jueves, 27 de junio de 2019


"Cuanto más PSOE, menos Reinado Social de Cristo"





Leo en un recorte de prensa y asimismo me lo confirma un whatsap amigo: un grupo de animalistas en una provincia española -que no revelaré, lo mismo da- asalta una granja y libera a 40 gallinas, de las miles que debía haber presas en el animalesco recinto (las cursivas son nuestras).


En el mundo actualmente hay cientos de millones de personas que mueren de hambre; docenas de millones de niños y niñas son explotados laboralmente (esclavitud infantil); millones de mujeres son obligadas a ejercer la prostitución; minorías cristianas son perseguidas y exterminadas en Oriente Medio, Asia y África, y a menudo son obligadas a abandonar sus países de origen; millones de abortos se producen al año a escala planetaria; la apostasía sigue desinflando la conciencia moral de todo Occidente; la corrupción politiquera y la traición generalizada de la casta política campan a sus anchas; alrededor de cuatro millones de parados tenemos aún en España; el feminismo supremacista sigue causando estragos allí donde se aplica, donde se implementa; en Holanda, miles de enfermos de toda edad y condición conviven con el temor a que se les pueda aplicar contra su voluntad la eutanasia; en España (invierno demográfico ya a tope), ya mueren entre la población nativa o de origen español más personas al año que las que nacen; en Argentina y por supuesto que también en España, un devorador feminismo supremacista lo invade todo, hasta el paroxismo misándrico (desprecio y odio al hombre); la Iglesia transita por la peor crisis de fe padecida en su bimilenaria historia, la cual produce una inflación de burócratas y una carestía de militantes o evangelizadores; el planeta sufre dolores de parto y amenaza ruina ecológica... Pero a los animalistas parece ser que lo que les quita el sueño es la esclavitud de las gallinas y el exceso de horas de trabajo de los dromedarios en las dunas de Maspalomas en Gran Canaria, a pleno sol semidesértico los animalitos  trabajando a destajo.


De risa si no produjera consternación, consternación y asombro. Y mucha y honda pena, como desconsolada: si el sueño de la razón produjera monstruos, el espantoso vacío de Dios actual produce extravagancias deshumanizantes, nihilistas, absurdas, ateoides y relativistas como la del animalismo, que vienen a ser un insulto a la verdad.


Y aún peor si cabe, o aún hay más, viniendo ahora al asunto central de este apunte reflexivo: los cuatro años de gobierno de Falconetti (también llamado Pedro Sánchez) que nos esperan a los españoles y aun a los amigos de nuestra patria (entre los cuales hay muchos hispanoamericanos, hijos y hermanos de la Madre Patria, con quienes compartimos religión, lengua, la misma cosmovisión existencial, lazos de sangre y culturales...), van a ser lo que de Pedro Sánchez y del PSOE afirma el gran Eduardo García Serano (autor de ideología falangista, que él no oculta, e hijo del también falangista y celebrado novelista y periodista Rafael García Serrano) en un artículo de su autoría, ejemplarmente breve, que me permito reproducir, publicado en el digital El Correo de Madrid ("El PSOE lo fundó Judas": 23/06/2019). Es el que sigue: 


De entre todos los partidos políticos con los que Dios ha castigado a España desde el siglo XIX es el PSOE, sin menoscabo de la vileza inherente a todos los demás, el que tiene un currículum que “abrasa con acercarse sólo a mirarlo”. Que nadie entienda que esto que digo es un elogio inverso, tangencial o de carambola hacia los partidos de derechas. No. La derecha española, desde Cánovas a Pablo Casado, da asco. Y risa. Pero el PSOE, además de asco, da miedo.

A lo largo de su más que centenaria historia el PSOE ha fabricado tanta basura en España, que su función política, social y sindical es absolutamente escatológica. El PSOE se ha situado siempre, con poder o sin él, en la vanguardia de la traición a España, y en su permanente carnaval ideológico, en el que hay más máscaras y embozos que en una fiesta de disfraces, el PSOE ha encontrado siempre un apoyo popular que rubrica el análisis forense que evidencia que la principal víctima de las urnas en España es, paradójicamente, España. Si el PSOE es el referente electoral de los españoles, abandonad toda esperanza.


Más de cien años de basura socialista sobre los felpudos de España no son una anécdota, ni siquiera una epidemia; son una forma de ser que ha moldeado la naturaleza de la mayoría del pueblo español, al que no le importa un higa que el PSOE traicione a España mientras a él le dé propaganda y la “paguita” mensual por no hacer nada, salvo respirar y votar. Votar al PSOE, claro, aunque el PSOE “negocie” con terroristas, los haga diputados y se apoye en sus excrecencias parlamentarias para seguir en el poder entregando Navarra a las fauces filoetarras de Euskalherría y pactando con sordina el indulto de la piara de traidores que intentaron mutilar a España amputándole Cataluña. El PSOE, que volvió a ganar las elecciones después de los nueve meses de infierno y mierda que nos dio Pedro Sánchez, no lo fundó Pablo Iglesias, el tipógrafo, lo fundó Judas. Que es a quien los españoles apoyan mayoritariamente en las urnas.




