martes, 21 de mayo de 2013

"Empero la Iglesia católica sí que es Madre y Maestra"



La sabiduría y santidad de la Iglesia católicaLa Iglesia católica, también en la actualidad, es santa y pecadora (y, por ende, así ha venido siendo desde siempre: valga esta expresión ). Como madre y maestra exige para alcanzar la gloria de ser santo o santa, exactamente la misma heroicidad y santidad de vida que exigía hace mil años, que hace mil quinientos; en definitiva, la misma que ha exigido siempre, porque la santidad tiene mucho que ver con la gracia del Espíritu y con la acogida de esa gracia por parte del creyente...

Sin embargo, echemos un vistazo a la realidad de la política actual, al PSOE por ejemplo. ¿Se exige hoy día lo mismo para ser un auténtico militante socialista que lo que se exigía en tiempos de Pablo Iglesias, Bruno Alonso, Julián Besteiro y tantos y tantos otros esforzados militantes socialistas? Claramente, no. Hasta tal punto que, como solía sentenciar en expresión lapidaria ese excepcional maestro de militantes cristianos que se llamó Julián Gómez del Castillo (a quien tanto debo en mi vida de aprendiz de militante, a pesar de mi alejamiento final de algunos de sus postulados y posiciones), la diferencia básica entre un militante socialista de hace ochenta o cien años y un militante socialista de nuestros días (ya a las puertas del verano del 2009) no es otra que la de que, sostenía Julián, el militante de aquel no muy lejano entonces pagaba por serlo, en tanto el de nuestros días cobra por no serlo.
Tal diferenciación, no por esquemática deja de ser cierta. No tenemos sino que mirar cómo viven nuestros mandarines sociatas. Su tren de vida, sus ideales, sus motivos de lucha y de propuesta política, ¿qué tienen que ver con la militancia obrera, con el socialismo favorecedor de las mayorías de empobrecidos, con la autogestión...? Conozco a algunos de esos mandarines socialistas, y lo cierto es que viven tan aburguesadamente que me parece mentira que se puedan llamar socialistas sin sonrojarse luego, y hasta levantar el puño entonando la letra del himno "La internacional", siendo empero cierto que las sucesivas políticas económicas de los gobiernos socialistas de Felipe González y de Zapatero no han hecho otra cosa que desmantelar a la clase obrera, al tiempo que engrosaban losbeneficios de los banqueros, o endeudaban el PSOE hasta límites increíbles...

En fin, saludos, Teófilo Salvatierra. Cuídate.

Luis Henríquez. 21 de mayo, 2013.
Publicar un comentario