domingo, 12 de mayo de 2013

"Cotidianeidad frente a la crisis (IX)"


26/11/2010





La resistencia frente a todo malVale, Zapatero es nefasto y más nefasta aún, su ministra de Sanidad Leire Pajín -espero que por esto último no me califiquen de machista-. Pero la crisis económica que sufrimos -más los que estamos vivos en este sufrido mundo que los que aún no han nacido-, no es solo culpa del mal gobierno de Zapatero; la crisis está por todas partes, es de alcance mundial. 


Así que quitar a Zapatero para poner a Rajoy, ¿es esto lo que se pretende desde Hazte Oír y otras plataformas similares? ¿Por qué no creer en la utopía de otro mundo mejor posible en la que, si no tiene cabida la política de Zapatero, mucho menos cabida tendrá la política de Rajoy, mucho más descaradamente neoliberal, socialmente más injusta, clasista, no igualitaria? Claro que en esa utopía de otro mundo mejor posible no habría más remedio, "constitucional y democrático remedio", que convivir con los que no piensan igual, ni sienten igual, ni creen igual, ni follan igual -con perdón por la expresión vulgar-.

Los que no piensan ni creen ni sienten ni aman ni gozan ni sufren igual que los católicos pueden estar muy equivocados y merecer la condenación eterna -por favor, entiéndaseme, es para "ponernos drásticos esta referencia mía a la condena, que yo no deseo para casi nadie, de existir; tengo mis dudas por lo que se refiere a bestias como Hitler, Stalin, Samuel Kunz, entre otros-, pero la grandeza y la miseria de las sociedades democráticas y laicas es que esas personas deben tener cabida, les asiste todo el derecho del mundo a tener cabida. Aunque a los católicos les duela.


Postdata:

Además de que, estimado Teófilo, muy a menudo los católicos no damos un buen testimonio de nuestra fe (empezando por el mío, que es claramente mejorable, aunque al menos yo no soy un enchufado eclesial sino más bien un puteado eclesial), y desde luego...

Lo que ya hemos hablado muchas veces tú y yo: mira el modus vivendi espiritual, militante cristiano de la mayoría de los seglares que viven en lo profesional gracias a la Iglesia católica (y tú y yo inmisericordemente puteados por la institución eclesial, Teófilo)... ¿A que jode? ¡Y tanto! Porque es que se cuentan con los dedos de la mano y sobran dedos los ejemplos de todos aquellos y aquellas seglares que, en función de sus hechos, de sus obras, de su compromiso cristiano militante (Salvatierra, no nos es lícito juzgar conciencias e intenciones, territorio sagrado que ni descalzos debiéramos pisar...) son fieles al Evangelio y al Magisterio... Y ahí siguen, con el beneplácito de los obispos, curas y aun seglares que los mantienen en esos puestos y con esas sus nóminas, en tanto tú y yo, que apostamos fuerte en su momento y que, pecadores y frágiles como somos, al menos nunca hemos llevado la contraria al Magisterio en nuestra actuación pública, en nuestros escritos y en nuestra militancia toda, a morirnos de asco, Teófilo Salvatierra, a morirnos de asco completamente ignorados, ninguneados y despreciados por el aparato eclesial.

Pero en fin, bendito Félix Mendelssohn: escucho ahora su El sueño de una noche de verano, en Radio Clásica de RNE. Tal vez Mendelsshn no sea un genio musical tan celebrado como Bach (padre), Mozart o Beethoven, pero desde luego fue un genio musical indiscutible. Y otro consuelo: estos días me ha dado por meditar en la vida de la militante indigenista guatemalteca Rigoberta Menchú (1959), Premio Nobel de la Paz en 1992. Durante el horror de la dictadura de Ríos Mont perdió a sus padres y a un hermano en la represión desatada contra las poblaciones campesinas, en lo que constituyó un despiadado genocidio contra los pobres del que algún día tendrá que dar cuentas ante la justicia humana y sobre todo ante la Justicia divina, el sectario religioso Ríos Mont.  

Luis Henríquez. 12 de mayo, 2013.


  


Publicar un comentario