De manera que aunque lo que dices en tus tres certeros párrafos no es moco de pavo, si me permites, eximio Eduardo García Serrano, añadiría -y añado- que cuatro años más del PSOE gubernamental en España, con todos sus satélites y correas de transmisión repartidos por toda la geografía española (El PSOE gobernará en Canarias con el apoyo de los de Nueva Canarias, Podemos y Alternativa Socialista Gomera, en todo caso partidos también enemigos de Cristo, de su Iglesia y de lo identitario patriota, pues correas que son de transmisión de las imposiciones sorosianas del Nuevo Orden Mundial), van a ser como una maldición bíblica, una de las siete plagas de Egipto: la economía se colapsará (aumento del paro); el feminismo supremacista seguirá impunemente haciendo de las suyas y seguirá siendo subvencionado y archisubvencionado; el relativismo y el narcismo desantropologizador seguirán alcanzando cotas de libro Guinnes de los récords; nos seguirá asombrando y desangelando la bajada de pantalones a las exigencias del masónico Nuevo Orden Mundial apuntalado por George Soros con todas sus políticas de globalismo o multiculturalismo (Plan Kalergui, Club Bielderberg: los amos financieros del mundo..); seguirá vigente y perfectamente legalizado el crimen del aborto; España seguirá desconociéndose a sí misma por apóstata y por atea; la Ley de Memoria Histórica seguirá tergiversando la moderna historia de España: Segunda República, Guerra Civil, franquismo y postfranquismo, principalmente; la descristianización-paganización de la sociedad seguirá su curso como imparable...


Sí: PSOE para rato vamos a tener, en esta hora aciaga para España. Organización la fundada por el hipersectario y malvado Pablo Iglesias que ni es ya partido sino una banda de oportunistas y vividores de la política, socialista no lo es ni por el forro, obrero mucho menos (o sea, nada), y español no digamos, ahora que pacta con los separatistas y los bolivarianos podemitas, unos y otros enemigos de la unidad de España.


25 de junio, 2019. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social


sábado, 27 de abril de 2019

"Por amor a la verdad, a propósito de dos artículos: el uno rebosante de patriotismo identitario; el dos, mentiroso, hipersecularizante, maquiavélico, falaz"




Publicada en su Rambla Libre anteayer jueves 25 del corriente abril de 2019, uno ya no sabe el número exacto de las que ha debido escribir cartas abiertas (esta titulada "Carta al chulo puta Pedro Sánchez: Eres un fantoche y un ilusionista") el insobornable Enrique de Diego al actual presidente del Gobierno, el ínclito Pedro Sánchez, a quien el veterano periodista segoviano siempre se refiere como chulo puta. Es esta:

Tras los dos penosos debates que han mostrado el atosigante nivel de decadencia de nuestra clase política dirigente (hasta gana Albert Rivera, que es un charlatán de feria), he quedado aterrado, Pedro Sánchez, por tu penoso nivel. Eres un fantoche. Es una vergüenza que hayas llegado a ser presidente del Gobierno de España. Así está España. Votarte es una indignidad. Es mejor votar a cualquiera antes que a ti.
No tienes ni idea de nada, chulo puta. Eres un indigente mental superlativo. No eres más que una pose sin sustancia. Ese detector de verdades que te has inventado contigo ni entraría en funcionamiento, porque eres un mentiroso compulsivo. Tienes completamente perdido el sentido de la realidad. Por de pronto, España está con una deuda pública superior al 100% del PIB y tú te dedicas a repartir fondos públicos y paguicas como si en ti se hubieran encarnado y sintetizado los tres Reyes Magos. No hay dinero para sostener las pensiones, pero tú tienes la cara dura de que las vas a igualar con el IPC porque te sale de la entrepierna, porque de mollera andas muy escasito. Llegaste a decir, impresentable, que casi todos los españoles están exentos del impuesto a la muerte, del impuesto de sucesiones. No tienes empacho en mentir. Eres el mayor mentiroso desde Munchausen.
Eres de ese socialismo cara dura, que siempre lleva a la ruina a los pueblos, que para cada problema siempre está dispuesto a crear una comisión y a elaborar un plan, para que más gente de tu partido viva del momio y para empeorar todos y cada uno de los problemas. Eres un político plaga, cuya manual de resistencia se resume en mentir sin pestañear, en engañar sin rebozo, en manipular la desesperación de la gente. Contigo sube el pan, el 25% de nuevo, sube la luz, suben todos los productos, empezando por los básicos, pero tú ni te inmutas.Resultado de imagen de bruno alonso
Y encima te atreviste, en tu desfachatez, a situar a todos los varones españoles en la posición de presuntos violadores. Eres un pedazo de canalla. Hablaste de “las manadas” silenciando, manipulador de cuarta, que todas y cada una de esas manadas -una auténtica plaga- son de inmigrantes ilegales, de menas, de argelinos y marroquíes, a los que tú has dejado entrar y que deambulan por el solar patrio, como ese marroquí de 37 años que ha violado a una mujer portuguesa en Barcelona, arrancándola las orejas. No es no, pedazo de indigente mental. No es que no pueden entrar en España violadores. No es que no pueden entrar en España maltratadores ni asesinos de mujeres, porque más del 50% de los asesinatos de mujeres los protagonizan extranjeros, que han entrado ilegalmente, porque tú les has dejado. No es que el PSOE se está financiando de la industria del maltrato y generar una industria es incentivar su producto, que es el maltrato y la agresión sexual y la violación y el asesinato de mujeres, todo ello en medio de una orgía de denuncias falsas, que sólo sirven para pillar presupuesto y para dejar indefensas a las mujeres realmente maltratadas.
Si hay un peligro desatado y suelto contra las mujeres españolas, eres tú, Pedro Sánchez. Quítate esa sonrisa bobalicona de idiocia compulsiva y pon los pies en la realidad, nulidad superlativa. Estás llevando a la nación al desastre. España no aguanta, ninguna sociedad, cuatro años contigo montado en el Falcon y en el Super Puma. Lo tuyo es de vergüenza ajena. Por supuesto, que has pactado con los separatistas y que te has bajado los pantalones hasta los calcañares e incluso te has atrevido a sacar a la Guardia Civil de Tráfico de Navarra para satisfacer a tus amigachos exterroristas y tardoterroristas. Por supuesto que tú eres el presidente de Arnaldo Otegi, de Quim Torra y de Oriol Junqueras. Y lo sería de Jack el Destripador si con eso ganaras una hora de Falcon. Por supuesto que has jugado, enfangándote en la traición, a la cesión irrestricta escenificando la bilateralidad.
Dicen púdicamente tus adictos que has aguantado los dos debates. Y siendo una exhibición de mediocridad ambos, te has puesto en evidencia, como fantoche que eres; has demostrado ser un táctico, un oportunista, pero no eres ni estratega ni mucho menos un estadista. No has aguantado, te has caído. Ha sido penoso verte hilvanando una mentira tras otra, crear comisiones y prometer planes como un planificador trasnochado, como un Stalin de pacotilla, ya sólo te faltan establecer planes quinquenales, mientras España se cuartea y se asoma al abismo de una nueva recesión que se avizora tras tu consustancial ineficacia, tras tu abrumadora inutilidad.
Eres un fantoche y un ilusionista jugando con una nación atribulada.

