un dinamitador de España, un oportunista que por seguir en el poder -adonde nunca debió llegar- es capaz de hacer las trampas, demagogias y pactos ruines que falta hagan. Son estos:


Con la mierda de historia que tiene ese partido de asesinos y psicópatas que es el PSOE, empezando por el terrorista de Pablo Iglesias que proclamó en sede parlamentaria su intención de atentar contra Antonio Maura, lo mejor es que, mentiroso compulsivo, tuvieras tu bocaza bien cerrada. Con esa fatuidad inconsistente que te caracteriza te has hecho la siguiente pregunta retórica: “¿cómo se puede permitir a la familia Franco sentirse orgullosa de esa herencia?”. Mira, mentecato, la familia Franco puede sentirse orgullosísima de su abuelo. Francisco Franco no es letra menuda, ni una nota a pie de página de la historia, sino una de las figuras españoles y mundiales más decisivas y egregias del siglo XX, y eso no lo puede evitar vuestra infinita mediocridad chequista. El historiador Paul Johnson, autor de “Tiempos modernos”, la mejor obra sobre el siglo XX, dice de Franco que “debe considerárselo una de las figuras públicas más eficaces del siglo”, lo describe dotado “de una gran inteligencia y formidables reservas de coraje y voluntad”. Y enfatiza que “los nacionalistas triunfaron principalmente gracias a la capacidad y el criterio de Franco”. Y eso es lo que lo que os jode, que ganó la guerra, el único que venció al comunismo, y os jode porque querías asesinar a media España, en vuestra pulsión de psicópatas ideológicos, para luego asesinaros entre vosotros, aunque ya comenzasteis en la primavera de 1937 aniquilando a los del POUM y despellejando a Andreu Nin, curiosamente en el Palacio del Pardo, por el archiasesino Alexander Orlov. 

En cuanto al franquismo, bien orgullosa puede estar la familia Franco. Y orgullosos y agradecidos están la mayoría de los españoles. En la encuesta de Sigma Dos para El Mundo, de junio, el 54,3% de los españoles consideran que no es el momento de exhumar el cadáver de Franco, entre ellos el 41,4% de los votantes socialistas. El impresionante balance de los datos concluyentes de la gestión de los gobiernos de Franco –cualquiera de sus ministros parecía un estadista al lado tuyo, Ábalos, y del chulo puta de tu jefe- la ha hecho con la magistral frialdad de los datos Roberto Centeno, artículo que está en Rambla Libre y al que remito a los lectores, que fue primero publicado en El Confidencial, para ser luego retirado y borrado y vetado su autor, porque en eso de perseguir al discrepante este sistema no tiene que recibir lecciones de nadie. Reseño algunos datos: la media de crecimiento del PIB fue del 6,6% entre 1950 y 1975, la clase media española representaba el 56% en 1975 y ahora ha caído al 43%, la clase baja había menguado hasta el 39% y ahora habéis conseguido hacerla crecer hasta el 54%; la renta per cápita del español estaba en el 83% de la europea y ahora en el 71%. No había paro (3%), no había deuda pública, no había impuestos directos (ni IVA, ni IBI, ni matriculación, ni donaciones y sucesiones, ni IRPF, ni Sociedades, ni cuernos en vinagre). Y como dice Roberto Centeno:  “Creación de la Sanidad Pública Universal ( todos los grandes hospitales públicos estaban construidos en 1.975, y Franco murió en uno de ellos). Creación de la Pensión de Jubilación, y también de la de Viudedad. Establecimiento de la edad obligatoria de Jubilación. Establecimiento del salario mínimo interprofesional. Creación del Auxilio Social, sembrando España de comedores gratuitos para los más necesitados. Creación de Escuelas de Formación Profesional. para el comienzo de la vida laboral, etc. Construcción de todos los pantanos posibles de España, etc.” Bebemos y regamos de los pantanos de Franco, porque si fuera por las desaladoras de Zapatero y los socialistas seríamos ya un desierto, especialmente la Comunidad Valenciana.         ("Carta abierta a José Luis Ábalos: Los Franco pueden estar muy orgullosos y tú debes pedir perdón": 2/11/2018).


Solo que en estos tiempos de gran apostasía, tiempos apocalípticos, el miedo, la contumaz costumbre, la lobotomización y la imbecilización generalizada de los espíritus (conozco perroflautas metidas hasta los tuétanos en el movimiento animalista que, desde el ateísmo, descreen del destino eterno de las almas de sus seres queridos humanos y a la vez sufren traumas, lutos y duelos por sus mascotas muertas, a las que por supuestísimo invocan como fallecidas), no es descartable en modo alguno que puedan frenar nuestro sueño común identitario.


1  de noviembre, 2018. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.