domingo, 29 de junio de 2014

"Y no es el crotorar de la cigüeña"

Delacigoña:


Pues vale, lo dejamos en su "los que no reconocen la legitimidad del papa Francisco son un puñado de perroflautas fundamentalistas que parecen escapados de algún manicomio". Palabras suyas. El número que sean, solo Dios sabe. Pero si son unos poquitos, como usted sugiere, pues sea. Desde luego, por el "ruido" que pretenden hacer desde algunos sitios o webs de Internet que no voy a citar aquí, parecieran legión, una muchedumbre tumultuosa dispuesta a tomar la Bastilla, digo la sede de Roma, y liberarla del poder de Satanás.

Y conste que solo pretendo hilar fino en esta cuestión: de momento, y mientras no se demuestre lo contrario con datos "rigurosos", incontestables, el papa Francisco es legítimo sucesor de Pedro. Lo cual no significa que sea perfecto, en modo alguno; es imperfectísimo (valga la figura literaria, la acaso hipérbole), pecador, falible, ignora muchas cosas... Y si es antipapa, no hay modo de saberlo por ahora; de manera "póstuma", ya sería otro asunto. Y aun siendo antipapa (hipótesis), no tiene por qué ser malo malísimo ni de torva intención destructora de la Iglesia, pues antipapas hubo en la bimilenaria historia de la Esposa de Cristo que hoy son venerados como santos.idem supra

O sea, más despacio y con buena letra. Consejo que debo aplicarme en primer lugar yo mismo.

Buena tarde.


1 de julio, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.



Publicar un comentario