Asumible de quilla a perilla. Con todo, una mínima observación: el compromiso con la verdad de Enrique de Diego (con los valores propios de la tradición católica hispana, así pues, identitaria y patriota)es digno de todo encomio y aplauso, si bien yo, imberbe como analista de la realidad al lado de análisis más perspicaces como el suyo mismo, no comparto al 100% todo lo que dice, ni la forma como lo dice. Y tan amigos. 


Esto es: ni entro ni salgo en las luchas que Enrique de Diego mantiene con otros compañeros de la profesión periodística tales como Federico Jiménez Losantos, Pedro Jota Ramírez, Eduardo Inda y no pocas figuras más, pues por más razón y verdad que asistan a Enrique de Diego, esas controversias no son de mi particular incumbencia. De manera que tampoco termino de compartir, ya he dicho, algunas de las maneras expresivas de nuestro periodista espetadas contra políticos, aspirantes a políticos, periodistas y aspirantes a periodistas. Mas sin embargo, los tan delicados piropos que espeta el voluminoso Enrique contra un personaje tan siniestro, fraudulento, dañino, tóxico, ruin, vividor, traidor, golpista, maquiavélico, necio y malvado como Pedro Sánchez no me molestan en modo alguno, pues considero que tan nefasto personaje -considero aquí y ahora a todos los que apoyan a tal enemigo de Dios, de la Iglesia y de la patria y...- es en efecto tan perverso, tan golfo, moralmente hablando, que se hace acreedor de todas esos calificativos. A pulso. 




Vamos, como que lo dice mejor que yo Laureano Benítez Grande-Caballero en su artículo "Atención al disco rojo:los datos definitivos del pucherazo" (Alerta Digital, 4-5-2019): 


No hacía falta ser experto en runas, ni conjurar duendes en bolas de cristal, ni examinar posos de café para vaticinar que un golpista inmoral e indecente como Sánchez iba a ejecutar otro alevoso pucherazo, en la más negra tradicion del socialismo, el de los «100 años de pucheros y golpes». En efecto, ¿qué otra cosa se podía esperar de un personaje trapisóndico, mafioso con descaro, mentiroso de libro Guinness, capaz de las mayores aberraciones con tal de seguir droneando con su Falcon?


Vayamos ahora con una parida que acaba de publicar un progreeclesial o ultraprogre dizque católico. El nota o susodicho no tiene ningún rubor en confesar su satisfacción por la reciente victoria de Pedro Sánchez (ya sabemos que fraudulenta, tramposa, ilícita, todo un pucherazo; total, algo muy en consonancia con todo lo fraudulento que es el doctor cum fraude Sánchez, y también, con esa curiosa costumbre que desde siempre tiene la izquierda de no aceptar los resultados de las urnas cuando les son desfavorables), tan Falconetti como chulo puta, pero en todo caso un tipo siniestro, enemigo del Dios Uno y Trino, enemigo de la Iglesia, enemigo de la Patria. 

Pero para nuestro ultraprogre no, que para sujetos como el autor del artículo de marras los partidos políticos por los que los católicos han de votar son todos aquellos izquierdistas que incumplen absolutamente los principios innegociales en su momento señalados por el papa Benedicto XVI (papa al que desprecia y odia y lleva siempre la contraria, por sistema o por la cara, esta gentuza malnacida y sobre todo mal encarada con la Iglesia): no al aborto, no al feminismo supremacista, sí a la libertad de enseñanza y a la posibilidad de elección de los padres la educación de sus hijos... 


Miserable, sencillamente, sin más comentarios. Estos ultraprogres o secularistas dizque católicos se pasaron los pontificados de Juan  Pablo II y de Benedicto XVI propalando insultos, descalificaciones, sapos, culebras, pestes, injurias y hasta amenazas contra la ortodoxia católica de ambos papas citados, en tanto en la actualidad aplauden las heterodoxias, blasfemias, groserías y desatinos del papa Francisco, uno de los nuestros, proclaman (siguen proclamando) ufanos. 

