lunes, 14 de mayo de 2018

angel del monte
Su comentario está a la espera de ser aprobado por el moderador, tal vez por ser el primero


Todo lo que no sea en la Iglesia católica (sé que es ICAR, aunque no hace falta ser adivino para percatarsedeque en esteforo se escribe ICAR con desprecio) fidelidad a Pedro, a la Tradición y al Magisterio, se vuelve sectario, sectariamente progre. Es lo que sobreabunda en estas páginas: sectarismo progre anticatólico, destilante de resentimiento.

Sí a los santos y santas, sí a los grandes creyentes: Martin Luther King, Dorothy Day, Emmanuel Mounier, Guillermo Rovirosa, Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI, Óscar Romero, Dom Hélder Cámara, el P.Pío, Teresa de Calcuta, Mahatma Gandhi, Gianna Beretta Moya, Edith Stein, Ciara Lubich… No al sectarismo politiquero de la progresía anticatólica,empeñada ahora en defenestrar al Papa actual y de paso a la Iglesia más que en defender a las víctimas de la pederastia,pues si de verdad defendieran a los menores que son víctimas de la pederastia le dirían a Pedro Zerolo y a toda la cohorte de progres aburguesados y sustentadores del lobby gay,  que inmensamente más víctimas de la pederastia que en la Iglesia católica -con ser ya dramático que una sola víctima haya de la pederastia en la Iglesia católica- hay entre las personas de tendencia homosexual. Inmensamente más,en España, en Europa, en el mundo entero. Pero de esto no dicen ni pío, porque es progre y políticamente incorrecto tal pronunciamiento. Sencillamente esto. Es preferible criminalizar a los sacerdotes pederastas, difamar, zaherir, tirar a dar al Papa, porque para eso, insisto, ustedes son lo que son, adalides de la progresía eclesial defensora de un supuesto catolicismo antipapa.

Más clara, el agua.

La progresía es antiespiritual y pactante no con la utopía siempre mejorable, sino con las satrapías, llámense castristas o chavistas o cheguevaristas.


atrio
Publicar un comentario