jueves, 6 de junio de 2013

"¿Por qué un sí incondicional al papa Francisco frente a un sí condicional a Berty Russell? (XXXIII)"


Respuesta de la Iglesia católica a la problemática actualMás allá de consideraciones técnicas formuladas desde esa ciencia no muy exacta pero sí muy compleja que se llama economía, lo que el papa Francisco expresa con su exhortación a "no tirar los alimentos" casa completamente con el corazón o nervio del Evangelio: Jesús sanaba, daba de comer al hambriento (procuraba que otros que sí tenían medios para hacerlo lo hicieran, él en su siglo y por su "modus vivendi" pocas posesiones podía tener), consolaba al apesadumbrado, predicaba el Reino de Dios...



Pero lo dicho: se ocupaba muy en primer lugar de lo que hoy día llamamos necesidades básicas. Seguro que muy consciente Jesús de aquello del salmista: "Que no me falte el pan para que mi boca no maldiga el nombre del Señor".

Y hoy, estimado papa Francisco -usted lo sabe, ¿cómo no iba...?-, solo en España más de 6.000.000 de desempleados, estoy seguro de que un día sí y otro también tienen que vencer esa tentación: que no me falte el pan para que, faltándome el trabajo, mi boca no maldiga...


Luis Henríquez, 5 de junio, 2013.
Publicar un comentario