viernes, 17 de mayo de 2013

"Entre el obispo Demetrio y el jesuita José Ignacio..."


Pues el obispo Demetrio dice justo lo contrario de lo que dices en esta nota, Jesús Bastante, coordinador que eres de Religión Digital, juntamente con José Manuel Vidal. Monseñor Demetrio afirma que él no conocía de la participación del jesuita "fronterizo" González Faus en ese Congreso Trinitario de Córdoba que se celebra por estos días.Ortodoxia y heterodoxia en el seno de la Iglesia católica



No sé. Lo que sí sé es algo del pensamiento teológico y eclesiológico del jesuita José Ignacio González Faus, y sé un poquito de algunas opiniones que en forma de artículos y declaraciones públicas ha hecho -viene haciendo- el actual obispo de Córdoba, que no es otro que Demetrio Fernández, obviamente.



Ciertamente, el pensamiento del religioso jesuita es más "heterodoxo" que el del obispo, que es claramente un pensamiento teológico "conservador" en total sintonía con el de la doctrina oficial de la Iglesia; pero yo experimento, ante los escritos del jesuita González Faus, una cierta sintonía, porque Faus conecta más con la modernidad, con la increencia, y con los pobres (en teoría al menos), que lo que me parece conocer del actual obispo de Córdoba.

Más allá de sus heterodoxias doctrinales, reales o supuestas, González Faus conecta más con la idea de Iglesia que sigo teniendo, más que lo que me hace conectar o empatizar el obispo Demetrio; y eso que yo no me considero propiamente un progre, no soy un disidente eclesial, por más que me siento profundamente decepcionado de una Iglesia cuyos jerarcas y cuyos curas (con todas las excepciones que se quieren al respecto) me parecen a menudo hipócritas, a menudo lejanos, a menudo autoritarios, a menudo insensibles al dolor del hombre y de la mujer de nuestro tiempo (desde luego, conmigo lo han sido desde la Diócesis de Canarias principalmente, aunque no solo).

Así que decepcionado de una Iglesia que parece seguir más empeñada en la promoción de mundanismos, nepotismos, hipocresías y burocratismos que en la promoción de militantes, me trae más bien al fresco la amonestación, advertencia o desacuerdo del obispo Demetrio hacia al jesuita González Faus: como si no supiera por triste experiencia que ni uno ni otro iban a mover ni un dedo por mí. Y como si no supiera también que la Iglesia católica en España (asimismo aquí con todas las excepciones que se quieran) se ha convertido en una farsa. 

O dicho de otra manera: del clásico "lo tenían todo en común, se ayudaban entre sí y se amaban" de Hechos de los Apóstoles, al comienzo del cristianismo, a la Iglesia convertida en golosa plataforma de lobbies que ambicionan poder y defender sus privilegios individuales, más que el compromiso por el Reino de Dios y su justicia.

Me quedo con la genialidad pianística de Thelonious Monk.

En fin.


Luis Henríquez. 17 de mayo, 2013.
Publicar un comentario