domingo, 13 de mayo de 2018

Comentario de luis alberto henríquez lorenzo
Atentamente, monseñores:

Eso de que los profesores de Religión católica en la enseñanza pública "están en la primera línea de la evangelización" está muy bien y todos deberíamos, profesores de Religión católica en la pública o no, aplicarnos muy concienzudamente esa enseñanza.
Incluso profesoras como la profesora canaria de Religión católica María del Carmen Galayo. Hace ocho cursos se le retiró la "misio" por parte del obispado de la Diócesis de Canarias porque, siendo ella divorciada, convivía con otro divorciado; y además, en compañía de su entonces compañero sentimental,que es el actual, estaba muy dada a difundir contenidos esotéricos, mistéricos, anticristianos y anticlericales, de los cuales su actual compañero sentimental presume de ser un experto a escala nacional de España.
Ella denunció a la Iglesia en los tribunales (docenas y docenas de docentes despedidos por la Iglesia han hecho otro tanto), no sé si por caro amor a la evangelización de que ustedes,como pastores que son, hablan, por defender unos intereses particulares que ella considera legítimos, o por insistente recomendación de su nueva pareja (allegados a la pareja insisten en que es fundamental en el caso esta tercera posibilidad, o sea, que es la más plausible sin descartar las dos primeras).
Los tribunales de justicia acaben de darle la razón. El obispado de la Diócesis de Canarias debe indeminizarla con ¡210.000 euros,en concepto de daños y perjuicios! Además, sentencia que el próximo curso 2010-2011 debe hacerse efectiva su vuelta a su puesta como docente de Religión católica en la enseñanza pública. Ello no le impediría ni el seguir conviviendo con su actual pareja ni de seguir apoyando las investigaciones esotéricas, misteriosas, sectarias, anticristianas y anticlericales de su actual pareja, que para eso es un experto.
Conozco algunos buenos profesores de Religión católica en la pública. Pocos. La mayoría (soy docente desde hace trece cursos), manifiestan que van a cubrir el expediente(es una forma de decir que imparten Religión católica como quien imparte y explica geometría o análisis de textos), o van a salir del paso, o llevan en el fondo una vida moral ajena a las enseñanzas de la Iglesia (he conocido varios casos de profesores de Religión católica, en concreto dos, que conviven maritalmente en plan parejas de hecho), o no son ni por el forro militantes.
Por eso entiendo el artículo de los obispos de Burgos, pero a la vez no lo termino de entender.
LUIS ALBERTO HENRIQUEZ LORENZO.
07/11/09 4:03 PM

Comentario de Padre de alumno



Comentario de luis alberto henriquez lorenzo
El estudio del Islam, de Lutero y la Reforma, del hinduismo o de cualesquiera otras religiones, además del trabajo en clase con películas (he visto varias veces "Billy Eliot"; es una muy buena película,en efecto, y también cierto que es usada para justificar laideología de género, puesto que el protagonista es que de verdad enternece, nos gana para su causa) me parecen muy legítimos y buenos, a condición de que se confronte todo ello con el catolicismo, para hacer honor a la asignatura. Y a menudo pareciera, siempre en función de los hechos, que el tratamiento de la religión católica no ocupa el centro o la parte más sustancial de esa asignatura.
Pero es que aunque lo normal, según tengo entendido, es que sí ocupe la parte nuclear de las explicaciones y los contenidos de la asignatura, también normal es que muchas veces esa asignatura pase en los centros educativos en que se imparte con más pena que gloria.
De ahí que las opiniones y exhortaciones de los obispos me parezcan bastante fuera de lo que es la realidad de esa asignatura en los centros de enseñanza públicos.
LUIS ALBERTO HENRIQUEZ LORENZO.
LUIS ALBERTO HENRIQUEZ LORENZO
Publicar un comentario