viernes, 15 de febrero de 2013

"Fiel a la Iglesia católica, pese a todo: pese a mis tentaciones y pecados, pese a los de la propia Iglesia (XXXI)"


Bastante de acuerdo  con el último comentario de Santiago Hernández (15 de febrero, 3.06, am). “Haciéndolo mío”, por más que igual yo no sepa expresarlo igual de bien,  querría responder a algunas de tus críticas a la Iglesia católica, Javier Renobales.
 
Por lo que toca a tu penúltimo comentario, en que te dirigías a mí, Santiago Hernández, amigablemente querría hacer una principal objeción: suelo estar de acuerdo con la presentación que haces de la Iglesia universal, como la sueles hacer en Atrio, pero no así estoy igual de acuerdo en que sospeches que es por “resentimiento o por traumas” por lo que formulo algunas críticas a la praxis de la Iglesia. Porque incluso en el caso de que fuesen formuladas desde el trauma personal y el resentimiento -posibilidades no descartables-, lo que afirmo sobre la abundante hipocresía que se da y vive en el seno de la Iglesia, a escala española, europea, por no decir mundial, me parece muy cierto, tan cierto que... 

Como cierto me parece que es lo que afirmo sobre otras tantas injusticias y “anomalías” de todo tipo que se dan en la Iglesia católica. Repito que a escala global, no de manera particular y localista, como tú sugieres.  Y tan a escala global que, donde se manifiestan de manera harto elocuente es justamente en el Vaticano: finanzas, Vatikaleaks, ansias curiales de poder, nepotismo, servilismo a intereses mundanos, altas dosis de hipocresía, pederastia, clasismo machista…
 
Javier Renobales:
 
Yo no soy quien establece esas distinciones o calificaciones en la Iglesia católica; por lo tanto, la mayoría de los analistas que de la actualidad de la Iglesia católica he podido conocer coinciden en situar a Carlo María Martini en el ala izquierda de la Iglesia católica. Conocedor en alguna medida del pensamiento del ilustre cardenal jesuita fallecido el año pasado 2012, formulo lo que formulo en mi anterior comentario. Podrá gustarnos más o menos, pero me parece que es así.
 
Puedes opinar lo que quieras, faltaría más, pero parece ser que el cardenal hondureño Madariaga, que es papable, no suele ser incluido en el ala conservadora de la Iglesia, y sí más bien en la progresista. Niégalo o rebélate contra este dato, pero es el que es.
 
Dom Hélder Cámara, el excepcional arzobispo brasileño actualmente en proceso de canonización, considerado en su tiempo obispo rojo, sin embargo, que se sepa al menos, nunca se desmarcó de la doctrina del Magisterio. Nunca. Y Dom Hélder Cámara es tan de la llamada Iglesia de los pobres como Dom Pedro Casaldáliga, el cual sí se ha manifestado, en algunos aspectos doctrinales, contrario al Magisterio. No estoy juzgando al obispo religioso claretiano, sin duda admirable por muchos de sus talentos y carismas (y también como poeta: conozco su poesía, he escrito trabajos sobre ella), pero los hechos son estos, me parece.
 
Por último, puedes pensar libremente y yo te agradeceré “en el silencio anónimo y a veces cómplice de mi lectura” algunos de tus comentarios en Atrio, pero lo cierto que creo además es que, según conozco de las afirmaciones de todos los vaticanistas que he podido conocer, no hay constancia seria de que en efecto el papa Luciani fuera asesinado. Ni siquiera el vaticanista Erick Fratini afirma tal cosa.
 
Nada más. Buen día.

Publicar un comentario