miércoles, 18 de junio de 2014

"El mundo y sus seducciones"

Analía Rodrigal:


Quedan claras tus posiciones, no sé si las mías también. De entrada porque yo deseo creer en Cristo desde o a través de mi experiencia con el Evangelio, la Tradición y el Magisterio, cum Petro et sub Petro. Quien en la actualidad es el papa Francisco, y ayer mismo, como quien dice, fue el actual emérito Benedicto XVI.

Señalo lo anterior, que puede parecer baladí el solo mentarlo, porque me sonrío para mis adentros solo de considerar esto tuyo que me dices: “En cuestiones de teología y en otras materias estamos en las antípodas”. Sonrío para mis adentros porque si crees eso con respecto a mí, no quiero ni imaginarme -ni alcanzara a lograrlo, aunque quisiera- lo que pensarías en cuestión de diferencias ideológicas y de “antípodas” con relación a los católicos sedevacantistas, lefebvrianos y filolefebvrianos en algunos de cuyos blogs y webs he bebido hasta el hartazgo en los últimos dos meses. 

Vamos, lo que ya aquí mismo en Zaguán he llegado a considerar por escrito yo: hay más diferencias y distancias ideológicas y espirituales entre una mujer creyente como tú, Analía Rodrigal, y esos tales tradicionalistas católicos, que las que pueda haber entre un votante laico o agnóstico del Partido Popular y un votante también laico y agnóstico de Izquierda Unida.idem supra

Así que qué curioso es todo: lo que va de mirar la realidad con el ojo izquierdo guiñando el derecho o mirarla con el ojo derecho guiñando el izquierdo. Lo que va de ser católico tradicionalista siempre fiel a la Tradición y ser católico progresista más bien fiel al mundo y sus seducciones...


15 de octubre, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario