martes, 6 de mayo de 2014

"Las verdades del Barquero de la Barca de Pedro"

Completamente de acuerdo con su exhortación, santo padre Francisco: "El cristiano que no da testimonio, que no es testigo de la fe, es sal sosa, levadura que no fermenta la masa." Y siempre agradecido a los medios de comunicación que ponen a nuestro alcance su magisterio como vicario de Cristo, como sucesor de Pedro...


De acuerdo. Sin embargo, es lo de siempre -lo de siempre que ya empieza uno a estar cansado de denunciar, y los que lean mis comentarios, ya cansados de oír, de leer-, a saber: ¿Por qué precisamente ustedes, pastores de la Iglesia universal (obispos, sacerdotes, e incluso agentes laicos de pastoral con delicada responsabilidad eclesial) han ido tolerando, por activa y por pasiva, que precisamente la Iglesia, la Esposa de Cristo, se haya ido SATURANDO de fieles que apenas dan testimonio de fidelidad al Evangelio, la Tradición y el Magisterio?idem supra


De la sobreabundancia de trepas o arribistas, carreristas, mediocres, mundanizantes, antimilitantes, feministas proabortistas, antinatalistas, meros enchufados y demás "tropa" son responsables-culpables más bien los pastores de la Iglesia, que son los que cortan el bacalao.


Digo yo, santo padre Francisco, siervo de los siervos de Dios, ¿o no lo cree usted así?


6 de mayo, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social. 
Publicar un comentario