Sin embargo, lo que no termino de entender, hoy como ayer, es por qué los obispos no desautorizan ya de una de una vez por todas a toda esta diletante y jodelona tropa de Tamayos, Masiás, Castillos y cía, quienes no hacen otra cosa que dar la matraca, un día sí y otro también, con su magisterio paralelo, contra la doctrina de la fe de la Iglesia, siempre con la coartada de que así son más fieles al Evangelio de los pobres (argumento más simple y endeble que el mecanismo de un muñeco, y además falso de toda falsedad)con el estropicio resultante que de seguro ocasionan en la conciencia de tantos fieles.


El que sigue es el exabrupto del nota, a la sazón uno de los más conspicuos progresaurios de España:



Lo que pasó ayer noche me ha recordado estos dos únicos precedentes:
  • Las sorpresiva y rotunda noche de 28 octubre 1982: poco después de la nueva constitución y del golpe de Tejero, ganó rotundamente el PSOE de Felipe González. A España “no la iba a conocer ni la madre que la parió”, Guerra dixit.
  • La más sorpresiva aún victoria del PSOE el 14 de marzo de 2004, tras el atroz atentado del 11M, que el PP quiso atribuir a ETA. La gente le gritaba a Zapatero: “No nos falles”. Y no falló hasta que la crisis de 2008 pudo con él.
Me alegré mucho y brindé con Reymos (ni francés ni catalán; ¡excelente espumoso moscatel de Valencia!) porque la ofensiva de la derecha venía a la reconquista de España con los caballos trompianos. “Con Rivera (Cs) no” le gritaban a Pedro. “Hay que dialogar y trabajar mucho y con mucha prudencia”, repetía un Pablo, esperanzadora madurado respecto a 2015. Todo llama a la esperanza, sobre todo con unas administrativas y europeas dentro de 4 semanas. Cambia de color España y, junto con Portugal, puede ser la semilla de una nueva Europa que regrese a su misión de verdadera levadura de socialdemocracia para todo el mundo.
Ya en un comentario de ATRIO había manifestado cómo la lectura de un pequeño gran libro de Pedro Sánchez. Manual de resistencia, me había dado las claves para comprender cómo en el partido más viejo de España se había fraguado un gran líder que va mucho más allá de las anécdotas y trivializaciones con que ha sido construida su imagen en los medios. Ayer Sánchez escribió un capítulo más de su irresistible (pero benéfica) ascensión.
Me alegro de que los temas religiosos y morales hayan alejado a las iglesias de esta batalla política. Pero no se puede perder la ocasión de reafirmar la total laicidad de la democracia española. Han de ses sustituidos los Acuerdos con la Santa Sede de 2078 por otros más de acuerdo xon la Constitución del 78. Pensaba anoche que muchos obispos españoles se sentirían defraudados por los resultados. Pero que Francisco, allá arriba en el Vaticano, tan acribillado por el fuego enemigo y amigo que ha provocado por su defensa de los excluidos y empobrecidos, habrá sonreído con alivio. 
Y si no hubiera sido una intromisión a un autor que no necesita entradillas de presentación, hubiera puesto esta frase a la columna de  José Arregui hoy mismo: En el día en que el verdadero rostro del Galileo ha vuelto a vencer en España.  


Repárense en los elogios que dispensa a Falconetti el chulo puta este individuo ultraprogre que va de gran teólogo conciliar cuando no es más que un diletante politiquero neomarxistilla que no dudara en elogiar al chulo puta al tiempo que defenestra a Benedicto XVI. Obsérvese que el nota este escribe "iglesias" con minúscula para referirse lo mismo a la Iglesia católica que a cualquier secta protestante. 


Conspicuo y diletante progre neomarxistilla, dinamitador de la Iglesia desde dentro. O lo que es lo mismo: el progre este de tres al cuarto es, ni que decirlo, del grupo de los ultraprogres dizque católicos (de católicos ya no les queda nada, las ganas de seguir jodiendo a la Esposa de Cristo, con la coartada de la solidaridad con los pobres y la justicia social, bla bla bla, que es una mentira como la copa de un pino) que protestaron aireados cuando salió a la luz el documento Dominus Iesus, publicado bajo el pontificado de Juan Pablo II con Joseph Ratzinger como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. En dicho documento el Magisterio se reafirma en la doctrina eclesiológica católica tradicional, bien que pasada por el Concilio Vaticano II, esto es, volver a dejar claro que la Iglesia católica es la Iglesia en la que "subsiste" la única Iglesia fundada por Cristo. 


Obsérvese el paso o superación del preconciliar la Iglesia católica "es" la fundada por Cristo, solo que a estos diletantes y jodelones ultraprogres dizque católicos lo que les va es la marcha: si el Magisterio dice A, ellos invariablemente dicen B, porque así halagan los oídos del mundo, de lo mundano, que es a lo que sirven estos notas, solo que con inesperados resultados: el proyecto progre de atraer a la gente a los templos a base de progrestizar-mundanizar el Evangelio se ha revelado como ineficaz: las iglesias y templos más vacíos de fieles son precisamente los de inspiración y praxis progre (la sal en ellos se ha vuelto totalmente sosa), mientras que las comunidades rebosantes incluso de vocaciones, de familias jóvenes con muchos hijos, son las que precisamente estos bocazas jodelones llaman comunidades neoconservadoras o hasta "integristas", restauracionistas.


Y ya nada más, hasta aquí.



