lunes, 14 de mayo de 2018

Comentario de agustín mínimo expósito

No juzgo a ese sacerdote secularizado, cuyas intenciones, al haber actuado como lo ha hecho, contra la disciplina de la Iglesia en lo concerniente al celibato de los presbíteros, con total certeza solamnete DIOS conoce -y además, igual es un buen tipo: solidario, afable, espiritual, qué sé yo, todo pudiera ser-. Pero sí que me gustaría conocer en qué documento del Concilio Vaticano II, y a ser posible me dieran la cita exacta, se encuentra justificación para un proceder como el de ese sacerdote gallego, al parecer próximo al nacionalismo más o menos radical del BNG.

Porque como la pertinente cantinela del sector progresista católico es que los que tratamos de ser fieles al Magisterio -en mi caso, a veces con serias dificultades y perplejidades, con temor y temblor muy paulino y kierkegaardiano- somos involucionistas y reaccionarios y ellos, siempre con el recurso al Concilio Vaticano II en los labios -aunque no sé si también en la mente, en el corazón, en la conciencia; vamos, que no termina de saber uno si se lo habrán leído-, son los progresistas y verdaderos reformadores de la Iglesia...

Pero sí, estoy contigo, Santo Padre: los verdaderos reformadores de la Iglesia son los santos y santas, los mártires, los grandes creyentes... También para nuestra atribulada época, en la que hay mucha cosa podrida en el seno de la Iglesia; podredumbre cuya pestilencia se expande por doquier, aireada asimismo por no pocos medios de comunicación.

03/03/10 11:40 PM
 
 
infocatólica
Publicar un comentario