miércoles, 28 de mayo de 2014

"Sobre lecturas de heterodoxos II"

Ignorante o enterado Matiak (también juegas con ventaja: yo doy la cara y tú te agazapas o proteges detrás de un alias), sé perfectamente todo eso que dices, y he leído esos documentos del Magisterio sobre la Teología de la Liberación. Así que perdona que te pueda parecer duro contigo por causa de algunas de mis expresiones, pero es que ya empiezo a estar harto de recibir palos dialécticos en esta Infovaticana, página web o bitácora que concita el interés de un puñado de católicos que, cada vez que opinan, ponen a caer de un burro al papa Francisco, haga este lo que haga, o salga el sol por donde salga, da igual: como si tuvieran claro que deben contribuir a sacarlo como sea de la silla de Pedro...idem supra

Por lo que a mí toca, en vez de condenar, en este caso a Leonardo Boff (autor que he leído, y que ni siquiera está entre mis teólogos de cabecera o preferidos), como me parece que te gusta hacer a ti, trato de dialogar con las ideas, siempre con temor y temblor, como viendo a través de espejos, con provisionalidad, con inevitable cortedad de miras.

Dialogar con todo lo que se pueda, incluso con masones, como es mi deseo hacer con José Martí; quiero decir, volver a hacerlo, volver a leer su poesía modernista, la de José Martí, sí, destacado masón y prócer de la Independencia cubana, hijo de mujer tinerfeña, para más señas. O sea, que menos con Satanás, procuro dialogar con todos los que así lo deseen; digo “procuro”: no siempre lo logro.

Buena tarde. Y disculpa mi tono discursivo o argumentativo: soy humano, débil, la paciencia también se agota...

28 de mayo, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario