viernes, 13 de marzo de 2015

"Misericordia quiero, y no sacrificios"

<<Los sacramentos, como sabemos, son la manera con la que Dios se aproxima y demuestra su ternura a los hombres. Son el modo concreto con el que sale a nuestro encuentro, para abrazarnos, sin avergonzarse de nosotros y de nuestro límite”. Son las palabras que el Papa Francisco ha dirigido esta mañana en el Aula Pablo VI a los participantes en el curso anual del Foro Interno de la Penitenciaría Apostólica. ”Sin duda, -ha continuado- entre todos los sacramentos, el de la reconciliación, es el que mejor hace visible el rostro misericordioso de Dios. No olvidemos nunca, tanto como penitentes, que como confesores, de que no hay pecado que Dios no puede perdonar ¡Ninguno! Sólo lo que es sustraído a la divina misericordia no puede ser perdonado, como los que se esconden del sol no pueden ni iluminarse ni calentarse”.>>Resultado de imagen de misericordia quiero y no sacrificios isaias



Así presenta el joven periodista Gabriel Ariza, verdadero alma máter de Infovaticana, esta noticia. Y acto seguido por mi parte, papa Francisco, reparo en el religioso sacerdote a quien en un comentario reciente mío me referí,en esta misma web de información sobre la Iglesia católica, que se ha convertido en la puntera o más visitada de cuantas en España se dedican a informar sobre la actualidad de Iglesia, según indicadores de un último sondeo hecho a tal efecto. Me acuerdo de tal religioso y sacerdote, a la luz de sus palabras, Santo Padre, sobre el sacramento de la penitencia, tan propio de este tiempo de Cuaresma y de Semana Santa. A saber: “Todo penitente que se acerca al confesionario es tierra sagrada para cultivar con cuidado y atención.”
Resultado de imagen de misericordia quiero y no sacrificios isaias


No pretendo pasar por alto o dejar de reconocer que puede desconcertar el que yo mismo confesara haber sentido la intención de cortarlo, la última vez que me di a confesar con tal sacerdote y volví a sentirme humillado, no acogido con ese amor y delicadeza que usted mismo recomiendo, papa Francisco. Y que además pasara por mi cabeza el decirle así, sin protocolos ni reverencia alguna, “mira, padre o fray, como prefieras que te llame, no me des la absolución, pero ya es que paso de someterme una vez más a esta forma humillante tuya de entender el sacramento de la penitencia”. Y con la misma levantarme y marcharme.Resultado de imagen de misericordia quiero y no sacrificios isaias

Hoy día se ha perdido grandemente la conciencia de pecado. Dicho con otras palabras o como sigue: si en los tiempos antiguos todo parecía escrúpulo, prejuicio, tabú, pecado, en nuestros días nada parece ser pecado: dictadura del relativismo, permisividad a mansalva, vacío de Dios, materialismo, individualismo salvaje del "sálvese el  que pueda... Como si la mentalidad predominante en nuestro tiempo hubiese devenido como consecuencia de un inaudito pendulazo del curso mismo de la historia. Y asimismo, el sacramento de la confesión o reconciliación está muy en crisis, como herido de muerte: ni los sacerdotes “pierden el tiempo debido” en el confesionario -con todas las excepciones de rigor, ciertamente, bendito sea Dios-, ni muchos fieles católicos se confiesan como es debido, hasta el extremo de que no pocos de ellos comulgan y comulgan sin confesar durante años y años. Con la conciencia tan tranquila.Resultado de imagen de misericordia quiero y no sacrificios isaias

Y siendo verdad todo lo hasta aquí dicho, no es menos cierto que sacerdotes que han atendido el confesionario de “muy malas maneras”, esto es, con poca psicología, con muy escaso tacto o ninguno, atropellando al penitente y prejuzgándolo, juzgando su recta intención contrita incluso, es indudable que habrán hecho mucho daño en las conciencias y en las voluntades de los fieles que se han topado con ellos.Resultado de imagen de misericordia quiero y no sacrificios isaias


13 de marzo, 2015. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor,bloguero, militante social.
Publicar un comentario