5 de mayo, 2019. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, bloguero, escritor, militante social. 

viernes, 12 de abril de 2019


En todas las familias existen conflictos, disputas de origen diverso, discrepancias... Incluso en la sagrada Familia hubo conflictos: el "embarazo" milagroso de María; la preocupación de María y José por el jovencísimo Jesús perdido en el templo; las críticas que recibía el propio Jesucristo, ya en su etapa adulta, por parte de personas de su entorno familiar y vecinal...
Así las cosas, pensemos en la Iglesia, que es comunidad de comunidades, familia de familias. Asimismo, hasta cierto punto la libertad de expresión es buena y saludable que exista en el seno de la Iglesia misma; diversos papas lo han reconocido. Es además legítimo desde una elemental atención al respeto más básico y constructivo a los derechos humanos.
Sin embargo, la justa equidad en el respeto a los derechos humanos y a la libertad de expresión en el seno de la Iglesia universal deben tener unos límites; de hecho, los tienen: los derivados de la propia doctrina eclesial vinculante.
Y henos aquí, así pues, con el nudo gordiano del asunto, a saber, numerosos católicos llamados o autollamados progresistas hace tiempo que vienen extralimitando claramente los límites de lo legítimo, de lo opinable o no opinable en lo tocante a doctrina católica.
Quien estas líneas escribe, absolutamente carente de poderes adivinatorios o mágicos, o de cualquier tipo extraordinario, desconoce por qué lo hacen así,un día sí y otro también. Así que no debo juzgar ninguna actitud, en modo alguno. Por lo demás, a veces las persistentes reivindicaciones de los grupos de la progresía llegan a mí con alguna fuerza, con alguna capacidad de atención y de reclamo; sin embargo, asimismo considero que a menudo, o sea, casi siempre, sus reivindicaciones sí que son una pasada. Es decir, no es tanto que me parezcan malo bien sino cuanto que las quieran pasar por cristianas y católicas.
Por ejemplo, en entrevista que no especifica el nombre del entrevistar o entrevistadora y publicada, cómo no, en Redes Cristianas (21 de junio, 2007), la "obispa" mulata Darlene Garnier, reverenda de un movimiento que se llama "Movimiento Cristiano LGTB" (es una agrupación de cristianos homosexuales de todo tipo, transexuales y bisexuales incluidos), luego de reconocer su condición de mujer lesbiana activa y de justificar por qué su estola lleva los colores de la insignia o bandera del arcoiris del orgullo gay, se despacha en la entrevista diciendo, contra toda la enseñanza magisterial católica, que en cuanto al celibato, "Dios nos regaló el sexo para ser disfrutado dentro de la responsabilidad". En confrontación con la fe de la Iglésica católica, "cum Petrus et sub Petrus", me gustaría conocer qué son o implican para la reverenda Darlene los conceptos de disfrutar y de responsabilidad aplicados al ejercicio gozoso y responsable de la sexualidad humana.
En cuanto a esa misma afectividad y sexualidad humana, la opisba mulata señala que en su comunidad religiosa prácticamente no existe de hecho el celibato (en verdad "ni de facto ni de iure"), y que por ende todos los miembros de eso suyo viven con total gozo y responsabilidad la sexualidad: obispos y obispas, reverndos y revcerendas, gays y lesbianas, bisexuales, transexuales, divorciados y divorciadas, parejas de novios... En realidad, puede que esto esté bien (permítaseme ahora ser abogado del Diablo por un momento), sólo que, una pregunta, ¿es eso evangélicamente justificable, verificable, aceptable, legítimo, católico y apostólico y mariano? Esta es mi duda.
"El sexo no es un pecado, es fuente de placer. Y como Dios es Amor y mi relación con Dios es de amor puesto que Dios me ama, Dios acepta mi condición de lesbiana; ergo, puedo y debo ser lesbiana con total libertad, puesto que es lo que Dios quiere de mí". Todo esto afirma Darle Garnier y por ello lo coloco entre comillas. E insisto: si las suyas son también palabras autorizadas de una sucesora de los apóstoles, puesto que no otra condición y misión deberían ser las suyas como sucesora que viene a ser de los apóstoles, ¿por qué tanta diferencia entre lo que dice ella y lo que han enseñado los papas, para la Iglesia católica y todos los hombres y mujeres interesados, durante todo el siglo XX y lo que llevamos de siglo XXI? O miente ella, sabiéndolo o sin saber, equivocándose a consciencia o no, o mienten y se equivocan los papas, todo el Magisterio eclesial en peso, pues las posturas doctrinales son irreconciliables. 
Es decir, no se trata de opinar sobre si las homilías deberían durar diez minutos o veinte, o sobre si en el momento de la consagración es mejor estar de rodillas o hacer ligeras inclinaciones de cabeza al unísono con el sacerdote oficiante(y no digo que esto no sea importante, pero no es sustantivo, entiendo), sino que como vemos, se trata de contenidos y materias muy sustantivos.
Pero volvamos con el contenido de la entrevista. Continúa la reverenda afroamericana afirmando que "si la Iglesia "tradicionalista" ha condenado la homosexualidad es porque ha traducido mal el hebreo y el arameo", se entiende que especialmente en los pasajes referidos a la condena bíblica de la homosexualidad. Y ello es, se atreve a afirmar nuestra autora, porque la Iglesia tradicionalista ha traducido mal los textos originalmente escritos en griego, hebreo, arameo, puede que hasta las traducciones al latín de la "Vulgata". Alucinante. Y nosostros, pobres fieles de la Iglesia tradicionalista, durante siglos engañados, es decir, docenas y centenas de generaciones precedentes engañadas porque la Iglesia tradicionalista ha traducido mal esos pasajes; y claro, por culpa de esas malas traducciones, también el Magisterio se acabó equivocando, y por culpa del Magisterio incluso los santos y santas, y al fin a la postre todos los fieles ligados a esa Iglesia tradicionalista. Para echarse a llorar.
Así pues, según la reverenda y obispa Darlene Garnier si la Iglesia católica no fuese sexista, si no hubiese pedófilos en la Iglesia católica por causa de la represión sexual... 
En "Diccionario Bíblico de urgencia" (Monte Carmelo, Burgos 2003) nos encontramos con que en la voz "sexualidad" se dice que "Jesucristo afirma la superioridad de la virginidad sobre la legítima vida sexual en el matrimonio (Mt 19, 10-12, 1 Cor 7, 15-26; 11, 28)y declara pecado la concupiscencia (Mt 5, 28)." Entonces, ¿quiénes tienen la razón en toda esta historia, en tal controversia de contrarios muy contrarios?
En realidad, la "predilección" de Jesucristo por el celibato está determinada por la idea del "celibato por el Reino de Dios". Esto quiere decir que en la perspectiva evangélica el celibato entendido como renuncia pesimista a la sexualidad no es por sí solo un bien; el bien es cuando esa renuncia lo es para estar más disponible para el Reino. Y de tal renuncia, por cierto, ni por asomo habla la reverenda y obispa Darlene. ¿Por qué?
Yo, que soy laico, no consagrado, me supongo que célibe transitorio, sí lo planteo, porque creo que la doctrina evangélica no estaría completa si no la planteara también en esos pasajes sin duda exigentes y radicales en el seguimiento del Señor. Puede que Dios no me haya dado a mí ese preciado don de la continencia por el Reino, pero ello no es óvice para no plantearlo.
nota de 2009

