jueves, 22 de septiembre de 2016

"Soy caña pensante, mas no a la altura de Pascal (ni remotamente)"

Esta caña pensante acepta los papas del Concilio Vaticano II, salvo la permanente duda que le suscita Jorge Mario Bergoglio: ¿Será el Papa legítimo? ¿Sus permanentes heterodoxias no lo “inhabilitarían"” como legítimo sucesor de Pedro? ¿No es doctrina católica que un hereje no puede ser Papa porque un hereje cae en excomunión latae sententiae y queda por tanto fuera de la necesaria comunión eclesial? ¿No es cierto como reconoce el propio cardenal belga Godofredo Danneels que el cardenal Jorge Mario Bergoglio es el resultado de las maquinaciones de la llamada Mafia de san Gallo contra el papa Benedicto XVI con vistas a la reforma-modernización de la Iglesia colocando en la Sede de Pedro a un Papa más acorde con las ideologías mundanas dominantes? Image result for blas pascal


Preguntas como las anteriores se formulan día a día en numerosas bitácoras católicas de información y formación en Internet, todas de línea más o menos tradicionalista; las páginas progres, las pocas que van quedando también en Internet, en general son entusiastas del papa Francisco, cuando lo cierto es que con los pontificados de Juan Pablo II y de Benedicto XVI se mostraron sectaria, agresiva y desafortunadamente críticas, críticas hasta la injuria, acusándolos a ambos de ser papas conculcadores del Concilio Vaticano II, siendo la verdad que los que no aplican como es debido el Vaticano II son los progre-eclesiales, siempre empeñados en apelar al espíritu del Concilio a base de ignorar, manipular y conculcar toda su letra. Pero sobre todo, las preguntas anteriores formuladas en voz alta y pública, esto es, por escrito, por un seglar que soy yo, también plantean esta perplejidad, que es como un temor: ¿Un seglar hace bien en formular dudas como las anteriores, y no esconderse para hacerlo? 


Así las cosas, a mí a estas alturas las típicas críticas de la progresía dizque católica a la Iglesia y a una supuesta no aplicación del Vaticano II por causa de la reacción restauracionista que ya viene del último período del pontificado de Pablo VI y se acentuó durante los pontificados de Juan Pablo II y de Benedicto XVI, qué quieren que les diga, me causan risa, aunque dan pena de lo sectarias, heréticas y falsas anticatólicas que son. Personajes todos estos y sitios de Internet que para el común de los tradicionalistas principalmente merecen este calificativo: "son herejes y enemigos de la Iglesia infiltrados que tienen como principal objetivo demoler y dinamitar la Iglesia desde dentro". 


Incluso en bitácoras comúnmente clasificadas como sitios de catolicismo neocón (me refiero principalmente a Infocatólica, Infovaticana, Religionenlibertad), aparecen con frecuencia foristas realmente disconformes, perplejos, disgustados y hasta indignados con el pontificado del argentino Jorge Mario Bergoglio, sobre todo en Infovaticana, entiendo, sitio que censura menos este tipo de críticas al actual Papa que las otras dos citadas.


Y no digamos si uno acude al Denzinger-Bergoglio, bitácora que lleva ya publicados casi 200 trabajos en que pretende demostrar la incompatibilidad entre el magisterio de Jorge Mario Bergoglio como papa Francisco y el Magisterio infalible de la Iglesia. Debo haberme leído todos esos trabajos, y muchos otros publicados por el argentino Wanderer, por En Cristo y María, por Enraizados en Cristo y Nazareusrex, por Nacionalismo católico san Juan Juan Bautista, por Adelante la Fe -y se me quedan algunas bitácoras en el recuento de memoria-, todos sitios digitales, y desde luego, de ser cierto lo que sostienen, es para echarse las manos a la cabeza porque la gravedad de la enfermedad de la Iglesia en nuestros días es verdaderamente de drama y de pánico: la Barca de Pedro es zarandeada por temibles tempestades que surgen de fuera de la Iglesia, como por cierto siempre ha sido, mundanales tormentas, pero de forma brutal es zarandeada por tempestades que nacen de dentro de su esponsal y maternal seno.Image result for blas pascal
 
 
Y nótese que las publicaciones citadas son, como mucho, filolefebvristas, así el caso de Adelante la Fe; el diagnóstico sobre la pavorosa crisis de la Iglesia que ensayan sitios tradicionalistas aún más radicales o extremistas como Foro Católico, Católicos Alerta, Radio Cristiandad, Vaticanocatólico, y varios más, es aún más desgarrador.Image result for blas pascal
 
 
Y sin embargo, el papa emérito Benedicto XVI en su libro de inminente aparición en español Últimas conversaciones (conjunto de entrevistas realizadas por el periodista alemán Peter Seewald, colaborador suyo en otros dos libros anteriores), insiste en que renunció al ejercicio de su ministerio petrino de manera voluntaria, sin ser forzado. Afirmación que no coincide con unas confesiones recogidas en su última biografía autorizada por el cardenal belga G. Danneels: este prelado reconoce que hubo la así llamada por ellos mismos "Mafia de san Gallo" empeñada en tramar contra el papa Benedicto XVI, haciéndole la vida imposible, con el fin de obligarlo a renunciar, al objeto de colocar en la Sede de Pedro a Jorge Mario Bergoglio. Tengo entendido que de probarse que todo esto realmente fue como nos es presentado, todos los cardenales y obispos componentes de esa "mafia" conspirativa (los alemanes Walter Kasper y Karl Lehman, el cardenal y afamado biblista italiano Carlo Maria Martini, fallecido hace algunos años, jesuita liberal, gran figura cardenalicia del ala progresista de la Iglesia, y varios más, el antedicho G. Danneels...) y el propio cardenal Jorge Mario Bergoglio ahora papa Francisco, habrían incurrido en excomunión automática o latae sententiae. Image result for blas pascal   
 
