miércoles, 29 de mayo de 2013

"De golondrinas y de flores: es el amor que pasa (X)"


4/5/2009


Las "cruces" en el camino del amor, en el camino de la vidaHola, Cándida, mi Sofía preferida, saludos:



Leo libros metafísicos (dicho así, suena a que leo libros de C. Castaneda, K. Méndez, jejeje), teológicos, filosóficos, literarios, históricos, sobre arte, sobre contenidos sociales, musicales, cinematográficos, sobre cuestiones de actualidad, sobre cuestiones de espiritualidad...

Me gusta leer, aunque lo cierto es que Internet me está quitando mucho tiempo, mucho tiempo que antes dedicaba a otras actividades, entre ellas leer, escribir, hacer deporte, ver cine, escuchar música...

Confío en que te vaya bien. Siempre que pienso en ti pienso en una buena mujer joven -yo te creo buena mujer- soltera en estos momentos, cuando lo cierto es que eres lo que se dicen "un buen partido", es decir, una chica estupenda con la que formar una familia cristiana y tener hijos. Y resulta que DIOS no pone en tu camino a ese hombre que sea tu esposo y padre de tus hijos, y es duro convivir con la realidad de muchas otras parejas y matrimonios en los que uno de los dos o incluso a menudo los dos no son fieles el uno a la otra, o la otra al uno, y no cuidan esa relación y sin embargo ahí los ves cómo pareciendo que les va bien, que avanzan en la vida y hasta cuando fracasan en una relación afectiva enseguida se buscan otra pareja. Y personas como tú, por ejemplo, que viven en el temor de DIOS y que vives ahora la castidad, resulta que no consiguen nada, nada de nada.

Para mí por lo menos me resulta durilla la situación, te lo confieso: tanto esforzarse en una dirección para no lograr esos objetivos. Pero la vida es así, con esa componente de como insoportable absurdo. Pero al menos estamos vivos y lo podemos contar, ya sea para lamentarlo, o para extrañarnos siquiera.

Estos "piropos" te los digo en serio, créeme, porque siento que tú debes ser una buena persona, una buena persona en toda esa dimensión interna o íntima tuya que desconozco. Sin embargo, ahora me parece ver más claro incluso que existen más dificultades para la eficaz relación entre un hombre y una mujer separados de momento por miles y miles de kilómetros, como es nuestro caso, pues a la dificultad y el costo del viaje se une la dificultad de que acaso habría que abandonar la tierra natal de para irse a vivir con la otra persona, en otro país, otro continente, toda vez que la tierra es la familia, la tierra natal tira del hondón del alma, y tiran los amigos de siempre, y el entorno todo donde uno ha crecido... así que todo esto puede o pueda ser duro y angustioso.

Imagínate que tú conoces a un hombre de Madrid, por ejemplo, y te enamoras de él y desees compartir la vida en Madrid, lejos de tu entorno, lejos de tus amigos,de tu familia, de tus raíces... Imagínate que estás embarazada y que vives tu embarazo lejos de tu madre, de tus hermanos... Precisamente en ese estado de buena esperanza en el que la mujer más necesita del apoyo de su madre, de sus tías, de sus amigas... 

Sin embargo, ustedes las jóvenes hispanoamericanas son, siguen siendo, frente a las europeas, frente a las españolas, mucho más temerosas de DIOS y fieles a su Iglesia. Y esto a mí me gusta, me interesa, si bien yo no soy solamente persona cercana a los asuntos de la Iglesia, pues también me interesan muchas cosas del mundo: el cine, el teatro, la música actual, el arte, la literatura, la filosofía...

En fin, lo que más me gusta de todo esto nuestro, de esta relación nuestra, es que no tenemos por qué romper y olvidarnos el uno de la otra por el hecho de no ser fácil el que podamos conocernos en persona, pues de lo que se trata por este medio es de compartir la vida, tú tu vida y yo mi vida, contándonos cosas mutuamente. Y DIOS irá orientando nuestras vidas.

En fin, te mando besos en abundancia. Espero que los recibas con agrado y que tú misma me mandes a mí besos tuyos, que yo recibiré también con agrado.

Dios nos bendiga.


Luis Henríquez. 30 de mayo, 2013.
Publicar un comentario