jueves, 4 de abril de 2019

"Verdad y mentira (a propósito de tres textos)"


El periodista y escritor Enrique de Diego, que se confiesa católico practicante y desde luego especialmente cautivado por todo ese ámbito de apariciones y revelaciones marianas en torno a Medjugorje, no ahorra piropos cuando se refiere a Jorge Mario Bergoglio, devenido desde marzo del 2013 en papa Francisco: "necio, canalla, enemigo de Cristo y de su Iglesia, progre de cuarta, traidor a los católicos, peón al muy globalista servicio de la agenda Soros..."


A decir verdad, Enrique de Diego es ensalzado por unos y odiado por otros, no suele dejar indiferente a nadie, porque no tiene pelos en la lengua (los suele llevar acumulados en su muy poblada barba, que por cierto más parece la de un hombre radical de izquierdas que la de un españolista de derechas) cuando toca arremeter contra las opiniones ajenas calificadas por él como erradas y aun contra las personas que las profieren,ya sean estas personas la cúpula dirigente de Vox, Federico Jiménez Losantos o el mismísimo papa Francisco.


De manera que, en efecto, reconozcamos que Enrique de Diego es asiduo a expresiones duras, que a no pocos pueden sonar a hirientes, injuriosas. Sin embargo, el veterano Enrique, curtido en mil batallas periodísticas e ideológicas, suele llevar mucha razón, más allá de la contundencia de sus expresiones, que son, insistamos una vez más, como muy quevedianas por lo incisivas.


Por lo demás, aunque yo mismo desde hace algún tiempo ando considerando la opción o posibilidad o verdad -llámese como se quiera- de que en efecto el papa siga siendo Benedicto XVI (esta es la tesis de los responsables editoriales de Como Vara de Almendro), procuro no referirme a Francisco como lo hace Enrique de Diego. Ni como lo suele hacer el periodista, escritor y empresario Federico Jiménez Losantos -quien se confiesa agnóstico pero de tradición totalmente católica y que, por cierto, no es que sea precisamente amigo de Enrique de Diego, ¡ni modo!, solo que en esta valoración coinciden-: "Bergoglio es un personaje siniestro, un peronista de cuarta, un indigente intelectual".


De modo que aunque procuro no usarlas no me escandalizan cuando las escucho o leo salidas de la boca o la pluma de otros, pues en verdad Jorge Mario Bergoglio es un escándalo permanente, un día sí y otro también. Tan escandaloso que, como ha llegado a sugerir el muy encomiable Antonio Caponetto (ilustre argentino y a la vez hijo de la madre patria, historiador, pensador católico, poeta...), Jorge Mario Bergoglio bien merecería un castigo o llamada a capítulo por sus heterodoxias, blasfemias e irreverencias (una colafización).


Esto es: un escándalo andante Jorge Mario Bergoglio si contrastamos lo que a menudo dice, piensa y hace con lo que se nos ha enseñado tradicionalmente sobre la fe de la Iglesia en las Sagradas Escrituras, la Tradición y el Magisterio.


