miércoles, 15 de mayo de 2013

"Bendito sea el Hermano Humor"


Menos mal que frente a tanta injusticia y opresión del hombre por el hombre, nos queda el Hermano HumorBendito sea el Hermano Humor, que escribo con mayúsculas para así "humanizarlo o personalizarlo", y ponerlo en sintonía con el franciscanismo, esto es, con el espíritu de Francisco el Poverello.

Bendito sea porque luego les dejaré con un chiste ambientado en la realidad canaria, que es ya dramática por causa de la crisis: casi el 70% de la juventud en paro, el 35% de la población activa parada... Les dejaré con un chiste que es casi una historieta, cuyo protagonista es Paulino Rivero, presidente del Gobierno de Canarias.

Estoy convencido de que hay políticos honestos en todos los partidos políticos, sea el que sea el color ideológico o partidista. Al igual que se pueden aprender contenidos interesantes de todas las emisoras de radio, radiodifusión a lo que sigo muy aficionado: desde las situadas más a la derecha (Intereconomía, EsRadio, La Cope...), hasta las más situadas a la izquierda, como Radio Guiniguada o Radio San Borondón, pasando por otras más centradas, de centro derecha o de centro izquierda, como Onda Cero, 7.7Radio, Radio Faycán, Radio Las Palmas, La Ser... Lo mismo que de cualquier libro, o sea, del más malo de los libros escritos, supongamos, se puede aprender algo bueno...

Y sin embargo, creo que la llamada casta o clase política nos ha defraudado "en su conjunto". O dicho con otras palabras: nuestras madres y abuelas sí que merecen el aplauso en el 99% de los casos; también, muchas personas solidarias, idealistas, desprendidas (estupendos médicos y sanitarios, por ejemplo, abogados magníficos, docentes entregados, obreros honrados y curiosos para trabajar...); pero los políticos, salvo honrosas excepciones que siempre hay, ¿merecen nuestro aplauso?

Más aceite da un ladrillo. Así que vayamos con el chiste de marras, cuya autoría desconozco. Ahí va el envío: 


Una mañana, Paulino Rivero, Presidente del Gobierno de Canarias, queda gratamente sorprendido al leer una noticia en la prensa: María, una joven madre tinerfeña, bautiza a sus recién nacidos gemelos niño y niña con el nombre de Paulino y Canarias. 


Honrado por esta circunstancia, Paulino Rivero decide hacer una visita a la mamá en cuestión como muestra de agradecimiento. 



Al llegar a su casa, encuentra a María dando el pecho a Paulino; el Presidente reitera constantemente su agradecimiento y pregunta a la madre de los gemelos: "¿Dónde está Canarias, la hermanita de este glotón precioso que no deja de mamar?". 

María le responde que está profundamente dormida desde hace mucho tiempo. 

Extrañado por la respuesta, el Presidente tiene la osadía de aconsejar a la mamá que debe despertarla y así podría tener la oportunidad de verla. 

La respuesta de María deja al Presidente con cara de circunstancias: "Señor Presidente, no es aconsejable despertar a Canarias porque si Canarias despierta Paulino dejaría de mamar".

Porque no todo van a ser tristezas en esta vida. Que ya tenemos bastante con la crisis que no afloja un punto, con la corruptela politiquera, con el incierto futuro de esta piel de toro llamada España, con la insensibilidad de los más ricos, o con el derrumbe moral y la consecuente falta de credibilidad de una Iglesia católica atenazada por hipocresías varias, por nepotismos a mansalva y por mundanismos y burocratismos que mejor ni contar: como tantas veces he querido denunciar en este mi blog, sin ir más lejos, hoy día en no poco la Iglesia parece haberse convertido en una plataforma muy golosa para distintos lobbies: el lobby de los profesores de Religión católica (la mayoría, burócratas que no conocen ni lo que implica la militancia cristiana), el de los que se dedican a la asistencia social -y que parecen más atentos a los dictados del feminismo de género y la moral del PSOE que atentos a la doctrina del Magisterio-, el de los que enseñan en facultades teológicas y empero pasan de la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio...

Yo me pregunto: si así está casi todo en la Iglesia en España... En fin; menos mal que me queda el siempre cine de Federico Fellini, de una parte, y el descomunal testimonio de un converso de la talla del francés de origen árabe Fabrice Hadjadj: converso católico procedente del ateísmo en el seno de una familia judía secularizada, prestigioso escritor, profesor de liceo y de universidad en Francia, influyente pensador católico, padre de seis hijos...Pese a tantas injusticias de todo tipo, siempre nos quedará el humor


Luis Henríquez. 15 de mayo, 2013.
Publicar un comentario