domingo, 28 de abril de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis muchos pecados y tentaciones, pese a los de la propia Iglesia (CXX)"




Estoy en contra del aborto porque me considero de izquierdas, de una izquierda socialista, autogestionaria, que está en las antípodas de esa falsa izquierda llamada PSOE, que tiene de izquierda el nombre y poco más (en ese "poco más", entrarían los llamados militantes de base, que en cierto número puede que queden, o no lo dudo). Viendo a los gerifaltes del PSOE, tomando conciencia de cómo viven, ¿quién en rigor puede pensar que esas personas son en verdad de izquierdas, socialistas y militantes?
 
Así que estoy en contra del aborto porque me considero de izquierdas, lo cual es similar a afirmar que la perversa ideología de género es justamente el aborto lo que trata de promover a escala mundial.
 
He llegado a presenciar abortos de fetos de 4, 5 y hasta 6 meses de vida (en imágenes de vídeo, claro), y son una auténtica carnicería. Y empero, conozco chiquitas veinteañeras ultrafeministas partidarias del aborto que me han llegado a insultar porque en lo tocante a la fiesta de los toros soy de la opinión de que, si por mí fuera desaparecería esa fiesta llamada nacional porque no me gusta especialmente, así que no iría a las corridas de toros, nunca he entrado a ninguna plaza (bueno, sí, a una, a la que está en Santa Cruz de Tenerife, hace algo más de 20 años, para asistir a un concierto de rock en ella), aunque yo no las prohibiría, allá los aficionados con su fiesta de toros. Y claro, como resulta que tales feministas partidarias del aborto están en contra de esas “tropelías” contra  los toros, y también en contra de las cometidas o por cometer con las focas monje y los osos panda.
 
Qué incoherencia, que es claro signo del derrumbe de los fundamentos de la antropología y la axiología que han constituido la base de la cultura judeocristiana occidental.
 
Buen domingo, que pese a todo para mí sigue siendo Día del Señor.

Publicar un comentario