Así que vamos con Enrique de Diego:         





Enrique de Diego

Un buen amigo mío me recomienda ver la entrevista realizada por Jordi Évole a Jorge Bergoglio, para que compruebe el buenismo insustancial del personaje. Hago el propósito de hacerlo, pero luego me veo incapaz. A estas alturas de la vida, solo muy selectivo con a qué dedico el tiempo. Apenas si soporto a Jordi Évole, que me parece un bufón y un lacayo en las antípodas del periodismo. No es, desde luego, Oriana Fallaci haciendo entrevistas, sino más bien un tonto del haba haciéndose el interesante. Pero a quien menos soporto ahora mismo del mundo es a Jorge Bergoglio. Si en los informativos, que es casi lo único que veo de televisión, sale Bergoglio, inmediatamente cambio de canal.
No es un hereje, es, simplemente, un completo imbécil. En lo único en que se le nota que es Pontífice de la Iglesia Católica es en que va vestido de blanco. En todo lo demás es un politicastro de tres al cuarto, un rollero insustancial. Me parece una parodia de Papa. Tiene una vanidad insoportable que tira para atrás. Intelectualmente, es una nulidad y un descrédito para la Compañía de Jesús. Es lamentable que la fundación de San Ignacio de Loyola haya producido este engendro, este bodrio. Casi nunca habla de Dios ni de las verdades de la fe, y casi lo prefiero.
Hay muchos indicios de que su elección fue simoniaca. Los documentos de la Open Society filtrados por Wikileaks demuestran que su mano derecha, el cardenal de Honduras, Óscar Rodriguez Maradiaga, está a sueldo de George Soros. Ha tapado las vergüenzas de cardenales pederastas o complacientes por el hecho de que fueron votantes suyos. Es el representante de esa “primavera católica” que pretendían los demócratas norteamericanos agrupados en torno a Hillary Clinton, que no es otra cosa que demoler el edificio de la fe y la moral, para sustituirlo por un vago sentimentalismo. Nada nuevo bajo el sol: la herejía modernista que con tanta fortaleza combatió San Pío X. Este Bergoglio es un clérigo mundanizado a la búsqueda de notoriedad y un papagayo de la agenda Soros. Pero en sí mismo entraña cierto magisterio, pues en todo lo opinable hacer y sostener lo contrario de este papanatas es andar en verdad. No hay que hacerle ni caso. Y tengo la sensación de que cada vez se le hace menos. Está ya más visto que el tebeo y se repite más que el chorizo.
Es incapaz de defender a los católicos venezolanos, pero es que ha silenciado y silencia el martirio de los cristianos en Nigeria, en Irak y en Siria, en Pakistán y en todas las intolerantes sociedades musulmanas. No dice nada sobre la profanación de iglesias en Francia. Todo esto altamente inmoral. No es un padre, sino un capullo. Un progre de cuarta, intentando caer bien y haciéndose el gracioso, sin gracia. No ha cumplido la agenda Soros en su totalidad porque se ha encontrado con la resistencia heroica de algunos buenos cardenales. Esa agenda contemplaba el matrimonio de los sacerdotes y el acceso al sacerdocio de las mujeres. Pero, desde luego, ha generado confusión en dosis altas para conseguir un titular. Ya no vende. No interesa.

Es un completo imbécil dedicado a jugar a favor de la islamización de Europa, pero esto ya lo sabe todo el mundo y está desprestigiado. En Lesbos, este canalla fue capaz de dejar en tierra a familias cristianas dando prioridad a otras musulmanas, cuando los realmente perseguidos, también en los campamentos de refugiados, son los cristianos. Visita Marruecos, donde no se le ha perdido nada, para blanquear el islamismo. Pero hay una buena noticia: este resentido no va a venir a España. Ni falta que hace. Sería hollar esta bendita tierra de María. Para las chorradas que dice le basta y le sobra con aburrir a las ovejas en ese programa para indigentes mentales y gregarios que presenta el lacayo Jordi Évole.



Me permito ahora reproducir un artículo de un ultraprogre, anticlerical a tope, manipulador sin contemplaciones, descerebrado por sectario, cuyo nombre omitiré y cuyo diario no diré -por únicas señas reconoceré que no en balde pasa por ser uno de los diarios de cabecera de los perroflautas-, para que vean el contraste entre pasar de proclamar la verdad a proclamar la mentira.


Es este que sigue:







bo de Alcalá no está por encima de la ley



















La ley de Protección Integral contra la LGTBfobia de Madrid es bastante clara. Artículo 70.4.C: es una infracción muy grave "la promoción y realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona. Para la comisión de esta infracción será irrelevante el consentimiento prestado por la persona sometida a tales terapias".
Y justo eso es lo que está pasando en el Obispado de Alcalá, con la bendición del obispo Reig Pla. Con el presupuesto de la Iglesia Católica, un grupo de falsos especialistas están realizando terapias ilegales, homófobas y clandestinas para curar la homosexualidad. Entre los pacientes de este grupo de integristas religiosos hay incluso menores de edad, adolescentes presionados por su familia para someterse a estas terapias psicológicas tan dañinas.




Un sacerdote que forma parte de la organización que realiza estas terapias envió a sus pacientes un llamamiento por correo electrónico para que nos contaran su "testimonio y protesta" sobre cómo han salido "del infierno de la homosexualidad". Que nos narraran sus historias sobre "la tiranía de la ideología de género y la cultura gay".
A raíz de este llamamiento, nos han llegado muchas cartas de personas que dicen haber sido "curadas" de su homosexualidad por esta organización. Son historias muy tristes, porque es fácil leer en la mayoría de ellas el trauma que supone reprimir su propia orientación sexual.
Hemos decidido publicar estas cartas, preservando el anonimato de quienes nos las envían. No solo por respetar el derecho a la réplica de cualquier afectado por una noticia, sino porque confirman punto por punto nuestra información y también el enorme daño que estas falsas terapias provocan en quienes las sufren. A pesar de lo que dice el obispado, que acusa a [este mi muy amado diario] de mentir, no se trata de "acompañamiento pastoral". Son terapias que aplican a personas que niegan su orientación sexual y creen que su deseo por personas del mismo sexo es consecuencia de un trauma infantil, una suerte de enfermedad mental que se cura con terapia y oración.
Las terapias de conversión de la orientación sexual no están prohibidas en Madrid por capricho del poder legislador –por cierto, la ley fue aprobada por inédita unanimidad de todos los partidos en la Asamblea de Madrid–. Son ilegales porque está más que acreditado el daño psicológico que provocan en aquellos que pasan por esta falsa curación. Tanto en quienes se dan cuenta de ese daño –hoy también aportamos varios testimonios en primera persona– como quienes se creen "curados" y reprimen su deseo a cambio de una vida de abstinencia sexual y oración.
"Las personas que reciben este tipo de técnicas tienen su sexualidad profundamente deteriorada. Lo máximo que consiguen es que las víctimas repriman su sexualidad y castren su personalidad", explica el psicólogo Gabriel J. Martín en esta interesante entrevista. Quienes aplican estas falsas terapias homófobas, probablemente convencidas de su bondad, "causan un perjuicio tremendo a las personas que las sufren y hacen que desarrollen una aversión hacia sí mismas y su propia afectividad".
La homosexualidad no es una enfermedad. No es un trauma provocado por "el espiritismo", "la muerte de un hermano" o "la fecundación in vitro", como aseguran estos falsos terapeutas. La orientación sexual ni se elige ni se cura, por mucho que lo crea el obispo de Alcalá.


