martes, 15 de mayo de 2018

"Los secularistas siempre andan diciendo"



El diecinueve de febrero del año dos mil diez, mi menda lerenda, bajo el seudónimo de Tomás de las Naves, discurrió: 

 
 
Esta tarde, en una publicación digital concitadora de la concurrencia, mayoritaria o principalmente, de los llamados católicos progresistas, juntamente con agnósticos, ateos y anticlericales viscerales, he leído que una forista plantea, muy reivindicativamente además, que el versículo Mt 18, 18 ("Yo les digo: 'Todo lo que aten en la tierra, el Cielo lo tendrá por atado, y todo lo que desaten en la tierra, el Cielo lo tendrá por desatado'") en verdad no es la encomendación del Señor a los Apóstoles -y en línea sucesora con ellos, los papas y obispos- del cometido de confirmar en la fe a los creyentes cristianos todos, sino que en realidad es una exhortación a que sea la comunidad toda la que exhorte en la fe a los hermanos en la misma fe.Resultado de imagen de gianna beretta molla

 
De piedra se queda uno, la verdad. Y eso que yo me considero vocacionado al comunitarismo, la democracia, la participación, los movimientos sociales... Pero creo que todo tiene un límite, y ese límite son los contornos que creemos precisos de la verdad, más allá del relativismo o de la opinionitis, tendencia esta, la opinionitis, casi enfermedad, a menudo enemiga de la verdad sólida y contrastada, autorizadamente confirmada.Resultado de imagen de gianna beretta molla

 
Pero claro, si la cosa llega hasta este nivel, a mí al menos no me extraña que desde dentro mismo de la Iglesia católica, algunas propuestas de moral sexual sean completamente parecidas a las que podría plantear y defender el PSOE, pongamos -y que de hecho defiende, todo sea dicho-, y bastante menos parecidas a las que plantearía alguien como, qué sé yo, santa Gianna Beretta Moya, pongamos.

 
Con todo, me gustaría proponer que los defensores de la legitimidad moral de las relaciones homosexuales, que tan belicosamente presentes se hacen en la bitácora de marras, explicaran, Biblia en mano (y Tradición y Magisterio muy presentes en el debate y en la investigación), capítulo a capítulo y versículo a versículo, cómo es que ahora esos milenarios textos que hasta hace nada al parecer decían "Diego" (es decir, condenaban la práctica de la homosexualidad: pecado nefando, sodomítico, contranatura...), ahora afirman "digo" (esto es, legitiman la práctica de la homosexualidad).

 
Además, tendrían que rastrear textos patrísticos, a la búsqueda y captura de documentos de los Santos Padres justificadores de la sexualidad homosexual. Y dar la voz a los santos y santas, a ver qué dijeron los tales, y qué dirían hoy.

 
 
Y al final de todo el periplo investigador o de documentación, ya hablamos.

 
 
21/05/2018. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, bloguero, escritor, militante social. 
Publicar un comentario