miércoles, 28 de mayo de 2014

"No perdamos la compostura"

Fernando (¿usted se llama así?):


Repase sus palabras: quienes primero me han descalificado, incluso con ironías, son Perfumeácido e Integristaantipapa; no he sido yo ese “intolerante” que usted dice.

Claro que puede que yo sea intolerante a veces, y débil, me canso, me ofusco, no comprendo las situaciones y las ideas, o a veces me asaltan pensamientos libinidosos… Soy mediocre en idiomas, o sea, poco políglota, y ni que confesarle a usted que soy pecador.

Ya no entro en las webs católicas, y aun a veces en otras más o menos católicas, para polemizar con foristas, sino para informarme y, en todo caso, para opinar sobre los artículos. Y ahora viene usted, que escribe que se llama Fernando, a reprenderme a mí, y me acusa de ser yo el intolerante. Y de practicar lo “políticamente correcto”; no tenía esa idea de mí mismo, pero igual lo soy, sin saberlo. Más bien me considero un machacado-puteado por tanta hipocresía que he creído aprehender en la Iglesia, especialmente perpetrada por los jerarcas. Pero bueno -insisto-: los demás pueden apreciar en uno faltas de las que no se tenía ni remota o pajolera idea.idem supra

Por lo demás, como Perfumeácido e Integristaantipapa pueden perfectamente acceder a mi identidad, yo busqué en Google información pertinente... Lo que me he encontrado, digo lo que me he encontrado yo, es con un discurso fragmentario lleno de injurias y desprecios contra el papa Francisco, contra los judíos, contra los musulmanes, contra los no creyentes, contra todo quisque cuyas ideas, sentimientos y creencias no coincida exactamente, de quilla a perilla, con las posiciones, para mí bastante intolerantes, de Perfumeácido e Integristaantipapaque igual son la misma persona, o usted mismo es la misma persona que ellos dos.

Y usted, Ferrnando, usa expresiones -que me aplica, claro- como “tribu democrático-relativista”. Usted da por supuesto que yo soy relativista, miembro de esa tribu democrática y relativista, o sea, que también sería yo demócrata; pero entonces usted, ¿no es demócrata?

Yo no llamo “derechoso” a quien no está de acuerdo conmigo: tengo amigos y conocidos de derechas, de izquierdas, ateos, feministas, judíos, puede que masones, relativistas, librepensandores…

Bueno, un saludo, Fernando, quienquiera que usted sea.
Publicar un comentario