miércoles, 30 de enero de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis tentaciones y pecados, pese a los de la propia Iglesia (XXIII)"


Para los que puedan sentirse interesados: parece que ha hecho mucho bien a cientos y cientos de personas de tendencia homosexual (en estas cuestiones, solo Dios sabe) y también en personas heterosexuales interesadas en el asunto, el ensayo del norteamericano Richard Cohen, Comprender y sanar la homosexualidad.

Traducida recientemente al español y publicada en nuestro país, se trata del testimonio,  muy en primera persona, de su autor, el psicoterapeuta R. Cohen, en la actualidad heterosexual casado y padre de tres hijos, pero que cuenta con un pasado de lustros de práctica homosexual activa. Así que conoce la realidad de la afectividad homosexual absolutamente desde dentro, en primera persona del singular -y del plural, diríamos, pues la homosexualidad, como toda conducta humana relevante, afecta a segundas y terceras personas…-.
Cohen asegura que las tendencias homosexuales, incluso las muy arraigadas, tienen “cura, sanación, corrección”, a condición de que se quiera, se sea paciente, se superen crisis y caídas y recaídas, y se ponga la persona interesada en manos de especialistas que, como él mismo es, ayuden en el proceso. El profesor y psicoterapeuta Cohen asegura en su libro citado que se cuentan por centenares las personas de tendencia homosexual que han sido sanadas por él mismo.


Publicar un comentario