Publicado lo anterior, en efecto, en un diario de comunistas, neocomunistas, izquierdistas  y demás ultraprogres y perroflautas que tienen la poca vergüenza de empeñarse en calificar -sin ningún fundamento histórico, sin ninguna veracidad ideológica- de fascista a Vox al tiempo que siguen empeñados en defender la oprobiosa narcodictadura de Nicolás Maduro, que ha provocado que el 94% de la actual población venezolana viva bajo el umbral de la pobreza, según análisis e indicadores de un organismo nada sospechoso de identitario y patriota como es la ONU.


Por lo demás, sabido es que el fascismo es hijo putativo o desgajado del socialismo personificado por el italiano Benito Mussolini, de manera que VOX puede ser muchas cosas, unas buenas y otras no tan buenas, pero desde luego lo que no es es fascista ni anticonstitucional -la mugre de Podemos sí es anticonstitucional, y lo son los separatistas, fuerzas políticas a las que precisamente altavocean y legitiman los filocomunistas desde todas sus terminales mediáticas, ¡qué malvados desde un punto de vista moral!-, pero a los muy sectarios, guerracivilistas y descerebrados filocomunistas les importa un bledo la verdad de los hechos, de la realidad y de la historia; lo suyo es intentar monopolizar el poder con toda clase de marrullerías, tergiversaciones y manipulaciones. 


Y tan sectarios son los filocomunistas y tan alejados de la verdad de Dios están en general que, sin ruborizarse en modo alguno, inasequibles al desaliento prefieren prolongar y prolongar sin límite ni remedio la cantinela "Franco asesino, genocida, dictador"... Todo vale contra el odioso franquismo, las derechas, lo patriótico e identitario, contra Vox, etcétera, aun al precio de dar cancha y espacio en sus espacios radiofónicos a los voceros del movimiento animalista, tan plagado, sin duda, de necios y descerebrados capaces de referirse, pongamos, al sacrificio de corderos en los mataderos para consumo cárnico como "injusta y cruenta ejecución de personas no humanas inocentes": la imbecilidad, ideológica y espiritual, llevada al extremo entre las huestes totalitarias del animalismo.  


En fin -volviendo a centrarnos en el autor del segundo artículo reproducido-, que ante un sujeto tan alejado de la verdad como manifiesta estar el escritor de marras, un día sí y otro también -ni que decir que de vida muy muelle, muy burguesa, muy capitalista, por más que luego en sus escritos abomine del capitalismo, en típica pose progre insustancial e incoherente a más no poder- que se ufana de ser un gran periodista y no es más que un juntaletras al servicio de la dictadura del laicismo y del pensamiento políticamente correcto, huelga hacer cualquier clase de comentario: allá usted, con su pan se lo coma, caballero.


Y como no hay dos sin tres, me permito reproducir a continuación otro artículo, este aparecido en Alerta Digital. Con el permiso de la propia Rambla Libre de Enrique de Diego, Alerta Digital, La Tribuna de España del periodista Josele Sánchez y la página web de Democracia Nacional constituyen algunas (gracias a Dios, hay otras muy beneméritas)de las plataformas de Internet que más auténticamente defienden el pensamiento patriota e identitario, para disgusto de sociatas y demás enemigos de Dios, de la Iglesia y de la patria: en efecto el PSOE (también llamado la PSOE o la PSOEZ) pasa por ser el partido político más corrupto, golpista, criminal, guerracivilista y cleptómano de cuantos ha habido en la historia de España, y empero uno escucha a sus dirigentes nacionales, autonómicos y de toda latitud y es como si escuchara el eco hecho escuela del impresentable Alfonso Guerra, consentidor de nepotismos varios: "Españoleee, que viene la derecha, vamos PSOE, a por ellos, que para eso eres el partido de los descamisados...".


Miserables embusteros todos, desde Felipe Tigrecán hasta el último alcaldable de entre las prietas filas sociatas. 


Al contrario que el segundo artículo reproducido, que es no más que una sarta de topicazos del pensamiento ultraprogre imperante, este tercer artículo, salido de la pluma de Rodrigo de Castilla, es pletórico y entusiasta en proclamar la verdad. Y en esto se alinea esperanzadoramente con el primero, uno de los tantos antológicos y de muy contundente expresión literaria paridos por Enrique de Diego.


Veamos: