viernes, 8 de agosto de 2014

"Ahora que Keylor Navas pasa por aquí..."

En un país tradicionalmente católico como Puerto Rico, la Suiza de Centroamérica, no sé yo si es una buena noticia esta: el futbolista de élite Keylor Navas, muy destacado como portero de la selección tica de fútbol (una de los combinados o escuadras revelación del pasado Mundial de Fútbol celebrado en Brasil) y flamante nuevo fichaje del Real Madrid, de hecho costarricense o tico ya mundialmente famoso, pertenece a una secta protestante; o si se quiere, para no parecer tan duro, para no herir susceptibilidades, a una comunidad cristiana separada de la única Iglesia fundada por Cristo, que no hace falta recordar cuál es.

Algunas voces católicas por lo común ubicadas en el ala derecha de la Iglesia -pero también hablamos de opinión defendida por militantes católicos más bien sociales, de izquierdas- sostienen que el espectacular avance de las sectas en América Latina tiene no poco que ver con el proceso de descatolización al que decisivamente ha contribuido la Teología de la Liberación, con todo el empeño o empuje de esta hacia el diálogo con el marxismo, hacia el compromiso temporal liberador del católico en detrimento del cultivo de la espiritualidad, los sacramentos, la oración, la pertenencia filial a la Iglesia... Hasta el extremo de que, desertizado el terreno, o sea, descatolizada crecientemente la sociedad iberoamericana, tradicionalmente católica, las sectas protestantes, beligerantemente anticatólicas casi todas, procapitalistas y con inequívoco sello made in USA, han ido ocupando todo un vasto territorio social secularmente católico pero muy descuidado por estas prácticas pastorales de suyo secularizantes.

Pero dejando el particular solo esbozado en el párrafo anterior y volviendo sobre Keylor Navas, igual este, amén de un excelente guardameta de fútbol es un buen tipo, un patriótico tico, solo que el que la Iglesia católica sufra un evidente deterioro también en Costa Rica, a favor del avance de movidas protestantes, pentecostales o no, rabiosamente anticatólicas a menudo, heréticas en lo doctrinal y no raramente sectarias, furibundamente anticatólicas… Pues esto no sé yo si es una buena noticia o una desgracia más bien.idem supra 

Con independencia de lo buen portero que es y siga siendo (cancerbero dicen todavía algunos periodistas deportivos, acaso los más leídos, o los que parecen mostrar unos gustos oratorios más clasicistas), de lo buen tipo que es o sea, de lo interesado por Cristo incluso que esté el tal Keylor Navas. E incluso con independencia del ecumenismo, del que no descreo, para nada: como que es una de las piedras de mi choque o fricción dialéctica con algunos católicos de corte más tradicionalista negadores casi o sin casi de todo favor y esfuerzo ecuménicos.


13 de agosto, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario