miércoles, 30 de julio de 2014

"Hablemos claro de lo que pasa, procurando no ofender a ningún particular"

No hay apenas fe crística en esta Iglesia, simplemente. Por esto, por esta causa, pasan en ella Esposa del Esposo las cosas que pasan.

Es decir, sí que hay fe y credibilidad y coherencia: por eso aún hay comunidades monásticas o religiosas profesas de contrastada vitalidad. Por eso hay aún obispos que ejercen de buenos pastores, fieles al mandato del Señor, frente a otros que, de tan cobardes, de tan aburguesados, de tan mundanizados, se bajan constantemente,los pantalones trocando la verdad de Cristo por el plato de lentejas que ofrece el mundo.idem supra 

Incluso, soy de los que están convencidos de que allende las fronteras visibles de la Iglesia, de las iglesias, sectas y resto de credos religiosos y aun no religiosos y sí más bien librepensadores, hay personas de las llamadas de buena voluntad, a las cuales yo mismo, católico mediocre a mi pesar, no sería digno de desatarles las sandalias. 

Pero a lo que íbamos, o en lo que estábamos: la apostasía es muy grande en los tiempos que corren: como que es precisamente la Gran Apostasía ya profetizada.


4 de agosto, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario