viernes, 11 de julio de 2014

"Creo en la libertad, pero ante tanta y tan sistemática heterodoxia eclesial..."

Elena:


De su largo comentario referido a mí no logro aprehender lo que usted se propone porque, a mi juicio, usted lo que hace es colocar fragmentos de mis reflexiones sin un orden ni hilo conductor que pueda yo mismo captar, o seguir. Y solapadamente sí parece que insinúa que yo he insultado a los foristas de Zaguán* con mis intervenciones. Lo cual es algo que me parece tan incierto, que no merece mayor detenimiento por mi parte.

Incluso Analía Rodrigal también tira la piedra y esconde la mano. Por ejemplo, acusándome no tan veladamente de fundamentalista. Sin comentario; o solo uno, que igual ni sirve, porque personas como Analía Rodrigal ya están acostumbradas a lo suyo, que es creer en Cristo de manera ultraprogre al margen de la Revelación, la Tradición y el Magisterio. A saber el comentario: cada vez tengo menos dudas de que opinar en este foro pretendiendo no dejarse avasallar por ideologías ajenas al mensaje cristiano, es exponerse al riesgo de que lo linchen a uno, "dialécticamente”.idem supra

Y todo comenzó porque me dediqué a incluir en mis comentarios fragmentos de textos de foristas muy conservadores católicos, incluso integristas, lefebvrianos, que insisten en una afirmación que a mí me parece como poco digna de tenerse en cuenta: los laicistas o secularistas han logrado justo lo contrario de lo que acaso se proponían: vaciar los templos e iglesias, vaciar los seminarios y noviciados, mundanizar la Iglesia a tope, desacralizar la vida de fe, desmisterizarla; en definitiva, secularizarlo todo.

Y esto parece que ha molestado a más de uno.


*No existe esta publicación; la que sí existe tiene otro nombre, que pretendo sustituir por el tal inexistente: paso de enredar más las cosas, pues ya en más de una oportunidad el administrador de esa bitácora me sugirió que no le parecía bien que en mi blog incluyese mis comentarios inicialmente subidos a su sitio de Internet, citando incluso la procedencia. Pues paso: me importan mis reflexiones, como el padre que ama a todas sus hijos, más torpes o virtuosos, más filiales o díscolos...


18 de septiembre. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social. 
Publicar un comentario