lunes, 28 de enero de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis tentaciones y pecados, pese a los de la propia Iglesia (VIII)"


Por lo que me parece entender de tu post, Antonio Duato, se trata de que desde las más altas instancias de la Iglesia católica (digo algunas de ellas: el Vaticano, con el Papa a la cabeza, el actual titular de la Diócesis de Valencia…), lo que se fomenta es la devoción espiritualista desencarnada, acaso fórmulas que desembocan en el clericalismo, el centralismo del poder de Roma…

Nada nuevo bajo el sol en la Iglesia universal. O lo que es lo mismo: mi experiencia personal me informa de que el borreguismo, el espiritualismo desencarnado (esto es, la espiritualidad sin obras, sin acción, sin compromiso existencial o militante) y hasta la falta del más elemental de los conocimientos acerca del Evangelio y de la Iglesia universal, abundan en la Iglesia católica hoy día.

Claro que siempre sobreabundará la gracia, y el ulterior o consiguiente buen testimonio cristiano de tanta gente buena de la Iglesia universal. Pero ello no quita lo anterior denunciado.
Publicar un comentario