miércoles, 18 de junio de 2014

"Sí que a D. Miguel de Unamuno y Jugo, por favor"


Y para botón de muestra de la enorme distancia que media entre tus planteamientos feministas y laicistas o progresistas, Analía Rodrigal, y los de tanta otra gente católica (monárquica y de derechas: carlistas, tradicionalistas, integristas, lefebvristas, sedevacantistas...), reproduzco el siguiente texto, de un forista cuya identidad omito, extraído de un blog cuya identidad también omito, si bien no es blog sedevacantista ni lefebvrista, por más que sí asoman a sus páginas digitales católicos de esa cuerda. El texto me asombra, pues hasta donde alcanzo a entender yo mismo, muestra sus preferencias por la grandeza militar del fundador de la Legión en España, y no por la grandeza intelectual y existencial de D. Miguel de Unamuno. Veamos:

Hay una clara diferencia entre el señor Unamuno y Millán Astray. Éste se dejó por España brazo (cortado por cangrena) y ojo (vaciado de un tiro). Herido 4 veces en combate, en sólo seis años (en pecho, pierna, brazo y ojo). Con 17 años marchó voluntario a Filipinas donde ya fue condecorado como héroe con la “Cruz de María Cristina”. Cuando empezó la guerra civil tenía 57 años y vértigo cada vez que giraba la cabeza (como consecuencia del balazo que le vació el ojo en 1926). En el mismo sitio donde ha encontrado lo expuesto en su comentario puede ver parte de sus condecoraciones (ganadas con sudor y sangre): Medalla Militar Individual Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo. Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco. Gran Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco. Cruz de 1ª clase del Mérito Militar con distintivo rojo. Cruz de 2ª clase del Mérito Militar con distintivo rojo. Cruz de María Cristina de 1ª clase. Gran Cruz de la guerra italiana. Cruz de Guerra francesa con palmas de oro. Gran Cruz de San Benito de Abis de Portugal. Gran Cruz de la Medhauía. Gran Cruz de San Lázaro. Cruz del águila alemana. Medalla de la campaña de Filipinas, con pasador de Luzón. Medalla de Alfonso XIII. Medalla de la campaña de Marruecos, con pasadores de Larache, Tetuán y Melilla. Medalla de la Paz de Marruecos, con pasadores de Tula y Marruecos. Gran Cruz, Cruz y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Medalla de Sufrimientos por la Patria. Unamuno lo más arriesgado que hizo por España (aparte de criticar), fue hacerle 9 churumbeles a la señora Concha. ¡Arriesgada labor, por cierto, que le pudo costar un esguince lumbar!idem supra

Me quedo con D. Miguel de Unamuno, toda la vida, sin un ápice de duda, con independencia de la bravura militar de Millán Astray, por muy arrojada y exitosa y patriótica que la misma fuera. Millán Astray fue trigo y cizaña, ciertamente, como lo somos todos, en una medida que al final de nuestro periplo por este mundo le compete solo a Dios juzgar. Pero prefiero el trigo de la existencia de D. Miguel de Unamuno al trigo de la de Millán Astray. Lo que sí salta a la vista es que hay gente “pa’to”, como es conocido que exclamó en cierta ocasión un españolito andaluz gran aficionado al toreo, a quien a la sazón le presentaban a José Ortega y Gasset, y ante este dijo, enterado de su condición de filósofo, escritor, periodista, catedrático universitario, etcétera, aquel su “Olé, si es que hay gente ‘pa’to’ ” que lo ha inmortalizado.


16 de octubre, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.



Publicar un comentario