viernes, 10 de mayo de 2013

"¿Por qué un sí incondicional al papa Francisco frente a un sí condicional a Berty Russell? (XII)"

12/12/2010



Estimado:

El problema de la espantosa mediocridad que impera en la Iglesia católica ("humo de Satanás" la llamaba el hamletiano Pablo VI hace cuarenta años; "secularismo que ha penetrado hasta el cenáculo mismo", en expresión de Marcelino Legido; secularismo interno, coinciden en detectar casi todos los analistas, con el papa Benedicto XVI a la cabeza), trufada de nepotismo a lo bestia, mundanismo y trepismo, está causado, más que por quienes se benefician de que así esté la situación, por quienes la propician, es decir, los curas, claro, y agentes y responsables de pastoral diversos, e incluso obispos. Con todo, yo que denuncio la situación también soy un mediocre, no estoy libre de culpa, no puedo tirar la primera piedra, y estoy necesitado de permanente necesidad de conversión. Resultado de imagen de carlos cano


Con una principal diferencia: al menos de momento no pertenezco al club selecto de los trepillas, burócratas y hasta caraduras que se benefician de la confianza que en ellos deposita la Iglesia, y empero viven, o al margen de la fe, o con poca intensidad su fe, o con escasa o nula fidelidad al Magisterio. Resultado de imagen de carlos cano


Un ejemplo que me suele gustar poner -y que para algunos es "pensar siempre de la bragueta para abajo"-: Dile a cualquiera de las jóvenes católicas que trabajan en Cáritas Diocesana, la escuela católica, el profesorado de Religión católica en la escuela pública y otras movidas de acción social católica, que deseas formar un matrimonio cristiano militante (apuesta solidaria, no para ganar sino para perder, "para crecer hacia abajo", que dijera Guillermo Rovirosa, espiritualidad conyugal, generosa apertura a la vida, pasión por las luces y sombras de la humanidad de nuestro tiempo), y la mayoría, salvo honrosas excepciones, "te dará largas". Así de crudo. Resultado de imagen de carlos cano

Y ahí siguen empero en la Iglesia algunas de las mujeres de mentalidad secularista (y los hombres, obvio). Y replícales algo; en verdad, hace uno el más espantoso de los ridículos queriendo alinearse con el Magisterio, siendo a la vez un puteado por ciertos sectores eclesiásticos... De manera que si los principales responsables de la Iglesia (es decir, sus pastores, pues corresponsables somos todos los fieles que conformamos el Pueblo de Dios) no parecen aventurar gran cosa para tratar de solucionar el desastre... 

Pero a mí ya no me sorprende nada, de modo que ni me inmuto, ni mu. Me quedo con Enrique Morente -a quien escucho ahora-, genial cantaor que acaba de fallecer; su música, no. Como la de Carlos Cano, que cumple diez años de muerto en este 2010; por lo mismo, no su música.Resultado de imagen de carlos cano

Luis Henríquez. 10 de mayo, 2013.       



Publicar un comentario