jueves, 2 de octubre de 2014

"A día de hoy sí lo creo"


Desde que salió al balcón de la logia algunos no han hecho otra cosa pero gracias a Dios la Iglesia es mucho más que todos los "purísimos católicos" que tienen por devoción diaria atacar al Papa.

Y lo de que está dividiendo a los católicos no es verdad, lo que está ocurriendo es que un grupo muy pequeño de purísimos cátólicos, en relación con el conjunto de la Iglesia, ha iniciado una campaña brutal de desprestigio contra él. Para estos, desde el Vaticano II nada se ha hecho bien y todo es un desastre, salvo ellos, naturalmente. 

Por Teresa Nafría el Mié, 01/10/2014 - 13:54

¿Qué más tiene que hacer Benedicto XVI para dejar claro por enésima vez que renunció libremente a la Sede de San Pedro? ¡Qué pelmada, por Dios! IDEM SUPRA


Breves comentarios a los que contesto como sigue:


Estoy de acuerdo con tu opinión, Teresa Nafría, pero...

Pero en efecto no todo ha sido malo luego del Concilio Vaticano II, ¡ni modo! Pero tampoco vale todo, me parece. No vale, por ejemplo, que las llamadas "Católicas por el Derecho a Decidir" (a decidir abortar, a decidir divorciarse, a decidir la promiscuidad sexual, a decidir la anticoncepción: este es el ideario de esta organización de católicas descatolizadas) hayan escrito una carta al papa Francisco en la que le piden a este que impulse un cambio en la doctrina moral de la Iglesia, con el fin de aceptar todas las propuestas "mundanas" del ideario que ya he señalado.

Sí al papa Francisco, Vicario de Cristo: ni tan buen teólogo como Benedicto XVI, ni tan buen filósofo como san Juan Pablo II, ni un intelectual de la talla descomunal de Pablo VI (próximo beato, uno de los grandes intelectuales de la Iglesia del postconcilio), pero de momento -mientras no se demuestre lo contrario-, es el Papa. Por el que hay que rezar, pedir, escucharlo, leerlo, estar cerca de su corazón y de sus intenciones para con la Iglesia, y hasta discutirlo y criticar sus dichos y hechos, algunos, los que uno juzgue criticables, pero desde el respeto y la consideración.

Saludos.


6 de octubre, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
es
Publicar un comentario