jueves, 25 de abril de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis muchos pecados y tentaciones, pese a los de la propia Iglesia (CXV)"


ayporquenosoycomodon


Donde el papa Francisco afirma que "la Iglesia no es una organización burocrática sino una historia de amor", yo entiendo que lo que quiere decir es que no debería ser una organización burocrática y sí una historia de amor.

Sin embargo, su crisis interna colosal, como pocas ha debido sufrir en su bimilenaria historia, no en balde es consecuencia de un exceso de mentalidad burocrática en detrimento de la mentalidad militante, de la mentalidad del amor, de la mentalidad evangelizadora.

Así las cosas, preguntémonos: de entre todos los seglares que viven en lo profesional gracias a la Iglesia católica (sanidad, educación, administración, servicios sociales...), ¿cuántos los hay verdaderamente militantes, o sea, evangelizadores enamorados de Jesucristo y de su Iglesia en fidelidad al Magisterio? De entre los que están casados, ¿cuántos han creado un hogar cristiano solidario, "espiritualmente conyugal" y abierto generosamente a la vida?

Y una pregunta: los obispos (episcopos: "el que supervisa"), ¿supervisan todo esto?

Ya...

Publicar un comentario