domingo, 3 de febrero de 2013

"Porque Dios no nos quiere tibios"



Una izquierda política descafeinada, salvo honrosas excepciones, por lo común extraparlamentarias. Una derecha política que, al menos en lo económico, predica con el ejemplo: despliega una política que es en efecto de derechas: más bienestar para los que más tienen, más jodienda y estrecheces para los menos pudientes de la sociedad. Una sociedad llena de individualismo, consumismo, materialismo y desamor, pese a todas esas islas-oasis que mantienen la antorcha de la esperanza y la justicia por un mundo más humano, solidario, fraterno y libre. Una Iglesia católica que peregrina por España llena de apatía, espiritualismo desencarnado o falta de compromiso social, salvo todas esas islas-oasis también existentes en la Iglesia, entusiastas  de fe y de esperanza en pro de la vertebración de un mundo más humano, fraterno, justo y libre.
 
Desde luego, el muy lúcido y valiente artículo del jesuita José Ignacio González Faus es todo un programa de compromiso ético y espiritual. Un reto.

Publicar un comentario