miércoles, 9 de julio de 2014

"¿Sea en nombre de la Verdad?"


Y para muestra, otro botón. Es la respuesta que propinó al papa Francisco un católico de los que sostienen que el papa Bergoglio es "hereje, apóstata, blasfemo, endemoniado, masón, sodomítico, anticatólico, relativista, vulgar, vulgarizador, payaso, farsante, desgraciado, alimaña, inútil total intelectualmente hablando, desgraciado total espiritualmente hablando, maléfico epistemológicamente hablando, hijo de Satanás" (y otros calificativos tan poco cariñosos hacia el papa Francisco que prefiero no citarlos; por hoy, ya basta).

A propósito de las palabras que lanzó el Papa para solidarizarse con los inmigrantes muertos en Lampedusa, Italia. Helas aquí:

” Evitad la globalización de la indiferencia...

Dos mil años de historia, de civilización cristiana, dos mil años de humanismo cristiano y luchas contra la barbarie pagana para acabar soltando una frase progre digna de un Rodriguez Zapatero. Lo peor de este sujeto, sin lugar a dudas, es su mediocridad intelectual. Que, junto a su demagogia tercermundista, peronista y marxista hacen de él un personaje totalmente prescindible".idem supra

O sea, que Papa Francisco es todo malo malísimo maléfico por inculto, por marxistizante, por demagogo, por pernonista, por tercermundista y por no sé qué más.

Advertencia: en otras páginas webs del mundo tradicionalista católico por las que he andado, se lleva a desear la muerte ya del papa Francisco. Y algunos lo llegan a llamar incluso “Francisco culo gordo de marica de feria mirando siempre a la Meca”.

Desde luego, creo tener amigos no creyentes en Cristo más solidarios y respetuosos con el prójimo que los exaltados católicos capaces de referirse al papa Francisco con tales expresiones. Por muy equivocado que esté el papa Francisco en este asunto o en aquel otro. Aunque igual soy yo el equivocado, según los que así califican al Papa, of course.


6 de octubre, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario