martes, 2 de abril de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis propios pecados y tentaciones, pese a los de la propia Iglesia (LI)"



Y detrás de José Bono en la fotografía que encabeza el post de Luis Fernando Pérez Bustamante, director de Infocatólica, comiendo todos de esas famosas rosquillas repartidas en Entrevías, Vallekas, el ínclito canario Pedro Zerolo, natural de Güímar, Tenerife.

En cierta ocasión, en mi periplo como docente por la escuela pública en Canarias, conocí a una profesora tinerfeña que me aseguraba haber conocido de muy primera mano, acaso como testigo de los hechos ella misma, la etapa "heterosexual" de Zerolo en su Tenerife natal, antes de trasladarse a vivir a Madrid, capital española en la que también residen los ilustres güimareros (nacidos en ese municipio del sureste tinerfeño, o sea, Güimar) Pedro Guerra, fenomenal cantautor, y Carla Antonelli, presidenta o expresidenta de los transexuales españoles.

No he confirmado el dato, ni me ha interesado hacerlo, pues Pedro Zerolo es muy libre de hacer con su vida lo que quiera, como yo de estar de acuerdo o discrepar de lo que él hace, siente o piensa. Y siendo una persona, paisana mía además, que me merece el mayor de los respetos como persona, también me merece una exigencia de respeto el señalar, por amor a la verdad precisamente, que el cardenal Jorge Mario Bergoglio rechazó rotundamente, sin fisuras, la normalización civil o legal del matrimonio homosexual en Argentina. Como pastor de la Iglesia universal que peregrina por Argentina, rechazó en su momento enérgicamente esa ley.

Entonces, católicos como José Bono y compañía que se han manifestado como abanderados de los derechos de los homosexuales (y en el caso de José Bono, también del aborto y de la contracepción), ¿qué es lo que celebran y esperan del papa Francisco? 

Abril, 2013, Luis Henríquez
Publicar un comentario