miércoles, 23 de julio de 2014

"Sobre el socialismo 'amaestrado' "

Lo es.

Dios me perdone si lo juzgo mal, solo que lo siento así. Yo me considero pecador, soy católico, confieso a menudo, soy falible, y además no cobro nada por tratar de ser socialista, en el sentido original del término. A años luz de Charles Peguy, de quien este año se cumplirá el primer aniversario de su muerte, pero en esa línea de mística socialista quiero perseverar. El doctor Carmona cobra como profesor universitario, igual lo gana bien y de forma merecida, no me pareciera mal, pero también cobra como contertulio televisivo y acaso también como político del PSOE; todo ello,  por ser un falso socialista. Tan falso socialista como Zapatero, Jerónimo Saavedra, Juan Fernando López Aguilar, y tantos otros: más bien, aburguesados que viven muy muellemente de aparentar ser socialistas.

Qué absurdo sería todo si no existiese la Promesa del Juicio de Dios: “Muchos últimos serán primeros y muchos primeros serán últimos”. Tan absurdo como que el mal, la opresión del hombre por el hombre, la enfermedad, el dolor y la muerte tendrían la última palabra. Pues habría dado igual pasar por la vida como pasó la Madre Teresa de Calcuta que haber pasado por la vida en este mundo como un actor porno cualquiera, pongamos, que jamás se arrepintiera de sus inmoralidades.idem supra

Y a modo de postdata, en alta voz me pregunto qué lograré con unas líneas escritas como estas, en apariencia inoperantes. Pues esto mismo: que los políticos, en la medida en que estos repartan el bacalao, o controlen las distintas administraciones públicas, pasen aún más de mí, me ninguneen aún más. Como castigo por mis críticas. Bendito sea Dios, empero, en cuya bondad, misericordia y justicia confío, no así en la de los hombres.

A decir verdad, políticos honestos me ha parecido conocer en prácticamente todos los partidos políticos. Pero las cúpulas de los partidos políticos están conformadas, salvo algún que otro Giorgio La Pira de turno, por una casta, como "predica" el ateo o agnóstico Pablo Iglesias, alejada del sentir común del Pueblo, alejada de los graves problemas de paro, precariedad, crisis, pobreza, desahucios, etcétera, con que se despierta, desayuna, almuerza, merienda, cena y convive la clase media, la clase media baja, la clase baja, la clase miserable... 


5 de agosto, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario