lunes, 19 de mayo de 2014

"Desde la modestia de mis talentos"



A ver, a fin de aclarar conceptos, posiciones, fidelidades y malosentendidos: estoy en contra del aborto, del divorcio, de las relaciones homosexuales, de la anticoncepción: particular o aspecto de la doctrina este que, a tenor del escaso número de hijos que por lo común tienen hoy día los matrimonios y parejas conformados por católicos, no vive casi nadie, ni los que tienen la suerte de desempeñarse en la escuela católica, las facultades teológicas, etcétera, en tanto curas y obispos parecen mirar para otro lado... Soy contrario al adulterio, al libertinaje sexual, a las causas del hambre, del paro y de la esclavitud infantil; estoy, así pues, a favor de la vida, y en contra de todo cuanto atente contra ella.idem supra


Creo en el poder de la oración, lo he confesado: oración sin obras deviene fácilmente espiritualismo desencarnado, acción (o lucha, compromiso, llámese como se quiera) sin oración, deviene fácilmente activismo típico progre, generalmente agnóstico, pagano, filomarxista, o mediopensionista.


Y como soy mediocre y pecador y falible, siento que la Utopía en la que creo (mejor dicho, el Evangelio), siempre me supera.

Saludos a todos los visitantes y comentaristas o foristas de este blog La cigüeña de la torre


19 de mayo, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.

Publicar un comentario