miércoles, 6 de agosto de 2014

"Para un ecologismo de matriz franciscana"

Lo deseable es que el papa Francisco esté preocupado por el cambio climático en claves ecológicas franciscanas: hermano Sol, hermana Luna, madre Tierra (solo adoptiva, Padre Dios es el Creador)… Nada de terracentrismo, nada de sentimiento ecologista capaz de reivindicar respeto para la foca monje y abanderar campañas proaborto…

(Infovaticana se hace eco de esta preocupación del santo padre Francisco. Preocupación que, sin duda, se enmarca en la más específica concerniente a la redacción de un documento del magisterio pontificio centrado en la ecología, en el ecologismo y el respeto debido al medio ambiente).idem supra

La ecología de matriz franciscana, por ende plenamente evangélica, es personalista, esto es, afirmadora de la inviolable dignidad del hombre (varón y hembra) por su condición de criatura creada a imagen y semejanza de Dios (véase el capítulo correspondiente de Génesis), y no por ser el hombre un animal más, racional, de inteligencia superior, sí, pero poco más que el resto de animales irracionales. Esto es: socavados los fundamentos bíblicos que afirman la singular naturaleza del hombre, de la especie humana, creado (varón y hembra) por Dios a imagen y semejanza suya, queda expedito el terreno para el terracentrismo, para la ecología de corte espiritual New Age, para ciertas filosofías animalistas...

En la actualidad, el movimiento ecologista, más allá de sus innegables valores, buenas iniciativas y demás, es radicalmente terracentrista, y panteísta, relativista y neopaganizante: difumina, diluye las nociones bíblicas fundamentales para una antropología teológica según el plan de Dios.

Y ciertamente, es de desear que el papa Francisco, que no en balde ha elegido para su pontificado el nombre de el Poverello de Asís, quien tanto hizo por sanar la Iglesia llevándola al corazón del Evangelio, tenga sentimientos ecologistas y de conservación del medio ambiente de matriz franciscana, o sea, evangélica, de matriz franciscana y personalista, y no meramente adscritos esos en principio buenos sentimientos papales a planteamientos ecologistas meramente terracentristas, inmanentistas, a veces incluso teñidos de espiritualidad New Age.


6 de agosto, 2014. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario