viernes, 24 de mayo de 2013

"Por mucho papa Francisco que tengamos..."


"El Papa que no esperábamos, pero necesitamos" reza el titular del artículo de Religión Digital.



Yo quiero tratar de ser fiel al sucesor de PedroSe llama Jorge Mario Bergoglio. Y ya no era candidato favorito en las quinielas; sí lo fue en el cónclave del que salió elegido Joseph Ratzinger, del que acabó siendo el principal contrincante. Y es, según reza el titular, "el Papa que no esperábamos, pero que necesitamos".


Me gusta este papa al que obviamente no conozco en persona -ni conoceré, casi seguro-. Y me gusta el detalle de que hable español, piense y sienta en español: la lengua de origen conforma la cosmovisión personal de cada persona.


Ojalá con su carisma y su bondad y sus talentos de pastor logre reformar la Iglesia. Pero yo tengo mis reservas al respecto. Porque creo que la Iglesia, pongamos en España, se ha ido mundanizando tanto para desevangelizarse tanto que...


Está llena de trepas, figurones, mediocres, antinatalistas, burócratas, arribistas y enchufados... De catequistas que no van ni a misa. De profesores de Religión católica en la escuela pública que no saben ni lo que significa la militancia cristiana o espiritualidad de conversión. De profesores y profesoras de facultades teológicas que no han sabido -o querido- construir matrimonios cristianos militantes abiertos con generosidad a la vida, la solidaridad y la espiritualidad. De educadores de la escuela católica que no son en absoluto evangelizadores enamorados de Jesucristo y de su Iglesia, y sí meros burócratas de la fe (o a menudo, ni eso)...

Y así no hay manera. Porque además, denunciar todo esto no te lleva a ningún lado, más que a que te ignoren más, te silencien más, te desprecien más, o más te califiquen de fanático, envidioso, resentido y loco. Hipócritas, capaces de colar un mosquito y tragarse un elefante.


Por mucho papa Francisco que tengamos.


LUIS HENRÍQUEZ. 24 de mayo, 2013.
Publicar un comentario