miércoles, 26 de junio de 2013

"Sobre el presente y el futuro de la Teología de la Liberación"



Ciertamente -escribía yo en esa nota-, no hay una única Teología de la Liberación; nunca la ha habido: tantas hay, o casi, como autores (teólogos, pero también filósofos y sociólogos, como Enrique Dussell) han desarrollado esta corriente teológica "altermundista". De manera que por ello mismo las hay más ortodoxas y menos.




Creo que es por ahí por donde van los "tiros" (obviamente, las matizaciones, los acentos sobre todo el corpus doctrinal de tal corriente teológica) del prefecto Mühler. Y es por donde podría ir la "aprobación" del papa Francisco a esa teología, que conformó, indudablemente, la inspiración de Puebla y de Medellín, y aun, acaso en menor medida, la más reciente de Aparecida.




Pero claro que lo mejor de la Teología de la Liberación es nítidamente evangélico, y por ende católico. Nos bastaría para ello con considerar la vida y obra de obispos "liberacionistas" de la talla de Leónidas Proaño (Ecuador) o de Dom Hélder Cámara (Brasil), y por supuesto la de Óscar Romero (El Salvador): San Romero de América...



Otra cosa es, obviamente, toda la carga de marxismo incompatible con la visión cristiana de la realidad, del hombre, del mundo y de Dios. En lo cual el debate doctrinal, lleno de encuentros y desencuentros (de luces y sombras, responsabilidades y culpas, etcétera), ha estado siempre abierto en la Iglesia universal, entre la voz del Magisterio, siempre autorizada y vinculante (lugar teológico fundante de la fe), y los teólogos cultivadores y partidarios de la Teología de la Liberación. Todo ello en diálogo creativo con las comunidades de base, que han sido por derecho propio el principal referente eclesial y sociológico de esa corriente teológica.


Luis Henríquez. 26 de junio, 2013.

6 comentarios:

CHARO dijo...

Pienso que el primero que empezó con la teología de liberación fue San Francisco de Asís, espero que esto que digo no sea un disparate pero es lo que pienso.san Francisco revolucionó en su época, al fundar los franciscanos, por su forma de vivir el Evangelio en absoluta pobreza algo ninguna otra orden religiosa lo practicaba.........Saludos

doramas de luis dijo...

Bueno, Charo, seguro que por esa misma "regla de tres", el primer antecedente de la Teología de la Liberación no sería ni siquiera Francisco de Asís, sería el mismísimo Jesucristo; y entre Jesús de Nazaret y ese muy dilecto discípulo suyo que se llamó Francisco "el poverello" -para no pocos, el más "crístico" de todos los seguidores del Señor-, estarían Agustín de Hipona y resto de Padres de la Iglesia.

Pero sea como sea, gracias por tu visita.

Alejandro De Fez dijo...

YO ESTUVE EN BRASIL TRES MESES, CONOCIENDO LA REALIDAD, LA MAYORIA DE LA TEOLOGIA DE LA LIBERACION ES FIGURADA DE LISTOS INTELECTUALOIDES BUSCANDO NOTORIEDAD Y COBA SOCIAL, VIVIENDO DE LOS POBRES SIN EVANGELIZAR REALMENTE, puteros de neo-comunistas, como tu amigo AGO EL SUPERMILITANTE REVOLUCIONARIO ECLESIAL CANARIO DE HOY.

doramas de luis dijo...

Alejandro:


En lo tocante a la Teología de la Liberación, considero especialmente el testimonio de obispos de la talla de Hélder Cámara, Leónidas Proaño, Oscar Romero, Samuel Ruiz, Paulo Evaristo Ars, Aloisio Lorscheider, entre otros tantos.

Pecadores y falibles, como cualquier mortal, empero los obispos citados, "adalides" de la Teología de la Liberación, cada uno a su manera, con sus particularidades y biografía, encarnaron un alto testimonio de fidelidad a Cristo, la Iglesia y los Pobres.

Y asimismo considero que la Teología de la Liberación, sobre todo en el Tercer mundo ha servido de inspiración a muchas luchas sociales realmente emancipadoras y dignificadoras de la persona. Así justamente lo ha reconocido el propio Magisterio.

Alejandro De Fez dijo...

bueno, muchas de esas luchas han degenerado al fin en secularismo ateizante, como los semterra hoy, que YO CONOCI EN PERSONA. Y te diré que Casaldaliga no es tan santo, no, escribió una carta alabante al tirano genocida Fidel Castro... cosas de la marxistada mundi letrinoamericana.

doramas de luis dijo...

Cierto lo de la carta que le escribió Casaldáliga a Fidel Castro. Castro es un tirano, revolucionario marxsista guerrillero en su juventud, y hombre muy leído. Casaldáliga es un obispo de la iglesia de los pobres, llamada así, promarxista, imperfecto, pecador, pero creo que es sincero en su querer ser un buen discípulo del Resucitado.

Todas las personas nos equivocamos, yo en primer lugar.