martes, 1 de julio de 2014

"Desbarajuste doctrinal eclesial"

Bueno, de acuerdo, es como tú dices, P. Santiago. Pero tú no eres obispo, es decir, que tú, por muy buen cura y teólogo que seas -cosa que no es de dudar, mas no viene al caso-, eres percibido por el común de los fieles cristianos como un “curita” más, de manera que el que tú opines en comunión con la verdad de la doctrina católica a la gente comúnmente le traerá al pairo.

Sin embargo, si fuesen los obispos los que enseñasen, pongamos, algo así: “No se puede ser católico y desobedecer sistemáticamente al Magisterio; no se puede ser católico y aceptar el aborto, el divorcio, las relaciones homosexuales, la contracepción, el feminismo de género…” Entonces igual así otro gallo cantara.idem supra

Porque es que hoy día hay muchísima gente, sin duda una “pasada” de gente en cantidad,. que hace de su capa un sayo en lo tocante a la doctrina: meten tijera, cual nuevos Luteros, en el depósito de la fe. Hasta el extremo de convertir la doctrina de la Iglesia en religión a la carta.

Y pobre de ti si les dices algo: algunos así de heterodoxos hasta llegan a amenazarte con que el que debe abandonar la Iglesia por “intolerante y reaccionario” eres tú, es uno. Así de claro es, de contundente, sin exageración alguna.

A las heterodoxias y a los heterodoxos se les ha tolerado lo indecible. Repito: yo me he encontrado con más de 10 y de 15 feministas católicas o dizque católicas que, tan panchas, defienden el aborto y los sistemas éticos más laicistas imaginables, y aun se siguen considerando católicas.

¿Dónde están los obispos que les recuerden a estas mujeres -y a estos hombres- que ellas a título personal podrán admirar mucho a Jesús y que hasta lo podrán considerar el Señor, de acuerdo, pero que su falta muy considerable de comunión con la fe de la Iglesia las sitúa fuera de la debida o exigible comunión eclesial en "espíritu y doctrina"?

Y lo anterior, en el mejor de los casos. Pues no escasean los fieles católicos que sencillamente, de tanto que han secularizado-demolido la dogmática cristiana, de tanto que han desmisterizado-desacralizado a Cristo, no se pueden considerar ni cristianos. O dicho así: hay católicos que, de tan progresistas o heterodoxos, son auténticamente menos cristianos, propiamente hablando, que muchos cristianos evangélicos no liberales.

Y desde luego yo, pecador y falible sin duda, temperamental a veces, muy limitado no raramente, no soy el principal culpable de que esta situación impere en la Iglesia. Ni modo.


2 de julio, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario