jueves, 31 de enero de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis tentaciones y pecados, pese a los de la propia Iglesia (XXVIII)"


Rodrigo Olvera:

Gracias por el dato que aportas de ese autor ortodoxo (se trata de Dumitru Staniloae), cuyo nombre ni siquiera conocía; sí me son familiares otros de los siglos XIX y XX, pero no ese.
También apunto lo anterior porque, volviendo con un dato que ya señalé en mi precedente reflexión, creo estar perfectamente convencido de que esos curas jóvenes de apariencia ultraconservadora y de ser exquisitamente conservador no transmiten para nada al Dios de Jesucristo, estoy seguro, de verdad (aun a riesgo, obviamente, de poder ser acusado de juzgador o prejuzgador); son meros burócratas cultuales que funcionan como piezas del aparato clerical. Es posible que incluso las autoridades eclesiásticas reconozcan que es así.
Buen día.



Postdata: 

Reconozco que soy muy contudente, parcialmente contundente, al afirmar que esos sacerdotes jóvenes que van siempre de clergyman negro riguroso y que encima se manifiestan como simpatizantes de partidos de derecha y aun de extrema derecha, no manifiestan al Dios de Jesucristo; desde luego, mucha gente estará encantada con ellos, yo, por lo general, no.

Pase que son buena gente, o que puede que lo sean (solo Dios conoce a fondo los corazones y el interior de las personas), pero a mí no me transmiten la esencialidad del Evangelio, según yo creo entender. Simplemente: dejémoslo aquí.

Publicar un comentario