 
¿Y entonces, de ser las cosas así? A este respecto, el sedevacantismo sentencia que se puede afirmar sin ninguna duda que Jorge Mario Bergoglio es un hereje formal; en general el lefebvrismo tiene al respecto una postura más matizada, más de reserva: Jorge Mario Bergoglio es un hereje material, pero solo compete a la alta jerarquía de la Iglesia sentenciar si es también un hereje formal. Asimismo, hay católicos que no tienen por qué ser todos ellos propiamente tradicionalistas, que en efecto asumen la realidad actual de Iglesia remanente (en efecto, cfr. Lucas 18, 8; Mateo 24, 22). Pero estos católicos sí aceptan el Concilio Vaticano II como integrante del Magisterio infalible de la Iglesia, y por ende a todos los papas del Concilio, menos a Francisco, al que consideran un hereje, apóstata, falso papa, usurpador del trono de Pedro. Los católicos adscritos a esta sensibilidad eclesial reconocen que el Papa sigue siendo Benedicto XVI, y que Jorge Mario Bergoglio es un falso papa, un antipapa, un usurpador del trono de Pedro. Pero el caso es que Benedicto XVI ha dicho que él acepta al papa Francisco, con el que mantiene una fluida comunicación, y que incluso se siente en sintonía espiritual y doctrinal con el papa Bergoglio.Image result for blas pascal


Con toda esta problemática eclesial muy presente, en mi comentario primero para este artículo de Infovaticana quise hacerme eco de esta sangrante realidad eclesial. Ante la cual yo mismo tengo pocas respuestas, más bien perplejidades. Desde luego, lo que sí me parece grosero y de una falta total de caridad cristiana es que en algunos sitios sedevacantistas manifiesten certeza de que -por ejemplo- el santo papa Juan Pablo II no solo no es santo (o beato, si no se acepta como válido el pontificado de Francisco, que es quien ha canonizado a Juan Pablo II), sino que fue un falso papa, un hereje y apóstata de la fe enemigo de Cristo, la Iglesia y la Santísima Virgen, y que por tanto se pudre ahora y por toda la eternidad en el infierno en compañía de los falsos papas del Concilio Vaticano II (Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI cuando Dios lo llame de esta vida a la otra…). Todos estos falsos papas del Vaticano II estarían pudriéndose en el infierno, también en compañía de falsos santos como la Madre Teresa de Calcuta y de los demoledores teólogos que hicieron posible o vertebraron todo el edificio doctrinal del Vaticano II: Henry de Lubac, el dominico Congar, el eminente cardenal Augustin Bea, el arzobispo brasileño Dom Hélder Cámara -actualmente abierto su proceso de beatificación-, el ya beatificado monseñor Óscar Romero…Image result for blas pascal


Para los sedevacantistas, todos estos “herejes” y muchos de su jaez o estilo están pudriéndose en el Infierno. Y no se cortan un pelo y lo aseguran, con expresones a mi juicio inmisericordes, de un rigorismo impresentable que al menos a mí -igual será porque sé poca teología- corresponden a sensibilidades integristas. Tan integristas, que al mismísimo Marcel Lefebvre, no en balde considerado el paladín del integrismo católico, lo llaman hereje también, con todo lo que esto entraña de peligro: los herejes salvo milagro de Dios, se condenan al Hades.


De manera que en mi comentario primero para este hilo, más bien quise hacerme eco de que en efecto existen católicos que aplican este rigor -a mi juicio de simple católico de a pie, del montón, rigor integrista, inmisericorde, soberbio e intolerante a tope- a otros católicos de sensibilidad eclesial, teológica o pastoral distinta a la de ellos, que se erigen así en los únicos católicos que van quedando en este tiempo que sí es de apostasía universal y de pavorosa crisis de la Iglesia.


Solo que también insisto en esto: dado que no es tanta la filosofía y la teología que domino, me podrán replicar con que el errado soy yo. Pero errado y todo -supongamos, hipótesis-, me parece de un salvaje e inmisericorde integrismo intolerante afirmar -pongamos por ejemplo, como botón de muestra- que en la vida y obra de alguien como el Mahatma Gandhi no hay nada digno de aplauso, dado que el pensador, activista y político hindú no fue cristiano. O que no hay nada digno de aplauso en el legado de alguien como Abraham Lincoln, ni siquiera considerando el magnicidio de que fue víctima, o su imprescindible lucha en pro de la abolición de la esclavitud de la raza negra en EUA, dado que Abraham Lincoln solo profesó tibias ideas cristianas protestantes y además fue simpatizante de la masonería.


Como los dos anteriores, se podrían citar miles y miles de testimonios de personalidades próceres de la humanidad a las que empero habría que despreciar absolutamente y por supuesto mandar al Infierno si se aplicara el rigorista integrismo de tendencias como el sedevacantismo o incluso el lefebvrismo en sus tendencias más extremas.
 
 
 
23 de septiembre, 2016. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social. 
Publicar un comentario