lunes, 28 de enero de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis tentaciones y pecados, pese a los de la propia Iglesia (IX)"


  1. "Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis tentaciones y pecados, pese a los de la propia Iglesia (IX)"


    En la actualidad eclesial católica, todo posible mérito (o carisma) intelectual, académico, cultural, espiritual o militante cristiano es nada, a menudo, si no "caes bien", si no eres "políticamente correcto", si no eres moderado (o sea, tibio), si no eres templagaitas (o sea, amigacho del posibilismo politiquero y componendas parecidas)...

    Anoche las abundantes setas me desvelaron a eso de las 5 de la madrugada. Los excesos se pagan. Y la Iglesia católica está pagando los suyos, sus "excesos" de pactar con lo que traiciona la fidelidad al Evangelio. Por lo demás, denunciar esto es doloroso, porque te conduce al ostracismo eclesial: todo el aparato hipócrita institucional, con sus monseñores a la cabeza, y todas sus trapisondas de nepotismo a granel, te pisoteará sin piedad.
  2. Siempre tendremos que estar receptivos y agradecidos a la acción del Espíritu de Dios, que por cierto sopla libre y donde quiere (no raramente fuera de los límites visibles de la Iglesia católica), pero no lo es menos que las contradicciones de la Iglesia universal (principalmente provocadas por la hipocresía eclesiástica y las permanentes traiciones al Evangelio), en este momento histórico, alcanzan una gravedad pavorosa.

    Todos somos pecadores, yo el primero, pero la hipocresía eclesiástica ya es meramente nauseabunda.

    En fin: en este tiempo de amarga crisis de fe, miremos al Crucificado, que es también el Resucitado, y ·"a pie de página" de Cristo salvífico, contemplemos el ejemplo de tantos creyentes que en toda época y desde toda condición o estado de vida han testimoniado la fuerza de la fe cristiana.


    Guinda:

    Como en otras ocasiones en este mismo blog, bendito sea el hermano humor. Riámonos con los geniales argentinos Les Luthiers.

Publicar un comentario