jueves, 2 de octubre de 2014

"A propósito del inminente Sínodo sobre la Familia (II): 5/10/2014..."




En Infovaticana publican el testimonio de un monje ortodoxo que está en proceso de dar el paso a la comunión plena con la Iglesia católica.

Este monje explica cómo precisamente la fidelidad católica a la predicación de Cristo sobre la indisolubilidad del matrimonio cristiano está en la génesis de su descubrimiento de la "grandeza" de la dogmática católica. Y a la vez pondría en evidencia cómo la Ortodoxia, que presume de exquisita fidelidad a la Tradición -no en balde, pues ciertamente en mucho es verdad esa fidelidad ortodoxa a la Tradición-, en la doctrina del matrimonio se habría ido apartando de la verdad evangélica original. Aunque en lo tocante a ornamentos litúrgicos, ceremonias, ayunos, rúbricas y demás simbolismos más o menos apofáticos los ortodoxos parezcan tan fieles a la Tradición, este monje ortodoxo a un paso de hacerse católico confiesa en efecto cómo esa fidelidad católica a la doctrina evangélica o crística original sobre el matrimonio cristiano lo ha llevado a "encontrarse" con la plenitud dogmática católica.

De modo que a la luz de este "moderno" John Henry Newman (clérigo anglicano converso al catolicismo y que alcanzó el cardenalato, padre conciliar en el Vaticano I, genial teólogo, hombre de Dios beatificado por el papa Benedicto XVI), no soy quién para juzgar al alemán Walter Kasper de hereje, mucho menos de apóstata, pero confío en que en el próximo o inminente Sínodo Extraordinario de la Familia, pesen más testimonios como el de este monje ortodoxo que desea pasar a ser monje católico en comunión con Roma que las tesis del cardenal Kasper que contemplan la posibilidad de la comunión sacramental eucarística (no meramente espiritual) para las personas divorciadas vueltas a emparejar o casar.idem supra


5 de octubre, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario