martes, 30 de abril de 2013

"En vísperas del 1º de Mayo"

Las cifras son escalofriantes, terribles: 6.200.000 desempleados en toda España, según la última EPA. En Andalucía, el 37% (en algunas provincias como Huelva y Jaén, cerca del 50% de la población activa, desempleada). En Canarias, supera ya el 35% de la población activa la cifra de los desempleados. Casi el 70% de la juventud canaria activa menor de 25 años, desempleada.

Aunque por razones obvias los datos y las cifras sobre suicidios en España fluctúan, estimaciones fiables estiman en 240 el número de suicidios al mes en la España peninsular; en Canarias, se calcula un número espantoso: 30 suicidios al mes.

No hace falta ser adivino para conjeturar esto: en la génesis de no pocos de esos suicidios, esa bestia negra llamada crisis económica.

Entonces así las cosas, ¿hasta cuándo durará esto? Esa especie de garrote vil que es la Troika, ¿hasta cuándo seguirá apretándonos las tuercas?...

Menos mal que siempre nos quedará París, quiero decir, la Iglesia católica... Pero la Iglesia católica en España está no poco podrida: burócratas, mediocres, antimilitantes, figurones, arrivistas, desencarnados ("lelos-beateros", en expresión de un amigo), mundanizantes, antinatalistas y meros enchufados que apenas arriesgan nada en el camino de la fe pululan en la Iglesia, asientan en ella sus tiendas, con el consentimiento tácito o explícito de curas que no huelen a oveja, y con el de obispos que no ejercen de episcopos ("el que supervisa", se entiende que en la fe, en la caridad cristiana, el que confirma en la fe a la grey que se le encomienda), por ser sobre todo prelados trepas, burócratas, hipócritas, mediocres y figurones (creo conocer a unos cuantos de ese "pelaje").

Tiempos recios en España. muy adversos. Pero hay que resistir, como sea: unos, poniendo su confianza en Dios; otros, en sus propias fuerzas prometeicas, proteicas o librepensadoras. Termino esta reflexión mientras escucho Radio San Borondón. Desde esta emisora regionalista canaria, conducida por César Placeres y por Anabel (no solo, claro, pero principalmente), se conmina constantemente a la manifestación de mañana 1º de Mayo. Para inundar las calles de las Islas, y así dar comienzo o continuidad a una protesta ciudadana lo suficientemente revolucionaria para que permita dar un giro de 360 grados a la miserable política del Gobierno que nos desgobierna conduciéndonos irremisiblemente al precipicio.

Desde Radio San Borondón, emisora regionalista canaria que está a la izquierda del PSOE, mucho más a la izquierda, lo único que valoran de la etapa de Zapatero son los llamados logros sociales: ley del aborto, matrimonio de los homosexuales, divorcio exprés... Yo, que sigo siendo católico deseoso de fidelidad al Magisterio a pesar de haber sido miserable y canallescamente puteado por la hipocresía eclesiástica, especialmente, aunque no solo, desde la Diócesis de Canarias (ya he tenido ocasión de confesar que cada vez son más los amigos y conocidos que afirman que actuando así demuestro que soy un tonto de cojones, de campeonato), descreo de esas proclamas progresistas altavoceadas desde una emisora como Radio San Borondón, pero me sigo quedando con buena parte del resto de reivindicaciones que también se altavocean desde esta emisora: solidaridad, justicia social, enseñanza pública de calidad, movimientos sociales anticapitalistas, derechos humanos...

Ojalá mañana el 1º de Mayo se convierta en un clamor oceánico que provoque un antes y un después en la desastrosa política que, auspiciada por el Partido Popular, nos está arruinando, desesperando, angustiando, asfixiando.

   



Publicar un comentario