martes, 3 de marzo de 2015

"Fidelidad crítica, creo"

“El primer paso de la vida cristiana es acusarse a sí mismo”, predica el papa Francisco en la primera homilía en Santa Marta luego de concluidos sus ejercicios espirituales cuaresmales.Resultado de imagen de los pecados capitales

Vale: inobjetable, Santo Padre. Pero papa Francisco, ayer mismo me confesé con un religioso cura al que conozco hace años y del que me he hecho la no tan firme promesa de “huir”,o sea, de no volver a confesarme jamás con él, pues creo que lo más bonito que se podría decir de este fray es que es un déspota. Y que no escucha.Resultado de imagen de los pecados capitales

Pero ayer fue más grande el deseo de pedir perdón por mis pecados que la contrariedad que me supone hacer confesión sacramental con tal sacerdote. Que no se sé cuántas veces repitió (sin exagerar, lo menos debieron ser 5 veces), que yo confesaba tales o cuales pecados -siempre me ha dejado la impresión de que te regaña como si recordara tus pecados, y de paso te los echara en cara- porque no estaba arrepentido de verdad de los mismos. Y entretanto yo pensaba: “Otra vez este señor con la misma historia, mas a todo esto, ¿tú quién te crees que eres, padre o fray, para suponer lo que me estás espetando en toda la cara de penitente ‘no arrepentido’, según tú?"Resultado de imagen de los pecados capitales

Y asimismo, no contento con lo anterior, no pareció escuchar que en varias ocasiones yo le dije que me considero débil, pecador, siempre me considero débil, falible,pecador, y que me engañan a veces o a menudo las seducciones del mundo. Porque sin solución de continuidad pasó a otra de sus retahílas predilectas, a saber, la de acusar al penitente -o sea, a mí-,de ser el único culpable de mis pecados.Resultado de imagen de los pecados capitales

Entretanto yo pensaba:”La teología de este fray es tan penosa que lo salva el ser cura, no quiero imaginarme qué sería de él si fuese médico, profesor o albañil con unos conocimientos equivalentes, para cada una de esas disciplinas, a los que me ha demostrado cada vez que he confesado con él.”Resultado de imagen de los pecados capitales

Y esto es lo que también hay en la Iglesia, papa Francisco, de la que tú eres la cabeza más visible: curas que ejercen su ministerio también en el confesionario, bendito sea Dios, y que -por supuesto, no sé con qué intención lo hacen, no me compete ponderar esto- según su modus operandi no parecen entender que la confesión sacramental es una suerte de juicio de Dios, en efecto, mas de juicio desde la misericordia entrañable del Dios que perdona y sana.Resultado de imagen de los pecados capitales

Dios que acoge, aconseja, perdona, sana, y no Dios que “desconfía del sincero propósito de la enmienda del penitente”,incluso al precio de machacar al prójimo, como hace este cura, al menos conmigo cada vez que he confesado con él. Y me conste que también con algunos fieles católicos más, que me han mostrado su contrariedad ante las maneras despóticas de este ministro del Señor, cuya fe solo Dios conoce y juzga, ciertamente, pero cuyas maneras de en el confesionario y cuyas vulgaridades teológicas son un oprobio contra mí mismo, mucho más grave que la supuesta o real falta de respeto que para algunas personas pueda suponer el que yo me haya referido a este religioso en esta reflexión mía tuteándolo.
Resultado de imagen de los pecados capitales
Vamos, considero que esto es lo mínimo por mi parte que podría ante sus maneras que atropellan; a sabiendas de que la mayoría de las personas que se tropezaran con un cura así, lo mandarían a paseo a él, a menudo mandando a paseo, todo en el mismo lote, la propia práctica religiosa, esto es, abandonando la pertenencia sacramental y activa a la Iglesia. Pues estoy convencido de que curas tan nefastos como el de marras aquí y ahora espantan más que atraen. Y ciertamente, si el sacramento de la confesión o penitencia es uno de los más en estado calamitoso y enfermo o insano hoy día, con curas como el traído a estas líneas la cosa iría a peor. Todo agravado además por la pérdida del sentido del pecado en la sociedad neopaganizada actual.


5 de marzo, 2015. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social. 
Publicar un comentario