miércoles, 4 de junio de 2014

"Sobre la complejidad de lo real"

“Cualesquiera que sean las cuentas que tenga que presentar ante Dios, tengo un valedor: Cristo”.


Palabras atribuidas el genial poeta peruano César Vallejo, en su lecho de muerte. Nacido hacia la recta final del siglo XIX en el típico hogar campesino muy católico (nieto, por vía materna y por vía paterna de curas españoles: estos en sendos“deslices” habían dejado embarazadas a sendas mujeres indias peruanas), se apartó de la fe católica mamada en su hogar; frecuentó la bohemia, la increencia, el materialismo marxista (fue miembro destacado de células comunistas, más bien ya instalado en Europa), se dio al cultivo de cierta sexualidad desenfrenada… pero puede que nunca apostatara del todo de la fe católica.idem surpra


Se trata en todo caso de uno de los poetas esenciales del siglo XX, en cualquier lengua mundial. Y a mi juicio, en “desgarramiento humano” -digámoslo así-, no conoce parangón entre la poesía hispana del siglo XX; ni siquiera el gran D. Antonio Machado, por otra parte uno de los grandes grandes…


¿Fue hereje, tal vez apóstata? Ni me interesa tanto llegar a saberlo, a conocerlo bien, ni me compete… Pero me resulta “curioso” el considerar el caso de César Vallejo, hombre y poeta, comunista militante, y acaso hereje y apóstata (¿?), a la vez que considero que hay grupúsculos de católicos integristas que consideran que san Juan XXIII y san Juan Pablo II son herejes. Si así piensan de dos papas que la Iglesia que pastorea el papa Francisco acaba de canonizar, qué pensarán de César Vallejo, ¿que fue un asqueroso comunista de mierda hijo de Satanás?


Aunque no lo expresen así del genial poeta peruano, deben suponerlo. Pues si lo suponen de los papas desde Juan XXIII hasta el papa Francisco -por iniciadores, culminadores y continuadores del Concilio Vaticano II-, en buena lógica consecuente o equitativa lo deben considerar de César Vallejo.


En fin, qué compleja es la humana realidad. Y agridulce, trílceca, dicho a la manera más vallejiana posible, esto es, en referencia, salta a la vista, a su libro Trilce (neologismo vallejiano: trilce es triste y dulce), acaso el libro de poesía más rupturista y vanguardista de cuantos se han escrito en lengua española en el siglo XX.


5 de junio, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario