jueves, 2 de octubre de 2014

"Giovanni Battista Enrico Antonio Maria Montini (II)"



Padre Canali:


Si el bloguero Fernández de la Cigoña hubiese borrado mi breve nota anterior, en que me refiero al forista Capeto, nada me habría disgustado. Lo digo porque igual se puede haber sentido molesto el mexicano Capeto por causa de esa nota mía, y como yo no tengo entre mis intenciones la de molestar a nadie con mis comentarios...

De manera que a decir verdad, lo que quise con ella -compruebo que no logré- no era sino romper una lanza a favor de la memoria y la obra apostólica del papa Pablo VI. Pecador como usted, como yo, como todos, falible, imperfecto, sin embargo me parece muy injusto dudar, por ejemplo, de su descomunal valía intelectual: tengo entendido que en italiano fue un magnífico escritor, magnífico prosista. Tan injusto como poner en entredicho su amor a la Iglesia y la valía de su magisterio.idem supra

Nadie sensato iba a pasar por alto que cometió graves errores, según la "gravedad" propia de su alta dignidad de sucesor de Pedro. Y a mí no me parece mal en absoluto que el señor Capeto sea lefebvrista, o lo que él estime debe ser, porque además no es raro que yo mismo coincida con algunos de sus puntos de vista, sin ser yo en modo alguno lefebvrista, ni tradicionalista ni de derechas, solo que a veces leyéndolo al menos quien estas líneas escribe cree tropezarse con alguien que poco menos que plantea que fuera del lefebvrismo y de la misa en latín o tridentina no hay salvación. De una parte. Y de otra, que todo lo que suponga evolución, cambio, depuración, investigación de la verdad revelada, atención de la Iglesia a los signos de los tiempos (expresión esta muy del gusto de san Juan XXIII), etcétera, por principio está viciado, es herético de suyo, etcétera. Y creo que esto tampoco.

Y nada más. Buenas noches en la paz del Señor.


5 de octubre, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario